sábado, 26 de marzo de 2016

La sumisión según el sexo






   Vivimos, socialmente hablando, en una época en donde se supone que han desaparecido las viejas costumbres patriarcales y se ha llegado a la igualdad entre los sexos. Creo que todos sabemos que eso es sólo una aspiraciòn que en los hechos concretos no se da. Lo que me interesa subrayar es que por costumbres ancestrales, clavadas y arraigadas culturalmente en el inconsciente colectivo, se diría que la sumisión se ve como natural en el caso del género femenino mientras que en el hombre es algo forzado, como una desviación del rol social que se espera de él.

    Por lo tanto, existe un modo de ser sumiso distinto para el hombre y la mujer. Las sumisas, suelen hacer hincapié en la dignidad, en ser cuidadas, en que las experiencias de sometimiento y humillación no son tales sino una suerte de prueba de amor. En el caso del hombre, si bien hay tambien grandes casos de pruebas de amor, pareciera que todo es más difícil pues hay que darse vuelta, romper con lo que se ha establecido para uno. Al principio de una canción de Charly García, se escucha un diálogo de película argentina antigua donde el tipo dice: "Los hombres no sabemos perder la honra por amor" y la chica le contesta: "Las mujeres sí y ese es nuestro orgullo". Me explico? En la mujer hay un molde histórico social que dice como hacer las cosas en situaciones de sumisión, en cambio, los hombres no tenemos un libreto, la única referencia es la humillación ante un dios a través de las religiones (por ejemplo, arrodillándonos y venerando imágenes).  

    Si bien ambos sexos se entregan en la sumisión, todos sabemos que la cultura patriarcal ha naturalizado, es más, ha biologizado la entrega incondicional femenina, es la norma y es lo esperado. El varón, en cambio, la vive como un gran sacrificio a contramano de lo que se espera de él y de lo que algún lugar de su mente espera de sí mismo, desde lo social, lo cultural y hasta lo biológico. Lo que el varón entrega y ofrenda es su autoimagen.

Niní La Sissy (sobrelafalda)


   Me resulta muy placentero postear escritos de mi amiga sissy Niní pero me es muy difícil agregarle algo; sus textos sencillos y didácticos a la vez suelen cerrar por sí mismos sin necesidad de postdatas. Niní sugiere que la sumisión femenina está naturalizada en el BDSM porque tiende a relacionarse con la histórica sumisión social de la mujer. En la sissificación vista como parodia de lo femenino, las sumisas sissies ingresan a ese caudaloso mainstream de costumbres arraigadas durante siglos adoptando ropas y manerismos propios de mujeres sometidas, casi siempre mucamas o prostitutas, como forma de humillación. 








   El hombre tiene muy poco para ofrendar en cuestiones de sexo. Cuestiones tan caras al ideario femenino tradicional como la entrega del pudor y la virginidad no son valores de los que un hombre suele estar orgulloso sino que han sido y suelen ser fuente de burlas por parte de sus pares. Por lo tanto, la sumisión masculina, al no tener un molde social e histórico de referencia, ha nacido libre. Los hombres no tenemos un libreto.  

   La sumisión masculina es un hecho de pura cepa sexual y sádica, no así la femenina. Desde ese sadismo innato es que se vive el placer de la sodomización del esclavo gay pasivo por parte del macho leather y así también los sumisos hetero se excitan deseando ser sometidos por una Mistress fetichizada al extremo. No son goces que reflejan conductas sociales aceptadas sino que van mucho más lejos; son actos rupturistas

   Es muy raro que los sumisos busquen en sus Amas actitudes que podríamos definir de cuidado maternal porque dicha conducta sería juzgada como deserotizante tanto por ellos como por Ellas. En cambio, el cuidado y la responsabilidad del dominante varón sobre su sumisa es vista como una lógica contraprestación por parte de él frente al enorme valor de lo que ella le entrega y además se sostiene sobre un principio ancestral: el histórico sometimiento patriarcal de la mujer hacia el hombre lo pone a éste en la obligación de protegerla. 

    En la sociedad patriarcal, el hombre se hace hombre no sólo cuando es capaz de ser exitoso en el trabajo y en la vida social sino cuando demuestra que puede mantener a una mujer desde lo económico y desde lo afectivo. En la sociedad BDSM, el amo es el responsable de la correcta ejecución de las técnicas y siempre debe estar listo para dar una respuesta ante las necesidades emocionales de la sumisa. Es lo mismo.

  Creo que detrás de esta diferencia fundacional entre la sumisión del hombre y la sumisión de la mujer, se esconde la verdadera causa del porqué a las Amas bisexuales se nos hace tan difícil poder concretar una relación lésbica Ama - sumisa que escape al molde de mi amo me permite que yo juegue con otra mujer pero sólo si él está presente o la más típica, que suelo escuchar muy a menudo, lo que nos interesa es un trío con una mujer dominante para ampliar nuestros horizontes. Lo que ocurre detrás de las palabras y los desencuentros es muy simple. Nosotras no somos patriarcales. La mayoría de ellas sí lo son. 





  
   (dedicada a Niní - sobrelafalda en el mes de su cumpleaños)

8 comentarios :

  1. ¿Puede existr algo más hermoso, más dulce, más abnegado que la rendición, la entrega por amor?
    Más allá del rol propio, en tanto que compartido, la flexibilidad difumina todas las fronteras.
    Como para la mujer, incluso la sutil diferencia a penas señalada, entre servil y servicial.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo. Aunque yo creo que el mundo occidental se mueve hacia otra direccion. Internet ( y sobretodo el sexo en internet) está haciendo cambiar esa concepción patriarcal y las mujeres jovenes están decubriendo cosas en el mundo sexual que harán tambalearse ese mundo. Y sino al tiempo...Besos Mistress

    ResponderEliminar
  3. No hay nada de malo en la sumisión, entregarte de una forma tan auténtica a una mujer y rendirte ante ella es wonderfull.
    Besitosss

    ResponderEliminar
  4. masabona77@gmail.com10 de junio de 2016, 7:53

    Otro excelente comentario, muy aconsejable para leer.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...