lunes, 15 de octubre de 2012

Mis maestros sumisos


   La Madre Teresa decía que los mejores maestros son los hijos. Quiero recrear la sabiduría escondida en esa frase y transportarla al BDSM. Para Mí, los mejores maestros son los sumisos.

   Hace poco analizábamos con mi marido sumiso el fetiche de la dama en apuros  (damsel in distress) , un clásico en el fetichismo anglonorteamericano. Y entonces, de a poco, a medida que la conversación avanzaba, yo iba cayendo en la comprensión del gran apuro que representa para una mujer la esclavitud a los prejuicios como partícipe femenina del juego del sadismo. Y metafóricamente, escribí pocos días después en Círculo BDSM  Hubo una vez un tiempo en que yo no era una Dominatriz con libertad. Hasta que algunos valientes sumisos se atrevieron a cruzar el foso del castillo y liberaron a la Dominatriz que estaba encerrada en la torre de su pudor y prejuicios. Fueron esos mosqueteros valientes quienes en lugar de luchar contra los dragones de sus fantasías, me buscaron y  decidieron arder en el fuego de Mis Dominios eróticos"

   Tengo claro que yo no me hice dominatriz para ellos, sino por ellos y para Mí. Yo no fui a ninguna escuela, ni seminario ni bootcamp de Fem-Dom. Lo que observé en otras Amas en sesiones colectivas no resultó ser, salvo excepciones, otra cosa que el clásico BDSM con reglas dictadas por hombres pero interpretado por mujeres. Los mismo códigos, las mismas reglas pero con los sexos cambiados, casi tan prolijito que deserotizaba. Si bien nunca descuidé la parte erótica de mi personalidad de mujer, sé que si quiero avanzar para encarnar una obra única en el mármol debo llevar un mármol a ser esculpido pero debo saber primero que existen las esculturas de mármol y escultores capaces de hacerlas surgir de la piedra y no los albañiles chapuceros que sólo saben  recitar las mismas fórmulas de siempre sin siquiera saber quien las escribió.

   He tenido una Fem Dom part - time a mi lado que es la Señora Suerte (Lady Luck cantaría Rod Stewart si me leyera) de estar quizás en el momento oportuno en el lugar correcto pero la otra parte la hice yo misma asistiendo a clases que la misma vida me ha dado, observando a los hombres en situaciones sexuales, escuchándolos de primera voz, sin darle importancia a la típica mediocridad pedagógica que recita el librito anti-fem-power. Ese pasquín berreta, ese mismo librito nefasto que descalifica las fantasías, el sexo carnal, el poder de la belleza, la parafernalia fetichista...todo lo lindo, lo bello, lo atractivo, lo placentero en nombre de una supuesta dominación femenina real sin estereotipos.

   Me puse encima todo el sado, no del librito del sano, seguro y consensuado sino el Hacer  lo que quiero, donde, cuando y a quien quiero. Y  yo no sé si fue casual, pero los quienes se prestaron a mi lección más de lo que yo hubiera querido aprender. A más gente sesionaba, más aprendía de mi misma y del poder que nace de Mí. Quizás tenga una visión muy personal y subjetiva pero he descubierto que siendo yo sádica y actuando sádicamente con quienes gozan del sado, la mayoría de ellos no son masoquistas. O lo son pero se lo olvidan por un rato para seguirme en mi juego, para gozar de mi sadismo. Ese sadismo transgresor es el pupitre en el que apoyo Mi libro, pero no es el contenido del libro. El contenido es el sumiso o la sumisa que está ahí, abajo, gozando a la par. La sensualidad no la aprendí enfrente del espejo, allí puedo hacerme más bella, pero es la respuesta del otro lo que me fue enseñando qué me va mejor o qué me empeora. Muchas veces no fui consciente del poder que irradiaba de mí en determinadas posturas o situaciones pero fue la respuesta del sumiso la que potenció ese poder hasta el límite, especialmente en el caso de las mujeres sumisas.

   Los sumisos me adoran así; sádica y morbosa. Adoran verme reír, verme gozar gracias a ellos. Les gusto caprichosa, desafiante, con vida propia. Les gusta ir descubriendo en Mí, las distintas facetas eróticas de una mujer sexual. Ya me rescataron, ahora disfrutan gozando y además son mis valientes escuderos que me defienden de los feos y mediocres dragones que me acechan.







16 comentarios :

  1. Quien rehúsa tu hechizo, es porque sabe que tu sóla presencia lx eclipsa.
    Pero siempre tenés y tendrás valientes escuderxs que te cinrcunden y pongan a salvo hasta de las miradas ( envidiosas, apáticas, impotentes)de lxs apagadxs dragones.
    Vos sos una dragona, encendida, alegre y cada vez mas hermosa
    Flordelis

    ResponderEliminar
  2. Tiene toda la razón, Milady, al decir que los sumisos son el mejor maestro del dominante, del mismo modo que los alumnos destacados y sus agudas preguntas, acaban hacuendo de un profesor cualquera, un gran docente. La felicito, Milady, pues son pocas las personas que se dan cuenta de esta realidad.

    Por otra patrte, el somero esbozo de su formación (liberación) como dominatrix, no es otra cosa que su vivencia del método científico de "prueba y error", verdadero motor del conocimiento y el progreso humano.

    A sus pies,

    aUgUsTo

    ResponderEliminar
  3. Augusto, como extrañaba la agudeza de tus comentarios!

    El ensayo y error es lo que nos permite avanzar y descubrir cosas nuevas. Renueva el desafío.Nos enriquece

    gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mistress Roxy por enviarme aquí a leer esto. Tiene que ver mucho con algunas cosas sobre las que yo escribí y esos esclavos que con su sufrimiento soportan el peso del Ama y de todo lo que Ella representa. El peso de su arrogancia, de sus caprichos, de su morbo y sobre todo de su sadismo, aunque no sean masoquistas. El reino del Ama como un todo indivisible contenigo en su propia magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una visión fuerte la tuya, Carlín. Me gustaría alguna vez leerte en detalle.

      un beso

      Eliminar
  5. Y en el fondo algo nervioso me siento al publicar pro primera vez en su blog, como si de cruzar una frontera se tratase. Al leer sus lineas tengo la misma sensacio que hace un tiempo cuando vi su blog por primera vez, siento en usted la capacidad de leer el comportamiento y las debilidades de los sumisos (incluso si ellos no se han dado cuenta que lo son). Y creo que esta virtud, seguramente se desarrollo en las experiencias previas en este camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo opino que para opinar y escribir, hay que haber VIVIDO.

      gracias por tu comentario

      Eliminar
  6. En esas frases...HAY UN LIBRO ACECHANDO A SER ESCRITO...milady

    niní

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el artículo, todavía tenemos tanto que aprender para ser verdaderos sumisos!

    saludos

    servus{Bastet}

    ResponderEliminar
  8. Muy Buen articulo, como usted dijo... "un tributo a tus fuertes debilidades" (pollon)

    ResponderEliminar
  9. Ustedes, sumisos, son MAESTROS DE FORTALEZAS

    ResponderEliminar
  10. Una genialidad!
    con sumo respeto y afecto
    Commendatore

    ResponderEliminar
  11. Siempre tan atento, mi querido Commendatore...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...