miércoles, 9 de octubre de 2013

Para Nosotras, lo mejor.

   

Stella Van Gent en París


   Teresa Calandra, para los que no la conocen, fue una gran mannequin argentina de los años setenta, los años de oro de nuestro modelaje, cuando compartía pasarelas con divas como Carmen Yazalde, Mora Furtado, Teté Coustarot, Evelyn Scheidl o Neky Gallotti. Hoy conduce en televisión un magazine semanal pleno de glamour y estilo, de cuya presentación extraje estas dos frases
    
   En el mundo de una Mujer, todo puede ser perfecto
   
   Para Nosotras, lo mejor
   
   Yo pertenezco a la raza de mujeres dominantes que nos regocijamos en la estética femenina clásica de la dominatriz fetish y del diva style. Parte del encanto de dichos fetiches es que suelen ser costosos y  adivinen quienes son los que pagan las cuentas. Supongo que acertaron.

   No niego que suelo ser sádicamente manipuladora. Me aprovecho de mi condición femenina para obtener lo que quiero, cuando quiero y como quiero. Los lujos no me generan culpa sino todo lo contrario; siento que merezco ser siempre tratada de una forma especial y única. Me gusta ser cortejada. Me divierten los viajes, las piscinas, la ropa elegante, los zapatos de estilo, sentarme en buenos sillones y dormir en cómodas y bien cuidadas alcobas. Tomo la dominación femenina como un constante vivir subida a un pedestal en donde soy atendida como debo serlo. 

   Cuando hablo de fetiches, estoy hablando de algo más que de una prenda de vestir fetish o de un diseñador de marca. Me estoy refiriendo a una manera femenina en el vestirse, ataviarse, arreglarse y perfumarse como parte insustituible de un estilo de vida, como aquel que la revista Leg Show, en su edición española, denominaba, con genial síntesis, un estilo de vida de tacones altos. Esta forma de entender el fetichismo nace a partir de un hecho incuestionable: los gastos y las exigencias que dicho estilo conlleva desde su génesis misma no son solventados por las mujeres que lo gozan sino por hombres sumisos que acceden con mucho gusto a abrir su billetera para tales fines.

   El clásico estereotipo de la dominatriz sádico-fetichista es mucho más que un sensual outfit exterior; desde el interior, nos presenta  a una mujer de aspecto y modos altamente erotizados, que pone su placer y la satisfacción de sus caprichos como piedra fundamental de cualquier relación o experiencia sexual en la que participe. Una mujer que suele tener gustos refinados porque dispone de uno o más hombres que disfrutan complaciéndolos. Junto a Ella, no hay lugar para altares en donde quemar incienso en homenaje a la entrega sumisa porque el único pedestal está destinado para el trono de la Diosa. Por eso es sádica. Y esa forma de entender y de gozar el sadismo (muy diferente a la administración de dosis de dolor en forma controlada) siempre generará condenas por su propia naturaleza, supuestamente inmoral e injusta.
   
   Hace unos meses, en esta columna, yo escribía… la espesa contradicción en que viven aquellos que predican un  estilo de vida alternativo en lo sexual, un BDSM que presuponen de avanzada y que se corresponde con sus posiciones filosóficas, sociales y políticas vanguardistas, plenas de declaraciones igualitarias y altisonantes apelaciones a los derechos humanos. Es que en el mundo del BDSM y el sadismo, no debe haber mayor desigualdad entre hombres y mujeres que aquella en donde una de las columnas que sostienen el fetiche y el placer se apoya en los regalos y atenciones de los hombres hacia las damas. Nunca es al revés. 

   Ellos no son ni atados ni forzados ni violados. Podrían decir no quiero, no pago, no te lo compro. Pero no lo dicen. Les tocó el supuesto lado perdedor de la desigualdad pero ellos siempre sonríen mientras ponen la tarjeta porque saben mejor que nadie que no cualquiera es elegido y seleccionado por una Dómina para cumplir ese rol de perdedor. Ese rol tan criticado desde afuera del Femdom,  tan codiciado desde adentro y que tan felices los hace. Como los galantes sumisos que son, ellos también creen, al igual que Teresa Calandra, que en el mundo de una mujer todo puede ser perfecto y desde lo más profundo de su sumisión desean para Nosotras, lo mejor. 




12 comentarios :

  1. Lo primero, rubrico la frase de teresa Calandra, desde mi punto de vista, para la mujer todo es perfecto, me refiero a la mujer sensual y llena de glamour por supuesto.
    Como bien dices querida Roxy, para mi también es un estilo de vida el hecho de vestirse, maqullarse, perfurmarse y sentirte femenina a rabiar; sintiéndose así tienes todo a tu alcance, tienes el mundo a tus pies.
    Para las mujeres lo mejor, por eso yo quiero lo mejor. Para unos lo mejor, para mi lo mUjer.
    Besosss querida, me ha encantado la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Vos queres lo mejor, vos te mereces lo mejor.

    El mundo es nuestro.

    besos , querida

    ResponderEliminar
  3. Siempre siempre LO MEJOR! THE WORLD IS YOURS era el cartel luminoso con el que soñaba Scarface. Sin duda el mundo es de ellas ( o nuestro para las que nos sentimos como tales) Kisses.

    ResponderEliminar
  4. Nuestro gerita...yo te siento una mas de nosotras...una de las mas golosas!!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente!
    mis mejores saludos
    Commendatore

    ResponderEliminar
  6. Hace poco en un club yo estaba sola en la barra, se me acerca un tipo y me dice: cuanta seriedad! Le contesto: si quiere tener el placer de verme sonreir pague el malbec. Y abrio su billetera cual plumaje de pavo real. Mereció mi sonrisa que no es poco. Desde afuera lo veràn como puedan,desde adentro sólo puede disfrutarse.
    Besos LadyRoxy.
    Sol.

    ResponderEliminar
  7. Ay ay ay Roxy!!! te admiro tanto que me resisto a escribirte esto. Ya sabés que admiro profundamente a la mujer. Y sí, se lo merece todo por ser engendradora de vida y meritoria de titulo de Diosa porque lo era en épocas anteriores al cristianismo, donde se las destituyeron, persiguieron y quemaron acusandolas de brujas. Pero no me parece que en estas epocas esté bueno ser asi. Si es para el rol, para el juego , para la fantasia, etc ... genial!!! Pero me parece medio antiguo en momentos globales en donde el varon y la mujer tienden a tener similares trabajos y responsabilidades. Uy... me salió reformal!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a nosotras no nos importa si está bueno ser así o no en estas epocas. Simplemente, somos así. Y lo decimos.

      Eliminar
  8. Me pasé diez años hasta conocer a una mujer imperiosa, altiva y demandante... era diez años mayor que yo, que tenía 26 y la sed de conocer a una diosa de verdad. Muchas veces me había confundido con otras que aparentaban pero cuando yo intentaba rendirle pleitecía, me salían con esas boludeces de: "Mirá si un hombre me resulta tan fácil pierdo interés...). yo me preguntaba entonces y para qué te mostrás dominante...? Pero bueno el mundo supone erradamente que el varón tiene que ser el que lleve las riendas, pero no siempre es así, porque si uno es un chico que tiene facilidad de palabra y algo de audacia puede tener todas las chicas que quiera... pero uno tiene derecho a estar aburrido de las mismas cosas de siempre. Esa mujer que conocí en la casa de una amiga común y que escandalizó a nuestra amiga revelando sus gustos y con la que yo estuve tan de acuerdo que también horroricé a mi amiga, me tuvo de rodillas (mi corazón explotaba) en su casa en media hora (no es necesario mucho tiempo cuando dos se encuentran) diciéndole todo lo que haría por ella... repitiendo que vivir a sus pies era el mejor lugar en este mundo y rogándole que me permitiera besar sus pies o lo que se le ocurriera si eso le gustaría. Así comenzó todo, me permitió habitar en su paraíso casi tres años. Es el amor más grande que conocí hasta ahora. Galileo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Galileo, por el tiempo que te has tomado en comentar y dejarme este valioso testimonio. Y me alegro que hayas podido vivir una experiencia tan conmovedora durante tres años. No hay muchos que puedan comentar algo así desde una vivencia. Gracias.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...