miércoles, 13 de febrero de 2013

Los cuentos y los sueños


   


   Los hombres cuentan sus sueños. En cambio, las mujeres soñamos un cuento. Fantasías y realidades son los ingredientes necesarios en la cocina del humano erotismo. Cuentos y sueños, cuanto más idealizados y fabuleros, más estimulantes resultan a la hora de sobrellevar lo cotidiano

   La mayoría de esos ingredientes fantasiosos parecen pertenecer a la fructífera libido masculina. A esos extremistas de la precaria promiscuidad, dotados de firme y generoso vigor en polígama versión, a esos seres que llamamos hombres. En ese vericueto de imágenes oníricas, el hombre parece protagonizar una versión adaptada de Alicia en el País de las Maravillas. Toda una fauna ilusoria que va desde el jeque semental a la sissy prostituida, estrellas de rock and roll rasgueando una imaginaria guitarra con groupies bisexuales masturbándose a sus pies, cornudos humillados, violadores y desvirgados,  ellos apuestan a fantasear con destellantes y épicos personajes, imágenes paganas, oscuras situaciones y blasfemos palabreríos. Y esos sueños tan groseramente contados acaban en eyaculaciones, muy lejos del protocolar traje de etiqueta en el altar (a menos que el sueño incluya una esposa cuckoldress que lo humille durante la misma ceremonia de bodas).

   Por el otro hemisferio del planeta Amante, navegamos nosotras. Soñadoras de cuentos de duendes, príncipes azules, brujas malvadas, hadas con varitas de altos poderes sobre el corazón de cualquier gélido sapo con destino de príncipe e inmediatamente, de marido. Como si para autosatisfacernos necesitáramos vivir, en realidades paralelas, novelescas y románticas, el cuentito de las buenas noches o la historia con final feliz. No nos interesan las fantasías efímeras, de esas que se apagan tras el orgasmo. Queremos el para siempre, el símbolo de compromiso, los detalles de la primer cita, el souvenir de aniversario, el recuerdo de las fechas. Esperamos, entonamos, conjuramos, rezamos, imaginamos pero todo lo hacemos mirando hacia el futuro. Rozamos nuestra realidad con el personaje justo, lujoso, sostenido en el espacio y tiempo, oportuno y hasta sustentable. El es el héroe del sueño. El que te abre la puerta para ir a jugar, el que le pone el pecho a las flechas del destino, el que despliega sus alas para llevarte a paises clandestinos donde reinaremos y comeremos perdices dietéticas pero sabrosas. Y en nuestro cuento soñado todo es perfecto, minucioso y además es muy simple a pesar de la fama de complicadas que llevamos a cuestas. Es muy simple porque  el sueño mismo es simple; tiene un hilo conductor que por lo general termina en un altar diseñado al detalle mucho antes de imaginar como serían la cama y los orgasmos que vas a gozar.

   Te parece que describo una realidad femenina anticuada, propia de Corín Tellado? Echale una mirada al revolucionario éxito de las Cincuenta sombras de Grey en todas las librerías del mundo. Las mujeres quieren vivir historias como esas. Y en esas historias, el sexo, sea o no perverso, es apenas un condimento del imprescindible romance con final feliz.

   Desde el momento en que tomé la irrevocable decisión de salir al ruedo y aventurarme por fuera de la seguridad hogareña como dominatriz bisexual y promiscua, de inmediato noté el peso que representa ser la eventual confesora de los sueños degenerados de muchos varones. En persona, por e-mail, en foros, me cuentan lo que ellos sueñan, lo que fantasean, lo que desean, casi sin esperanza de poderlo alcanzar. Como la masturbación holgazana está al alcance de la mano, los muchachos ignoran olímpicamente el don de síntesis y cuentan sus sueños con silueta y textura de desfachatados guionistas del porno, quejándose a la vez de la imposibilidad de concretar esas fábulas, masturbadas hasta el más ínfimo detalle morboso. En el otro hemisferio, mis congéneres que no saben o apenas sospechan el calibre de mi sexualidad, me reafirman en voz alta con tono lloriqueante de frustración, el balance negativo del único cuento que supieron concretar en sus vidas cotidianas. Muchas de ellas sufren las consecuencias espantosas de la violencia o el abandono, realidades arrancadas y saqueadas del Bello Cuento Soñado. 

   Y entonces hoy, en este mes de febrero en que todo parece ser San Valentín y chocolates con forma de corazón, llego  a esta marginal y dura conclusión que me hiere visceralmente. Con caminos tan opuestos por recorrer, es muy difícil que una mujer y un varón sigan la misma senda en forma continua y armoniosa. Samantha Jones, la lujuriosa protagonista de Sex and the City, dijo una vez, no recuerdo en qué episodio de la serie, en medio de un ataque de furia ...están los que te aman y están los que te cogen. Ellos confirman a su vez la vastedad del abismo que nos separa contribuyendo con millonadas de dinero en monedas de todos los países a la prosperidad del negocio más viejo del mundo para obtener de manera sencilla, rápida y anónima lo que creen que será la concreción de alguno de sus sueños. 

   Y mientras ellos me cuentan sus sueños y y ellas sueñan su cuento (muchos de ellos me creen la realidad del sueño así como muchas de ellas me sospechan como la mala de su cuento), del otro lado del espejo estamos las pocas que podemos contar a nuestros amigos íntimos (también pocos pero muy buenos) que por cumplir nuestros sueños, por poner el goce mutuo en primer plano y no resignarlo jamás, decidimos vivir en un cuento cada vez más Sado, Sensual y Femenino



Imagen: gentileza de  Blue Velvet

7 comentarios :

  1. Me he visto reflejado en lo que se dice en esta entrada, lo de contar mis sueños y hacerlo de manera grosera buscando ese placer cercano de la eyaculación, sintiéndome mal a continuación por verme poseido por ese deseo impulsivo, y por verme inferior a la Mujer que tiene un mayor control sobre uno de los impulsos más primarios, el de la sexualidad, y por ser consciente de que al día siguiente, aún siendo conocedor de mi debilidad, volveré a caer en la búsqueda de ese grosero placer solitario. ¿habrá posibilidad de mejoría? no lo sé.

    ResponderEliminar
  2. Magistral como siempre que se habla del origen de las frustraciones

    Aca la imagen prometida

    http://24.media.tumblr.com/tumblr_llge1thinC1qfbllho1_500.jpg

    ResponderEliminar
  3. Ya la incorporamos a la columna. Muchas gracias Blue!

    ResponderEliminar
  4. El artículo creo que acierta completamente. El éxito del libro de grey es un indicio asi como el montón de sucedaneos que han ido apareciendo. pero yo creo que las mínorias con una sexualidad alternativa están empezando a dejar de ser tan menores. Y hay un montón de literatura "porno" para mujeres que hace no tantos años hubiera sido imposible de imaginar que es por supuesto mucho más interesante que estos libros best-sellers. El comic genial. besos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta cuando dices... "y comeremos perdices, dietéticas, pero sabrosas", buenísimo el detalle de "dietéticas". También me ha parecido buenísima la apreciación al decir que las mujeres, que siempre tienen fama de complicadas y retorcidas, pero que en realidad son igual de simples, soñar con el príncipe azul está ya muy trillado.
    Yo desde mi humilde posición, estoy entre ambos mundos, aunque mi pensamiento está dentro del universo femenino por supuesto.
    Me encanta la foto de las novias enseñando sus posaderas, la tira cómica es buenísima.
    Besitoss rouge

    ResponderEliminar
  6. NOTABILISIMO,COMO SIEMPRE.
    atentamente,con el afecto y el respeto de siempre
    Commendatore

    ResponderEliminar
  7. gerita, merce, amigo commendatore, GRACIAS!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...