viernes, 16 de agosto de 2013

Los idólatras del Femdom



   Los sumisos, los sibaritas sexuales mas exquisitos que yo haya conocido, saben que no pueden conformarse con las migajas que una esposa o amante convencional suele entregar cuando les hace la fiestita en la cama. Lo que realmente ansían es ser forzados a cumplir las fantasías de una mujer perversa, de una señora insaciable con brillo sádico en la mirada que los obligue a ellos a decir  ante sus caprichos y deseos. Una dama con una mente imaginativa que brille por sí misma para excitarse en los sensuales goces que le proporciona su ventajosa condición femenina. En cambio, el goce de él nace al no tener otra opción que dejarse llevar ante ella,  de la adoración misma a esa diosa pagana, del embeleso fetichista que Sacher-Masoch fue capaz de pintar como nadie tanto en lo físico como en lo psicológico, un goce que suele ser tan malinterpretado y distorsionado cuando es asociado simplemente con la fusión entre dolor y placer y se deja de lado todos los exquisitos matices de la poesía, el romance y la sensualidad.
   
   Toda guerrera lleva consigo sus armas favoritas. Las más usadas, con eficacia probada a lo largo de las épocas, son los fetiches clásicos. Tacos altos, botas, pieles, cuero, latex, guantes largos; trucos de magia que le otorgan a la mujer que los viste el aura de ser un animal sexual tan irresistiblemente deseable y atractivo que provoca en el hombre que la acompaña el deseo (consciente o no) de reencarnarse en un ser sumiso que sólo se dedique a satisfacerla. El uso y abuso por parte de las mujeres de toda clase de trucos femeninos de seducción en maquillajes, atuendos y actitudes, toda aquella artificial y deliciosa parafernalia erótica que nos transforma en obras de arte ambulante (así nos definió Esther Vilar desde el corrosivo humor de su célebre obra El varón domado) sirven para quebrar cualquier resistencia del hombre y llevarlo a un estado anhelante en donde sólo desea compartir su tiempo y su espacio con dicha mujer. No se trata sólo de ser atractiva como muchas mujeres lo son sin ser Dóminas sino de la maximización de los caracteres sexuales femeninos y la comprensión de lo que provocan en muchos varones. Porque lo que  deliberadamente buscamos  es someterlos a nuestro femenino poder.
  
    La iniciativa es nuestra. Una Dómina es una mujer que exhibe su alta condición sexuada proclamando abiertamente el poder genuino de su sexo sobre todos aquellos que la rodean. Sabe que es adorable y busca ser adorada por gozar del placer que ese sentimiento le genera. Yo sostengo que es la exhibición explícita de la sexualidad de la mujer lo que provoca y excita la sumisión en el varón. Estoy convencida que el hombre no es un ser altruista.  Ellos no te dan nada gratis. Si realmente ven a un hombre en un estado de adoración y sometimiento hacia una mujer, si ven que no desea otra cosa que complacerla, si él vive ante ella en un estado de embeleso y adoración romántica y trovadoresca, pónganle la firma que lo que ella le brinda es algo especial y único que él sabe que no encontrará fácilmente recorriendo otros rumbos. Una Dominatriz se diferencia de  una servidora de fantasías, de un delivery de latigazos justamente porque  es capaz de generar ese sentimiento de adoración y embeleso. El sumiso adorador sólo desea complacer a la Diosa porque no sólo su cuerpo sino también su espíritu está entregado a Ella en un estado maravillado de comunión íntima con su dama fetiche que lo conduce a las más deliciosas experiencias sensoriales. Ese placer único que Ella le hace vivir alimenta a su vez los rituales de adoración de él hacia Ella, que entonces suelen desembocar en estados de enamoramiento imposibles de controlar si Ella sabe tocar adecuadamente las cuerdas sumisas de ese adorador que la idolatra. 
   
   Esto no es una teoría ni una fantasía. Es una realidad. Es la forma en que muchas parejas Ama - sumiso 24/7  hemos elegido para vivir nuestra sexualidad. Así funciona. Por eso, me río en la cara de aquellos que sostienen que el consenso es la base de todas las relaciones de dominación o simplemente del BDSM.  Ese goce inenarrable que el sumiso siente al ser sometido jamás podría ser consensuado. Si lo fuera, sería una puesta en escena, un juego de roles, una ficción. Y esta vez no estoy hablando de sumisos ficticios sino de nuestros galanes reales…de los  que son capaces de dejar la piel y el alma en la pelea cotidiana por endulzarnos la vida.
   
   A ellos, los fieles adoradores y leales escuderos de sus terrenales divas, les dedico esta columna con  mi aplauso y mi reconocimiento.









29 comentarios :

  1. amo tu facilidad para escribir textos como este!! te felicito nuevamente y es como si te metieras en mi mente y sacaras de ahi todo lo que pienso y lo escribieras con palabras adecuadas,justas y necesarias. :)))

    Cely

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cely...que lindo saber que siempre te tengo cerca:es una gran responsabilidad para mí saber que no solo soy mi voz sino que soy la voz de muchas pero espero saber cumplirla.

      besito

      Eliminar
  2. Qué gran artículo el de hoy, yo pienso así, desde luego. Sobre el consenso, yo diré que ya que tengo en mi interior ese deseo fetichista de perseguir mis anhelos sexuales y estéticos, no podría nunca negarme a obedecer las órdenes de una Mujer que con su poder erótico o dialéctica dominante me atrajera. Pero si encima es una Mujer a la que amo, entre otras cosas, justamente por esa actitud dominante, ya sólo queda rendirse a sus pies.

    Mucha gente que ve esto como un mero juego sexual de cama no entenderá esto último. Pero yo a eso lo llamaría como lo que es: juego de cama y NO FemDom.

    Me ha encantado el artículo,

    a sus pies.

    servus {Bastet} ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Servus, siempre el amor gana. Y mucho mas con hombres como ustedes, sumisos romanticos y enamorados que son la fantasia de toda mujer que se dignifica a sí misma

      Eliminar
  3. Me identifico totalmente!!! ustedes nos entienden y nos leen como nadie :) . Muy bueno! Beso Lady Ro! martin chow

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ustedes nos entienden y nos adoran. Que buen equipo, no?

      Eliminar
  4. Si Señora, el fetichismo hace estragos en la mente de un sumiso. La sola visión de un Ama enfundada en unas medias negras con zapatos de tacón alto, un corpiño de raso ceñido al cuerpo dibujando la silueta de la dómina y una bata de seda transparente negra, hace que el sumiso sucumba arrodillándose ante semejante visión como si la fuerza de la gravedad se multiplicara por diez.
    El Ama es Ama con o sin atuendo especial, pero si esta es gustosa a vestir de esa manera, no dude que tiene más de medio camino andado. Someta la voluntad del sumiso con lo visual (psicológico), y el resto viene dado. Lo visual en el hombre es como las mareas y la Luna, no pueden desligarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena descripcion, Yo -sumiso!

      Coincido con respecto la importancia de lo visual en el hombre

      saludos

      Eliminar
    2. Yo, sumiso le dio a usted una excelente respuesta y coincido en muchas de sus afirmaciones, porque las cosas buenas primero entran por los ojos y después sigue el proceso de degustación por el resto de los sentidos, percibiremos la melodía al escuchar su voz, la fragancia de su perfume, tocaremos la suavidad de su piel y por último sentiremos su sabor.
      Lógicamente todo esto se hará paso a paso, según las condiciones de la Dómina.-

      Eliminar
  5. Un inevitable y placentero viaje me tiene apartado de Baires pero a mi regreso actualizare con gusto las geniales entradas de este,ya legendario Blog en el subforo de Mazmorra!

    Se la aprecia y por sobre todo se la extrana!!

    con respeto y sumision siempre\

    comm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Commendatore, muy pronto volveremos a vernos en alguna reunion de Solo Amas!

      Eliminar
  6. Hola soy mujer argentina y vivo en Buenos Aires, desearía contactarte por mail para hacerte unas preguntas. Cómo puedo hacerlo?.

    ResponderEliminar
  7. Hola, hace un tiempo publicaba un correo para contactos pero se me llenó de spam. Te sugiero que me dejes un comentario que incluya un mail de contacto y yo, en lugar de publicarlo , lo elimino y te escribo en privado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Post que ha despertado pasiones!!, me encanta el recorrido de sus pensamientos.
    Un placer leer e identificarse.

    ResponderEliminar
  9. hola es increible el desarrolo de sus textos... si es sierto... con sus fetiches son capasses d volvernos sus sumisos incondicionales tenernos a sus pies con solo palabras enbarcandonos en un mar de sus deceos donde nosotros somo llevados a su voluntad...
    matin m .

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno! Totalmente identificado
    atentamente,con la estima y el respeto de siempre
    Commendatore

    ResponderEliminar
  11. Realmente tus textos me identifican, Coincido plenamente que va más allá de un juego , de una puesta en escena y entiendo perfectamente cuando decis que no se puede consensuar, porque simplemente es algo que una mujer Dominante emana en su andar por la vida, y un sumiso disfruta.Tambien coincido que lo visual en el hombre es primordial, y una mujer que siente en el alma, ponerse unas botas o tacos altos , y lo hace por su propio placer y no para satisfacer la fantasia a pedido de un hombre, despierta en el sumiso, ese deseo de estar a sus pies, y no solo literalmente, sino de vivir por ella,

    Helena de Troya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Helena. La dominación sale de nosotras, ellos la sienten y se someten.

      Eliminar
    2. Es una descripción perfecta. Nada de delivery de latigos, de strapon a pedido... Como dije un día , para mí , esa es ilusa sumisión. Nosotras caminamos, y con solo hacerlo, cuando los miramos, ellos saben quien domina. Muy buen artículo!

      Eliminar
    3. Garcias por darme tu testimonio, hermosa Helena!

      Eliminar
  12. No sé, la verdad es que nunca fui muy fetichista, y cada vez menos. Me puede seducir mucha mas una mirada o la voz de una cajera de supermercado que una super diva con toda la parafernalia o el oropel.

    Sobre lo de consensuar? Creo que es imprescindible, porque no todas las mujeres son ángeles, las hay malas o irresponsables, capaces de hacer daño emocional y físico, y mas ahora que se ha puesto de moda el strap on de una manera superficial y descontrolada.

    Mejor siempre sano, seguro y consensuado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consenso imprescindible para algunos, consenso aburridisimo para otras. Asi es la vida y asi somos las personas. Nadie te obliga a someterte a un strap. Podes irte si queres. Lo que no podes es pretender, si partis de una posicion sumisa, que se haga lo que vos queres.
      Me llena de curiosidad el saber como hace alguien para determinar que es sano y que es seguro y como hace para determinar cual es la frontera donde algo "sano" o "seguro" deja de serlo

      Eliminar
  13. El bdsm es un terreno que puede ser peligroso. Los psicópatas, personas sin capacidad de empatía de ambos sexos existen, lamentablemente.

    Si no nos ponemos de acuerdo en que el juego sea sano seguro y
    consensuado estamos invitando a jugar a todo tipo de psicópatas.

    Tampoco es cuestión de que alguien te obligue a someterte a un strap. Es solo un ejemplo muy fácil de entender.

    Una persona, en un momento de excitación puede aceptar una práctica para la que no está preparada, y una personalidad que carece de empatía puede hacer mucho daño.

    Y frivolizar conque algo necesario, imprescindible, sea aburrido no tiene sentido. Además no es cierto. Consensuar es simplemente respetar a otro ser humano y comprender que se trata solo de un juego, que por muy en serio y a fondo que se vaya, nadie va a matar a nadie. Vamos, que ni somos locos ni psicópatas.

    No cualquiera debería poder participar en el mundo bdsm, solo las personas capaces de asumir esa responsabilidad (y que por supuesto no se aburran).

    Sano, seguro, consensuado y agrego; divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empezaste diciendo que no sos fetichista y la columna trata justamente de Femdom fetichista. Creo que de ahi parten ciertos equivocos.

      En mi juego, Yo invito a jugar. En el resto del BDSM, no lo sé ni me interesa. Todos somos adultos y sabemos los riesgos que decidimos correr.

      Esta es una discusion que mi sumiso y yo hemos dado muchas veces en sitios BDSM. Yo no asumo ninguna responsabilidad sobre nadie ni me importa si la otra persona se siente respetada o no. Se supone que si participa conmigo porque yo lo/la elegí, es porque le gusta o fantasea estar sometido a mis deseos. De lo contrario, se iría.

      Mi Femdom no es un colegio ni una institución responsable de otras personas. Es mi pulsión sádica.

      Eliminar
  14. La verdad es que hasta ahora no me pareces, por lo que he leído nada sádica. No sé porqué dices serlo. Me parece que la palabra "sado" te excita o resulta erótica.

    He conocido mujeres sádicas y me he relacionado con ellas aunque yo no soy masoquista (otra cosa es que me gusten, por ejemplo, los azotes como expresión máxima de sumisión).

    Dije que no soy fetichista y, en sentido general no lo soy. Aunque no dije toda la verdad, porque soy fetichista de las mujeres con gafas (anteojos). Una mujer con gafas me excita bastante mas que otra que no las lleve. Pero pocas veces he encontrado un ama que usase gafas. Y nunca le he pedido a ninguna que usara gafas, porque sería intentar condicionar su imagen.

    Por lo demás la discusión me parece complicada. Por un lado, si no vendemos lo de sano, seguro y consensuado la sociedad siempre verá en el bdsm algo peligroso y reprobable. Y por otro, repito lo que he dicho antes, que hay amos/as que son psicópatas, gente desequilibrada que quiere, consciente o inconscientemente (que a veces es peor) hacer daño, daño de verdad. Y es ahí donde la responsabilidad hay que exigorla para evitar barbaridades, que aunque ocurren rara vez se denuncian, sobre todo por vergüenza. A mi me han pasado cosas y también me han contado cosas creíbles.

    Porque el sadomasoquismo (y no me considero sadomasoquista) y la D/s no son mas que un juego, con todo lo que esa palabra implica. La verdadera dominación es, por ejemplo, la del jeque árabe que secuestra a alguien que le gusta y se la/lo lleva a su harén, para siempre y contra su voluntad.

    Y si lo nuestro es un juego, porque no aceptar que, como en todo juego deben existir reglas?

    No lo digo pensando en ti. Seguro que con una persona como tú me fiaría, aceptaría tu juego, te conozco, por lo menos por tu blog, en el que te das a conocer y no pareces una psicópata. Eres seria, estás casada, hablas de una relación de amor, etc.

    Pero muchas veces no conoces lo suficiente a una persona, puede ser una relación de una noche, y que surge estando ambos un poco bebidos, esto es bastante posible. Entonces, creo, lo único que cabe es consensuar.

    Lo del respeto para mí es escencial. Sin respeto no puede haber comunicacion. Y hay personas narcisistas que no buscan la comunicación erótica y que, para peor, creen que dominar es mostrarse irrespetuoso con el otro.

    A ver, se me puede mal interpretar. Visto desde fuera alguien puede pensar que si una persona insulta, denigra, pega o escupe o mea sobre otra, etc. le está faltando el respeto. Y no es así, porque se trata de un juego, un juego consensuado en el que los dos disfrutan. Si alguno de los jugadores lo pasa mal, no disfruta del juego, debe siempre poder parar, detenerlo, irse, pues es su derecho como persona libre. Pero explícale esto a un psicópata y no lo entenderá. He hablado alguna vez con alguien que argumentaba y se jactaba de haber violado analmente, contra su voluntad a otra, simplemente porque estaban en un sitio apartado y había atado a la víctima, que había aceptado este juego, pero que luego no pudo defenderse. Alguien dirá que se joda por haberse arriesgado, y ese tipo de pensamiento es el que me parece mal. Por eso lo de consensuar, además de tomar ciertos recaudos.

    Con la moda strap on hay casos de fisuras anales en personas que están perdiendo su virginidad. Muy triste. Y un ama que me contó con orgullo que había hecho violar a su sumiso por uno de sus amantes, también contra su voluntad. Muy triste también, porque además este tipo de psicópatas no son luego denunciados.
    E incluso se jactan de lo que han hecho. Es como cuando un hombre viola a una mujer y luego se justifica argumentando que a ella le gustó (por suerte, en este último caso las cosas están cambiando y las mujeres ya denuncian mucho mas que antes y son escuchadas).

    Bueno, solo espero que este largo comentario no resulte anafrodisíaco. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el tiempo que te tomaste por escribir este comentario tan extenso.

      No creo que debas caer en contar anécdotas para sostener posiciones ("una vez conocí a un sumiso que ..." , "una vez sesioné con un ama que me hizo tal o cual cosa...". No es necesario y se termina debatiendo sobre la anécdota puntual.

      Con respecto a mi sadismo, el sadismo es una forma de vivir el sexo y muchos aspectos de la vida. El error en que muchos caen es creer que una condición sexual puede demostrarse o expresarse en un texto. No podemos expresar ese sentimiento.

      Yendo al corazón de lo que dices, realmente, me interesa muy poco si la sociedad considera al BDSM como algo peligroso o reprobable porque creo que el BDSM, como toda vida sexual, debe desarrollarse en la intimidad, lejos de las miradas públicas. De todos los errores que la supuesta "comunidad BDSM argentina" ha coemtido, buscar la aceptación y la visibilizacion ha sido el peor de todos. Vamos por mal camino si resulta que debemos ajustar nuestros gustos para no ser mal mirados.

      Mi marido sumiso suele decir que cada uno e sresponsable de lo que hace y se deja hacer. Yo no hago docencia sobre los demas. No educo adultos. No tengo ni me interesa tener ninguna función social.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...