martes, 22 de julio de 2014

El romántico pedestal de un 24/7



   Cual es la razón por la que tendría que dejar de hacer lo que me gusta? Si alguna vez empezamos una gira y no viene nadie, volveré con mi guitarra a lo alto de la escalera donde aprendí a tocar. Y sólo tocaré para mí
Keith Richards

   Dicen que al destino hay que ayudarlo y de eso se trata esta columna. No creo que nadie pueda imponerle o diseñarle el destino erótico a nadie.  Menos un 24/7 Ama - sumiso. Como para los dominantes no hay dominios prefijados, cada cual se hace su propio calabozo con los elementos que conoce y obtendrá o no la sumisión de otros. En mi caso personal, el túnel de la Superdómina me lo hice con mis propios atributos, lo que aprendí por mí misma y lo que me enseñaron mis maestros sumisos. Cuento con la inestimable ventaja de estar rodeada de hombres muy seguros de lo que quieren y de un halo de fantasía casi irreal que me rodea desde mi adolescencia, que se corresponde al de la mujer sexuada y dominante y que no es otra cosa que el poder que emana del género femenino por excelencia.

   La vida sexual, el ambiente sado, y la cotidianeidad de una mujer vainilla del siglo XXI se entremezclan. El que me diga que yo soy especial, se equivoca. No soy más ni menos que ninguna mujer. Sólo me propuse que quiero y merezco lo mejor para Mí. Que cada día es mi día. Que no voy a perder un minuto de mi precioso tiempo en este mundo dedicándolo a infelices estropeadas, parásitos inseguros y mediocres, redactadores de reglamentos políticamente correctos, ficticios quejosos y malcogidos denunciantes de injusticias varias.
 
   Soy una diosa pagana en un mundo físicamente real. Se supone que como tal debo cumplir con ciertos arquetipos, de los cuales no estoy muy lejos. No es un deber porque me regocijo en el arquetipo. Siempre tengo el dedo índice en el gatillo de los símbolos, sólo con abrir cualquier cajón de mi vestidor, cualquier caja de mi placard, surjen objetos casi al azar pero que se corresponden con los ornamentos de una Dómina de la Profana Hermandad.

   Los que conocen mis dominios, saben que el Femdom de la pareja está en el aire. Los que conocen a cheshirecat, mi sumiso esposo, también. La sensación es tan concreta que hasta los que ni saben de qué se trata el BDSM, nos tratan como Ama y sumiso. El protocolo esta intrincado en las paredes. Más de una vez nos miramos con mirada cómplice entre nosotros dos o con los que sí saben pues la gente vainilla, me responde con un Cómo no, Señora ante cualquier requerimiento o a mi sumiso le comentan al pasar Cómo está tu diosa  domadora? ...a Roxanne sólo le falta un cetro o cualquier otra frase por el estilo, a las cuales él siempre responde con una sonrisa que pretende ser inocente.

   cheshirecat practica en sus ratos libres y de acuerdo a sus propias palabras el ejercicio ilegal de la arquitectura. Va de a poco pero sin pausa construyéndome lugares y espacios con estética Femdom. El año pasado me inauguró una especie de jacuzzi revestido en grandes piedras a un costado del dormitorio, que le da ese aire medieval que lo hace único y artesanal, fuera de los cánones de la decoración actual. La piedra no sólo es una apuesta estética: simboliza también la solidez del que sabe donde está y hacia donde va. Y si hablamos de las piedras, parafraseando la frase tan stone que abre esta columna, él suele decir que El día que a nadie más le importe entrar en los dominios de Lady Roxy, la adoraré yo solo en mi propio altar. Pues además de ser mi Ama, mi fantasía cumplida, mi causa, la madre de mis hijos y mi esposa, Ella es mi mejor versión de Afrodita.  

   Afrodita, un adorador y el templo. De eso se trata nuestro Femdom 24/7, sado, sensual y femenino.




Columnas citadas (en letra itálica)














No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...