viernes, 21 de marzo de 2014

El poder de los símbolos fetichistas






  El mundo del sado está repleto de imaginería, mitos y simbolizaciones. No me refiero al BDSM de las técnicas (castigos, administración de dolor, bondages varios) sino al sado entroncado en la estética fetish, que recrea antiguos rituales de vampiresas y víctimas, de damas poderosas y esclavos, de maridos cornudos y esposas insaciables.

   Para las que gozamos el Femdom, un collar, un par de botas o una fusta representan mucho más que adornos y vestimentas porque simbolizan una forma de vivir el sexo y la vida misma. La lencería, los zapatos altos y el uniforme de mucama con los que una chica cross es sissificada por su Ama no son sólo bellas prendas de vestir: son aderezos indispensables para el placer sexual de ambas. Todo el goce del sadismo y de la sexualidad Dómina - sumiso se basa en un juego de símbolos por parte de personas que comprenden lo que los símbolos del poder significan.

   El ritual, la ceremonia o la sesión es la vía de ascenso a la cumbre del orgasmo. Para ascender, todos los participantes deben conocer el juego que las damas dominantes jugamos. Yo llamo consenso a este conocimiento del juego y este concepto de consenso es muy diferente al que suele proponerse desde el sensato, seguro y consensuado (SSC) que en la práctica no es otra cosa que coordinar acciones y técnicas sadomasoquistas entre complementarios y asegurarle al sumiso que sólo se hará lo que él quiere.

   Las vestimentas, rituales y fetiches simbolizan el poder y el dominio de algunas personas sobre otras. Gatillan ese poder. Llegada a este punto, qué mejor que ceder la palabra a quien hoy quiero recordar y homenajear, mi amigo/a Niní sobrelafalda, que es una de las personas que más me ilustró durante años, desarrollando en profundidad el concepto del poder de lo simbólico. 

   Mi cita preferida de la genial Mafalda de Quino es una frase que de sólo recordarla, me estremece por su capacidad de ver mas allá y mas lejos que la generalidad de sus contemporáneos en el momento de publicarla (años 60): Lo importante es tomar lo artificial con naturalidad. Sin duda; el amor por el fetiche (ya sea prenda de vestir, o prótesis para lograr el aspecto deseado) incluye el usarlo, el ponérselo: basta preguntarle a cualquier dama por su relación con determinados zapatos, carteras, pelucas, vestidos, make-ups y como cambia su personalidad, predisposicion y estado de ánimo con sólo ponérselos. Estos cambios de piel podemos conectarlos fácilmente con el pensamiento mágico de los albores de la Humanidad en donde el cazador primitivo se revestia de la piel del animal cazado para absorber parte de su fuerza y poder. Es atávico en nuestras culturas.

    Al juego se lo disfruta más cuando se lo juega en serio. Cuando se pone el alma y se deja la piel para lograr ese ansiado goce. Cuando al artificial make-up que complementa al látigo de la domadora y a las brillantes y negrísimas botas de tacones estratosféricos, lo acompaña la personalidad y la convicción de que un real poder emana de quien viste todo ese combo gatubelesco elaborado hasta el detalle. Sólo entonces la parafernalia fetichista es vivida con alegría y felicidad, el nick y el nombre real casi confluyen y la máscara se parece tanto al rostro. La vida real y la sesión no están separadas por un abismo porque toda la artificialidad del rol se sostiene en base a la naturalidad con que se lo vive. No se actúa un personaje, se goza una persona.

   Niní continúa:

   Hace años, la pregunta acerca de lo Humano formulada en el libro (luego film) Blade Runner de P.K. Dick  era interrogarse si un replicante creado por la  mano del hombre, con todas las posibilidades de sentir que poseemos, es o no un ser como nosotros. En esta otra ficción especulativa que es el sado fetichista, los robots somos nosotros.

   Yo quiero agregarle a esta idea la severina (pero no la masoca) necesidad de los cultores del Femdom fetichista de cumplir con esas ficciones especulativas como condición para una vida sexual plena y feliz. Los rituales de adoración fetichista nos permiten acceder a un mundo mágico de placeres sexuales que serían inaccesibles por otras rutas. Y si esa es nuestra ruta,  porqué no atreverse a más: si dichos roles y rituales simbólicos nos regalan tanto gozo, reconozcamos que algo en nuestro interior nos está diciendo que detrás de los símbolos exteriores del fetiche, viven profundas y sinceras realidades.


  


10 comentarios :

  1. Mi dia sera distinto luego de este recuerdo..Gracias Milady..usted cumple una funcion muy importante en mi estructura psiquica: la de HECERME ACORDAR DE MI MISMX...cuando el torbellino de la vida (o su inercia) lo vuelve a unx un ser amnesicx y anestesiadx..como aquel personaje del film MEMENTO, que se despertaba sin recuerdos aca dia..y tenia que tatuarse en la piel su nombre y su destino..nini

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos mi principal inspiración, niní. Sabelo.

      Eliminar
  2. De lo mejor en ya su extensa coleccion de interesantisimas reflexiones FEMDOM ! LA VERDAD YA ESTO MERECE UN LIBRO!

    con afecto,respeto y sumision

    commendatore

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, quizás, Commendatore, algún día el libro llegue.

      Eliminar
  3. Otra gran perla del collar de su inspiración, muchas gracias nuevamente por dar tanta luz en el FemDom.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho gusto de volverte a ver, Mío de Ella.

      Eliminar
  4. Yo entiendo que los "personajes" no son mas que manifestaciones de la "persona". Pero no la visten sino que la desnudan. No hay una "persona" vestida, disfrazada, cubierta por un "personaje". Es el "personaje" una llave, una forma de desnudarse, de mostrarse desde el interior de la persona. "Se goza una persona", es verdad. Y se goza a través del personaje...
    Esa "sincera realidad" que intuímos mediante los fetiches nos muestra un personaje muy particular de nuestra persona. Uno mucho mas desnudo que ese otro personaje que encarnamos en el día a día.
    Siempre enriquedor leerla Lady...
    Jorgelina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Jorgelina. Los fetiches nos muestran como somos. La vida vainilla es una máscara que nos oculta.

      Eliminar
  5. HERMOSO SIMPLEMENTE HERMOSO UN ABRAZO A LA SEÑORA Y AL SEÑOR A SOBRE LA FALDA . PALOMA1967

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Paloma. Uno de loso propósitos de mi blog es recopilar todo los pensamientos de los inteligentes que nos ilustraron tanto tiempo y EVITAR el olvido

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...