viernes, 22 de febrero de 2013

Afrodita esquina Sade


   Seguro que los conocés, y si no los conocés, seguro que los leíste. Son los eruditos del BDSM. Los oráculos del sado.
   
   Son los que han llenado los foros con su florida verba llena de frases elegantes y pensamientos profundos. La gran mayoría son hombres dominantes (o dicen serlo). Hacen gala de su rol responsable, del cuidado que ejercen sobre su sumisa durante las sesiones, del compromiso personal que representa su modo de relación. Para ellos, dominar es dar un ejemplo de vida, ser un mentor que guíe a sus discípulas por el sendero del crecimiento personal.  Si hubo un tiempo no muy lejano en que el ambiente BDSM estuvo marcado por el discurso duro de algunas Dóminas  y abundaban frases del tipo eres la nada misma, no eres digno ni de limpiar la suela de mis botas, gusano insignificante,etc., ahora la rueda ha girado y estamos en un tiempo de BDSM progresista en donde los derechos del sumiso parecen ser la piedra fundamental de toda relación.

   El sumiso es realmente un sumiso cuando se encuentra  en una relación sostenida en el tiempo, protegido por su dominante como si fuera un panda en una reserva de vida salvaje en extinción. Así es como el Dominante demuestra ser digno de la tan apreciada entrega del sumiso. La entrega es ese intangible misterioso que parece representar el valor supremo. Asimismo, el collar es el símbolo social de esa relación en el mundo BDSM pues representa la entrega de dicho sumiso a su Dominante y la responsabilidad del Dominante sobre dicho sumiso.
   
   Dichos eruditos cuentan, por supuesto, con la inestimable colaboración de muchísimas mujeres que proclaman a los cuatro vientos sus convicciones de que así es como debe ser. Desde la imaginaria esquina en donde se cruzan las calles Afrodita y Sade, yo les contesto que no son otra cosa que una versión remozada y apenas un poco más kinky de aquellas viejas chicas buenas, acarreando la tradicional aversión femenina a gozar del sexo por fuera del marco de una relación, so pena de ser tachada de fácil. 

   El country de casitas con jardines y una comunidad BDSM no son muy diferentes. Casi me animaría a decir que el country es más sincero y a lo mejor, hasta más divertido. Ya perdí la cuenta de la cantidad de veces que leí en los foros la bendita frasecita No sé quien dijo que el BDSM es sexo fácil pero yo sigo sin poder entender la razón por la cual el BDSM debería ser sexo difícil, suponiendo que el sexo nos gusta. En fin, ellas sabrán.
  
   Mi definición de dominación exige que alguien se rinda ante Mí durante una relación sexual y de esa forma poseer el poder de llevar adelante las acciones. La entrega que yo quiero, la única que me importa, la única que acepto es ese poder porque lo único que me importa de un sumiso es su capacidad para brindarme placeres sensuales en la forma y el momento que a Mí me plazcan. Justamente por eso es que lo llamo sumiso. No me interesa que me presenten, como si fuera un tesoro invalorable, una pseudovirginidad adolescente de la que debo demostrar ser digna. La entrega que yo exijo no implica necesariamente que deban existir valores de vida compartidos entre las partes. Para relaciones humanas profundas, para amistad, para diálogos sinceros y enriquecedores, habrá otros momentos (y quizás otras personas).
  
    Implica esta postura una despersonalización del sumiso? La cosificación de una persona? La degradación de un ser humano convertido en un juguete para luego ser descartado? Dónde están, si están, los valores humanos?  

   Los que así juzgan (y son legión en el mundo BDSM, sobre todo en su rama femenina) suelen pasar por alto que quienes sostenemos esta postura, lo hacemos desde la premisa que el sumiso es un ser adulto y sexuado que, en pleno goce de sus facultades y capacidades, ha elegido ocupar ese lugar porque así lo desea. Su experiencia de goce sexual es intransferible y personal así como su placer de sumiso es complementario del Mío. Hipócritamente, los que dicen defenderlo son los que en realidad lo degradan desde el vamos pues le niegan su capacidad de raciocinio y su decisión libre y soberana de vivir una experiencia sexual de sumisión diferente de aquellas pontificadas desde los púlpitos del BDSM.
   
   Cuando allá por los años ‘80, gracias al video hogareño, el porno norteamericano comenzó a transformarse en una gran negocio, se agudizó el ataque de los grupos feministas que promovían distintas formas de censura argumentando que la dignidad de la mujer estaba siendo atacada por la industria del porno. Gloria Leonard, legendaria actriz de aquellos años, en lugar de defenderse de dichas acusaciones, contraatacó  inteligentemente respondiendo que prohibirle actuar en el porno o censurar sus películas implicaba un ataque a sus derechos civiles. Lo que Gloria estaba diciendo entre líneas es que ella no tenía porqué aceptar cuestionamientos que estaban basados en una moral que no era la suya y mucho menos permitir que esa moral ajena afectase el derecho de hacer con su cuerpo lo que le viniera en gana.
    
   En la línea de mi ilustre antecesora Gloria, ni Yo ni mi dominado marido ni los sumisos que me complacen aceptamos cuestionamientos ni bajadas de línea basados en una moral BDSM que no es la nuestra. En Afrodita esquina Sade somos todos adultos y nadie obliga a un sumiso a someterse a Mis caprichos ni nada me compromete a Mí  a aceptar una relación mas allá de los orgasmos. No exijo otra cosa que su entrega sexual y no pienso aceptar ninguna otra que implique responsabilidades porque afirmo que un sumiso no es un púber que necesite ser guiado ni protegido.  En Afrodita esquina Sade, vivimos los paganos que no aceptamos las reglas de la religión oficial del BDSM.  Sé que somos pocos ...o lo mejor no tanto.....y quien te dice si al final no somos muchos más de lo que parece. 


   





21 comentarios :

  1. -

    Lady, dan pena cuando no se cansan de repetir "Quiero mi parte. Quiero que sea un intercambio justo"

    Cuando en realidad estan para complacer y su disfrute deberia radicar en eso.

    ¿Sumis@s? Todavia no conoci a ningun@.


    Saludos, ES.

    -

    ResponderEliminar
  2. El intercambio en realidad es justo en eso caso, Sombrerero. Tienen el amo que se merecen

    ResponderEliminar
  3. Me cuesta trabajo admitirlo, pero estoy de acuerdo en un 90% de lo que has escrito.
    Hay demasiado purista en este mundo. Hoy en mi blog hablo de lo mismo, y de la gran estafa a que quieren someternos los que de este mundo, se creen saberlo todo y no saben nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brigitte, el BDSM es terreno fértil para que mucha gente que sólo practica de oido, pretenda sacar chapa de "responsable" cuando sólo está juzgando la elección sexual ajena

      Eliminar
  4. Excelente nota, para leer y compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la próxima vez nos podrías dejar tu nombre?

      Eliminar
  5. me encanto! totalmente de acuerdo con este posteo! te felicito! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diosa, las Amas somos particularmente envidiadas y agredidas por los poderes que desplegamos y las libertades que nos tomamos. A veces, sólo sonrío pero a veces también contesto, como en este caso.
      Un beso para vos.

      Eliminar
  6. ESTO DÁ PARA UN LIBRO ENTERO. NI MÁS NI MENOS.
    Porque ...para que lo entiendan....uyuyuyuy

    FLAMÍGERO Y PRECISO!!!

    besos niní

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niní, no estás harta de que vengan a explicarte que podés o no hacer de tu vida..gente que ni ha vivido una mínima parte de lo que vos viviste ni tienen la más remota idea de las fantasías y deseos que te mueven a actuar como lo haces?

      Eliminar
  7. En realidad tras una pose de bdsm de ese tipo no se esconde mas que un conjunto de snobs que lo ven como una moda mas que como un estilo de vida. Y por supuesto son incapaces en su "moralidad" de dejar disfrutar a los demas con su verdadera naturaleza sexual en particular y vital en general. besos mistress Roxy.

    ResponderEliminar
  8. Un placer haber encontrado el blog y mis respetos, LadyRoxy. Ciertamente, todas estamos un poco hartas de que se desprecie cualquier cosa que se salga de los parametrillos que determinadas mentes cuadriculadas estipulan, cuando somos Nosotras las que decidimos de qué modo deseamos que sea nuestra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Cruel Dama. Un gusto leerte! Y sí, todas estamos bastante hartas. Por eso decidí empezar a contestarles. Veremos hasta donde podemos llegar

      Eliminar
  9. ¡Genial el post! Siempre puntual y exacto tus entradas. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lourdes!!!!

      Que bueno saber que seguis por acá.

      besos

      Eliminar
  10. como si fuese un escrito mio roxy!!!! amo tu capacidad de expresar exactamente lo que siento! jejeje

    Cely

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que gusto leerte, Celina! Que bien me hace sentir saber que son las mujeres como vos las que se sienten identificadas!!!!

      Eliminar
  11. Adoré el post, me identifico ocn la postura y la claridad. Podemos encontrarnos en la esquina de Afrodita y Sade, o andar por Afrodita, o por la calle Sade, sin ningún tipo de cuestionamiento. Pobres de aquellos que quieran juzgarme como modo de coartar Mi libertad suprema. Mis respetos.
    Vitoria Di Leo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres de ellos Vitoria!!!! Que lástima nos dan.

      Un beso, hermosa.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...