viernes, 30 de noviembre de 2012

Sensualidad marroquinera: el fetiche de la cartera femenina




   Preparar mi cartera para salir infla mi ego. La cartera habla de Mí, es una expresión de mi personalidad, de mi estado de ánimo, de lo que pasa por mi mente. Es esa parte de Mí que lleva lo que más me gusta, lo que uso, lo que necesito, lo que vale materialmente. Es estética y texturalmente a Mi gusto. La elegancia y el estilo se emparejan para dar un toque de elección práctica.
   
   La cartera está inspirada en la mujer, en todo aquello  que nos acompaña. Casi diría que la define, aunque muchas no se dan cuenta. Las que tienen en vista una salida especial y eligen un morral de lana,  suelen llevar el resto de su vida de acuerdo a esa elección. Cofre o tesoro, es la "mascota" a llevar de sus manijas o cadena. Es parte del juego femenino, revelar lo que hay dentro es como desnudar lo que hay en nuestro interior.
   
   Me confieso coleccionista, las prefiero en la gama del rojo, blanco, negro, violeta y anaranjado. Muchas son acharoladas, una que otra metalizada. Las tengo de terciopelo, de metal, de suave cuero. Siempre son mas valiosas que la suma de lo que contienen. Como en todo, me gustan los extremos: las clutchs o carteritas de fiesta y las tipo bolso. Las que no son ni una cosa ni la otra, no me sirven para nada.
   
   La elección de la que voy a usar es parte de mis rituales fetichistas. Me divierte renovarlas con frecuencia, no me gusta sobreutilizarlas, les presto demasiada atención y entonces me aburriría con la misma durante más de dos días. Me gusta jugar con sus cremalleras para guardar secretos, me gusta abrirlas y sentir el tintineo metálico de los herrajes, el roce de los flecos o las borlas. Lo indispensable para sobrevivir en la urbe: las llaves, celular, dinero, perfume, espejito y lipstick.
   
   Inaugurar una cartera no es un ritual menor. Quitarle las etiquetas, las sales conservadoras y los rellenos para empezar a surtirla con objetos personales. O encontrarle un lugar en su armario donde va a ser guardada, en su bolsa correspondiente, hasta que yo decida que le llegó el momento de salir al ruedo. Porque cada uno de mis tesoros, cada una de ellas, tiene en mi casa un lugar asignado.
   
   Siempre me ha llamado la atención que los hombres, tan atentos y fetichistas hacia los accesorios femeninos como zapatos, botas o guantes, no suelen ser particularmente adeptos a desarrollar pasiones eróticas por las carteras. Quzás las propias mujeres hemos sido responsables con nuestra devoción por juntar cosas inútiles dentro, de las que normalmente cualquier hombre huye espantado. Pero suavemente, los invito a ustedes, devotos cazadores de gestos y movimientos femeninos, a observar a alguna mujer elegante que lleva su cartera como si fuera parte de su cuerpo, con ese aire aristocrático de distinción propia de hembras de gloriosa casta, al tintinear de pulseras mezclado con el sonido de los cierres, al fino juego de los dedos y uñas femeninas jugando en el abrir, extraer y cerrar.

   Dedico un párrafo especial para mis adoradas chicas cross porque sé que para ellas la cartera es uno de los accesorios principales con que definen su look, ahí guardan sus tesoros femeninos más preciados, de ahí extraen espejos, labiales y rimmels, de ahí adentro nace parte de la gran ilusión de sentirse femeninas  caminando con tacos altos, con ese  balanceo sensual y  combinado de cartera y caderas, de miradas furtivas al espejo que les confirma la imagen que ellas desean ver.
   
   Les confieso algo más: la mayoría de mis congéneres femeninas todavía no se enteró del inmenso poder erótico - fetichista de sus manos y los accesorios manuales. Creen que la seducción marroquinera les pertenece a ellas solas. En cambio, sí  están enteradas (y muchas la rechazan) de la fijación erótica masculina por los pies y el calzado. Por eso, querido pervertido fetichista, tenés en las carteras todo un paraíso callejero por descubrir. Empezá a prestarles atención porque además un hombre que entiende de carteras y que sabe regalarlas, nos resulta muy  seductor. 




lunes, 26 de noviembre de 2012

Sado Fetish Lady Gaga

  



   Lady Gaga está en Argentina! Qué mejor oportunidad para postear en mi página dos videos maravillosos, dos obras de arte fetichista dirigidas por Jonas Akerlund. Paparazzi y Telephone. Videos que en realidad son cortometrajes enlazados entre sí, con reminiscencias de películas clásicas ( Vértigo y Metrópolis en Paparazzi, Thelma y Louise en Telephone).

   Gaga nos cuenta que había una calidad realmente increíble en 'Paparazzi', en el que de alguna manera tenía esta cualidad de pura música pop, pero al mismo tiempo era un comentario sobre la cultura de la fama. Yo quería hacer lo mismo con este video que toma una canción (Telephone) decididamente pop y convertirlo en algo más profundo.

   Ambos videos, en un  sentido más profundo, tratan sobre el control de la mente. En Paparazzi, Gaga interpreta el papel de una esclava de mente controlada, programada para envenenar y matar a su novio. Telephone es una continuación de esta historia, al estilo de Quentin Tarantino. Gaga va a la cárcel por su delito. En el video, el teléfono es una metáfora para el cerebro de Gaga y el hecho de que ella no contesta el teléfono (su cerebro) significa que ella está en un estado disociado de la realidad. Gaga es rescatada de la prisión por Beyoncé. Asesinan a los comensales de un restaurant envenenándolos. Gaga llama a Beyoncé Honey bee. El recurso de la miel envenenada no es casual, lo más dulce también puede ser lo más tóxico. Mientras que los clientes agonizan, Beyoncé se pone las gafas de sol de Mickey Mouse, los mismos lentes usados
​​por Gaga en Paparazzi mientras mataba a su novio. Ellas bailan vestidas con patrióticos trajes rodeados de los cuerpos sin vida de los estadounidenses muertos, una imagen muy inquietante. A este respecto Gaga ha afirmado que se basa en  la idea de que Estados Unidos está lleno de jóvenes inundados con información y tecnología, convertir el video  en algo más de un comentario sobre el tipo de país que somos. El video básicamente dice: Estados Unidos está listo para comer cualquier porquería venenosa que la élite les sirve, y que se lleva a cabo a través de marionetas controladas.

   El final de Telephone las muestra marchando en auto por el desierto, una remake de Thelma y Louise con las palabras To be continued . Akerlund afirmó que ni él ni Gaga tienen planes por el momento de incluir un tercer capítulo. Pero agregó Gaga es un poco diferente porque tiene la idea en primer lugar, lo que hace que mi trabajo sea más fácil. Así, en base a lo que ella me dice, escribo un argumento sobre el que después ella hace comentarios. Ella está hirviendo. Su cerebro es increíble . Está llena de ideas.

   Lo que se dice, un trabajo en equipo entre una Ama fetish y un sumiso que concreta sus proyectos.









lunes, 19 de noviembre de 2012

El gran sissificador



 inspirada en ni-ní - sobrelafalda

   Hace algunos años, yo estaba desarrollándome como novel dominadora en la intimidad de mi hogar, estableciendo mi propio Femdom doméstico, un poco por impulsos propios y otro poco por las lecturas y experiencias que compartíamos con mi marido sumiso. Hoy quiero recordar uno de esos momentos, porque el tema a tratar lo amerita y también como un homenaje al autor. Recuerdo el impacto que me causó leer en un foro a un (para mí) desconocido sumiso que se atrevía a formular una tesis diferente y osada: el pensar como sería si un extraterrestre nos preguntara que es lo que hacemos en el BDSM y nos viéramos en la encrucijada de definirlo. 

    Su respuesta era que lo que hacemos se define como violencia simbólica o controlada. Actos de violencia ritualizada, desde el control y desde lo simbólico. Fue un shock para mí leer a cara descubierta a alguien que se atrevía a mencionar la palabra violencia, tan prohibida por los mediocres exégetas del consenso. Asimismo, me sorprendió el don de síntesis para expresar en una definición de pocas palabras algo tan complejo y difícil de asimilar.
    
   La impecable argumentación que continuaba echaba por tierra las típicas y sensibleras caracterizaciones del BDSM como comunión, éxtasis, entrega, armonía pues con exquisito humor, al autor mencionaba que dichas expresiones le hacían acordar a una revista de autoayuda, (ausente el humano calor o puedo decir calentura??? preguntaba pícaramente). Y apostaba a recuperar esa calentura mediante el sádico argumento de la lucha entre dos psiquis en donde una de ellas era avasallada, sometida por la otra para obtener el goce. 
  
   Quienes llevan años navegando en sitios de BDSM argentino podrán fácilmente adivinar que dicho desconocido es ni-ní - sobrelafalda. Tiempo después y profundizando su idea de la importancia de lo ritual dentro del BDSM y de qué manera los rituales expresan esa violencia simbólica, ni-ní estableció en un debate que yo recuerdo como histórico, que dichos ritos equivalían a las pinturas que los antiguos habitantes de las cavernas hacían sobre sus cacerías de bisontes y otros animales como una forma de simbolizar la cacería de los verdaderos. Estamos ejecutando rituales permanentemente. Jugando con lo simbólico.

   Ya refiriéndose en concreto a temas relacionados con la dominación femenina, ni-ní sostiene que gran parte de las acciones de la sexualidad Femdom implican la resignificacion del rol masculino mediante rituales. Cuales son las acciones que definen al hombre en el terreno sexual? El hombre avanza sobre la mujer, el hombre la penetra, el hombre lleva los pantalones. Entonces, los rituales Femdom se basan en impedirle la penetración, someterlo a la castidad, vestirlo como mujer u obligarlo a tener sexo con otros hombres. El juego puede llegar a un nivel psicológico extremadamente profundo, pues es posible que durante esa secuencia de decisiones que toma la mujer dominante, el hombre sumiso comience a sentir que dejó de ser hombre tal cual lo tiene definido en su mente. En qué momento llega el click en su cabeza? ni-ní propuso como ejemplo de su tesis la degradación de un militar, en donde se le quitan todos los botones de su uniforme y se le rompe el sable con desprecio frente a la tropa. Al quitarle aquellos atributos que son precisamente los que le otorgan su identidad, los símbolos de lo que era hasta ese momento y que ya no es, en publico, frente a sus pares, le estaban propinando el más duro de los castigos. 
  
   Yo pensaba en aquel momento que nada hace más hombre a un hombre, que nada representa mejor la masculinidad, que entregarse para el placer de la mujer. Quizás porque nunca me interesaron ni me seducieron los clásicos clichés y simbolismos de la masculinidad, no les prestaba mayor atención. Macho es el que complace a la hembra argumenté por entonces, por más sádica y perversa que ella sea. Pero astutamente, ni-ní nos hizo observar que la palabra hombre, en estos casos, excede el concepto de hombre en intimidad con la mujer para transformarse en hombre como construccion de la sociedad patriarcal y es justamente la destrucción de dicha construcción social lo que genera el morbo, la deliciosa fruta del placer prohibido.

    Que la esposa sissifique al marido y lo exhiba frente a las amigas (tan sádicas como ella) para que se rían de él y disfruten su humillación implica quitarle a ese hombre su identidad, aquello que lo ha caracterizado históricamente frente a si mismo, frente a cualquier mujer y, lo más importante, frente a la sociedad que lo educó. Los rituales de vestirlo de mujer – niña, someterlo a castidad, concederle sólo la posibilidad del sexo oral y adoptar otro amante masculino implica negarle la aptitud del coito que no en vano fue durante siglos la más humillante forma en que una mujer podía solicitar la anulación de su matrimonio. Nada caracteriza más al hombre – macho que dicha aptitud. Para esto nace, para esto se lo educa y para esto viene predispuesto, tanto biológica como culturalmente. Para poseer a una mujer que le asegure que su prole va a ser efectivamente suya.

   ni-ní, voy a atreverme a agregar una nota a tu tesis. Los rituales de sissificación y cuckolding implican una forma de vivir el placer del sexo que se entronca fuertemente en la sexualidad femenina. Aqui no hay técnicas de castigo ni sistemas de control para evitar daños físicos. Esta forma de vivir el BDSM no tiene analogía maledom. No podría tenerla desde el momento en que el placer nace de la destrucción de un complejo entramado social propio de una sociedad masculina. Una sumisa no podría ser sissificada, con la connotación humillante del término. Por lo tanto, dentro del arcoiris del BDSM, este tipo de humillaciones están teñidas con los colores de lo singular. Son goces exquisitos, propios de sibaritas sexuales. Me consta que los hombres sumisos son muy sensibles en ese sentido y saben que una mujer que goza con este tipo de sexualidad, es una mujer que, mientras humilla y somete, abre como sin querer las puertas de un mundo femenino que el hombre imagina repleto de placeres distintos, diferentes, muy eróticos, entremezclados con toda la sensualidad de vivir en su rol de sissies una experiencia lésbica con la mujer que ellos adoran.
   
   Estamos ejecutando rituales permanentemente. Jugando con lo simbólico. Cuckolds, crossdressers, sumisos, sissies....Lo que no es simbólico, lo único que es genuinamente real en todas esas historias, la pieza real indispensable entre tanta fantasía masculina, es esa mujer sexuada que goza sometiéndote y te acompaña en el camino del goce. Será por eso que nunca pero nunca conocí a una sádica quejándose que no hay hombres ?


 




miércoles, 14 de noviembre de 2012

Calendario de Ballet boots

 


   El calendario de este mes viene bien fetish. No soy usuaria de ballet boots pero quise incluirlas en mi página recordando a Pato22cd, fervorosa amante de lo fetish y la única persona que conocí usándolas. La mayoría de estas imponentes bellezas están en la página de Bootlovers, que recomiendo fervientemente.


Enero



Febrero



Marzo



Abril



Mayo



Junio



Julio


Agosto


Septiembre



Octubre



Noviembre



Diciembre

Las reconocieron? Por ahí están Lady Gaga y Naomí Campbell.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Kiss: la vida es inspiradora






  La noche ya empezó, buscás  diversión.
Crees que vas a encontrarla?
Mirate a vos mismo , sos el número uno
Necesitás que te lo recuerde?
No importa lo que hacés o decís
Olvidate de las cosas que dijiste
Podemos hacerlo de otra manera
Todos a rockanrolear.
Gritalo, gritalo bien fuerte.
(Shout it out loud)
  
 
   Despiertas cada día y ya la mañana te inspira. Si no te inspira la vida es que no estás viviendo una buena vida. Nos levantamos cada mañana y somos Kiss! Es una grandiosa manera de comenzar el día y vivimos vidas grandiosas no porque seamos famosos, exitosos, ricos. Vivimos vidas grandiosas porque vivimos de la forma en que elegimos vivir. No peleamos ni nos rebelamos contra nada, lo ignoramos. No tenemos que pelear contra la sociedad, vamos en nuestra propia dirección y en un rato vas a ver a mucha gente que piensa parecido a nosotros. La vida es inspiradora, si no lo es para alguien, entonces que cambie su vida.

Paul Stanley
   
   Criticados ferozmente por los eruditos del rock y por las feministas, Kiss irrumpió en los '70 levantando la bandera de un rock and roll sencillo, básico, sin alardes de virtuosismo, con letras plagadas de insinuaciones sexuales y catalogadas de machistas. Desde su imagen maquillada y con botas drag, en vez de transmitirnos el llanto y la angustia de un alma destrozada o algún mensaje encriptado en poesías oscuras, se dedicaron a contarnos aventuras de muchachos que gustan de las mujeres sensuales para gozar con ellas. En lugar de sumarse a causas reivindicadoras, armaron grandes espectáculos y escenarios pirotécnicos propios de un circo fiestero. No proclamaron mensajes antisistema, lo utilizaron hábilmente para montar una industria del merchandising que hasta incluye ataúdes con su logo, riéndose en la cara del mundo entero. Viven de la forma que eligen vivir. No se rebelan contra nada, lo ignoran. Son libres. Van en su propia dirección.
 
   Anoche estuve en el show que Kiss dió en Buenos Aires, con mi esposo y mis hijos. Una fiesta inolvidable, por la música, el show, el público. Fiesta arriba y abajo del escenario. Reconozco que desde chica me gustaba más Queen, me gustaba  más el pop y todo lo que fuera música disco. Todavía me sigue gustando. Pero si una noche querés joda en grande, poné Kiss. Es como ponerse tacos altos con plataformas y minifalda de cuero, sabés que nunca te falla. Pero lo que quiero en esta columna que escribí a las apuradas entre ayer y hoy, es recalcar las palabras de Paul Stanley de párrafos arriba y que me resultan muy sugestivas por su don de síntesis, por su sencillez, por la redonda sabiduría que encierran sus palabras.  
   
    La vida es inspiradora, si no lo es para alguien, entonces que cambie su vida.
   
   Hoy, con casi cuarenta años de carrera, Kiss todavía te golpea la puerta para sumarte al rock and roll de toda la noche y a la fiesta de cada día, invitándote a pasarla bien y a divertirte. Porque de eso se trata el rock  y de eso se trata también el sado. Pero basta hojear las páginas de cualquiera de nuestros foros para darse cuenta de que nuestro sado argentino e hispanoamericano parece ser un consultorio psicológico donde mucha gente viene a enjuagar las lágrimas de sus decisiones erradas, buscando un amo que los redima o un sumiso que los haga sentir importantes. Entonces, yo soy la Dómina que le hago mal al BDSM porque me dedico a divertirme sexualmente sin comprometerme afectivamente, sin valorar la actitud de entrega del sumiso, sin darle importancia ni respeto al collar, símbolo de nuestras relaciones. De este lado, respondo y respondemos que somos mujeres a las que nos gusta el sado y el BDSM, básicamente porque nos divierte. El resto no nos interesa. Queremos gozar. Shout it out loud, gritalo bien fuerte para que se entienda.

   Paul Stanley continúa:
   
   Todos los grandes discos que la gente amó y que salieron diez, veinte o treinta años atrás fueron analógicos, es decir, grabados en cinta. Estaban basados en la pasión y no en la perfección, porque para la perfección está la ciencia. The Beatles, Led Zeppelin, Elvis Presley, James Brown, el movimiento Motown... Esa música no era perfecta, había errores, pero le gustaba a todo el mundo porque transmitía pasión.
  
   Que tal si en la última frase, donde dice música, ponemos sado.  Como nos sonaría?
   
   Que tal si en lugar de buscar la perfecta aplicación de una técnica o una dominación basada en la perfección de las virtudes morales que aplicamos en nuestra conducta como amos o sumisos, nos dedicamos a transmitir las más calientes pasiones que anidan en nuestro interior?

   Me la imagino a una Wanda argentina, asintiendo con la cabeza, mientras se maquilla para ir a ver un show de Kiss y  ordenándole  a su Severin que la espere en casa y le guarde el abrigo de pieles, porque esta noche hace calor y ella quiere estar cerca del escenario. Y si le gusta algun fan con la cara pintada a lo Gene Simmons, ella seguramente llegará a casa tarde, muy tarde.

 
She wears her satins like a lady
She gets her way just like a child
You take her home and she says "Maybe, baby"
She takes you down and drives you wild
Everybody says she's lookin' good
And the lady knows it's understood
 (Strutter)

She looked good
She looked hotter than hell
All dressed in satins and lace
(Hotter than hell)

I said baby, baby, don't you hesitate
'Cause I just can't wait
Lady, won't you take me down at my knees
You can do what you please
Come on and love me
(Come on and love me)



Foto: gentileza del Kiss Army. Kiss en Buenos Aires

lunes, 5 de noviembre de 2012

El fetiche es una cuestión de amor

      

   Pocas personas en el mundo son capaces de hablar tan claramente sobre el fetichismo y sus cultores como Dian Hanson. Editora de revistas fetichistas y pornográficas durante más de veinte años y habiendo vivido (y también sobrevivido) a toda la movida sado neoyorquina de fines de los ’70, previa a la aparición del SIDA y a la moral reaganiana, Dian, a diferencia de muchos otros editores de pornografía, no se ha caracterizado por despreciar a sus lectores sino por intentar entenderlos, apreciarlos, valorar sus fantasías y establecer con ellos un correo de ida y vuelta con lo que ha logrado hacerse de una legión de fieles seguidores que le han abierto su corazón y sus más íntimos deseos. Nada resulta más tranquilizador y agradable para un hombre fetichista que un par de oídos femeninos que se interesen por sus fantasías en lugar de juzgarlas peyorativamente. Parece algo obvio, pero resulta que no lo es tanto. El fetichista fue, es y será un tipo generalmente despreciado, tanto por los vainillas como por los ortodoxos cultores del BDSM. Para ambos, no es más que un pajero
   
   Recordaba a Dian el otro día cuando leía en High Heels Place a un forista varón que comentaba, un poco enojado, acerca del porqué la palabra fetish parece estar invariablemente dirigida a un hombre. El hecho de que las mujeres por lo general no desarrollen una sexualidad de tipo fetichista, en vista de Hanson, es el resultado del intenso escrutinio cultural al que se ven sometidos los hombres. Hanson sostiene que los fetiches suelen comenzar cuando un niño se siente atraído por algo brillante, suave o colorido (raso, seda, lentejuelas, pieles) pero que es percibido por los adultos como femenino. Entonces, es alejado de ello, a menudo con severidad. Las niñas no suelen experimentar estas experiencias de mutilación. Pero en el niño, la fijación en ese objeto puede no desaparecer sino que se expresará años después en el ámbito del fetichismo. Los fetiches se inician, de acuerdo a esta teoría, cuando un niño, ansioso y experimentando, entiende que si expresa ese deseo, rompe las reglas establecidas y corre riesgo de perder el amor de sus padres. El fetiche, según Hanson, tiene mucho que ver con la búsqueda del amor.
   
   Si el BDSM  puede ser definido como un conjunto de respuestas emocionales, el estímulo que el fetichista necesita para desencadenar dicha respuesta es una experiencia sensorial, sensual, sensitiva. A diferencia del sumiso convencional (generalmente de sexo femenino) que llega en busca de un dominante para descargarle cual mochila de adoquines su entrega sumisa que no es otra cosa que la necesidad de que alguien se haga cargo de su sexualidad y también de su vida, el sumiso fetichista sólo se somete si percibe en una Dómina un estímulo que él registra como sensual. Sólo necesita el estímulo correcto, esta vez sin mutilaciones. El problema general es que las mujeres que se dicen dominantes rara vez entienden esta situación y pretenden, con su típica e ignorante soberbia, que su poder estará establecido el día en que consigan resetear la mente del sumiso para poder escribir allí lo que ellas quieren. En lugar de comprender la realidad de un hombre que quizás tiene mucho para dar, prefieren contruir mitos sobre el deber ser. Por supuesto que en estos casos el fracaso está a la vuelta de la esquina. No debe haber cosa más irreductible en la psiquis de una persona que una fantasía sexual acariciada durante años de masturbaciones.

   Ellos no son más que pajeros. Punto final a la cuestión.

   Un sumiso fetichista suele ser un hombre que se ha atrevido a desafiarse a sí mismo y a asumirse. Hace poco, en otra columna, escribí sobre los "masturbadores indómitos que conservan la inocente perversidad del deseo sexual puro y virgen. De la relación estímulo–respuesta que no está contaminada con ningún condicionamiento social, comunitario ni ético". Me refiero justamente a esta clase de hombres, que llegan hasta nosotras con un largo historial de masturbaciones, deseos y fantasías que entendidas y asimiladas en un marco de respeto mutuo, pueden abrir un mundo de juegos sexuales de riquísima variedad.

   Vuelvo a Dian Hanson: El fetiche tiene mucho que ver con la búsqueda del amor. Cuando me lamen las botas que yo elegí primorosamente para seducirlos, yo los amo y ellos me están dando amor. No el amor cursi que a lo mejor las mujeres esperamos, incluidas las chicas bedesemeras que sueñan con el collar, la cartita y las esposas de peluche. Es un amor diferente, hablado en un lenguaje diferente, pero que las mujeres podemos entender fácilmente si nos lo proponemos. Convendría que las mujeres les prestemos más atención a estos tímidos galanes en potencia. A lo mejor te llevás una sorpresa...te lo dice una que vive sorprendida de las muestras de amor incondicional y romántico que recibe por parte de tantos pajeros.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...