miércoles, 26 de diciembre de 2012

Femdom estilo Disney






Dedicada a Flordelis, mi Tinkerbell, por su audacia, picardía y sensual belleza.

   Desde el siglo pasado y no por casualidad, las historias infantiles con protagonistas mujeres relatan los injustos sufrimientos de bellas pero asexuadas princesas encarceladas en castillos con madrastras, palacios con príncipes distraídos o calabozos con brujas sádicas. Esas historias llevadas a la pantalla por Disney, fueron taquilleras como pocas: ahí están todavía presentes con total vigencia Blancanieves, Cenicienta y Aurora. Pero ya a comienzos  de los años noventa fue primero Bella y luego Jasmine las que quebraron con esos cánones de princesas, siguiendo luego con Mulan ,Tiana,  RapunzelMerida.

   Pero quiero concentrarme en Jasmine, mi favorita, una de las que no es redimida por ningún príncipe al final de la película.  No sólo eso: es esta audaz princesa árabe, que tiene un tigre por mascota, la que sale por sí misma a forjar su propio destino, rechazando las imposiciones sociales que el sultanato pretende imponerle. Y no conforme aún con esa revolución, es ella quien redime a un simple pero valiente chico de la calle y lo convierte en príncipe de Akraba.

   Ninguna madrastra, cuñada, hermanastra, mal candidato o bruja envidiosa obliga a Jasmine a permanecer oculta, sometida o prisionera de algún encanto. Ella, por el contrario, es libre y, por su propia decisión, rechaza las lisonjas, afirma su propia voluntad, utiliza sabiamente sus encantos y transforma a un muchacho, que no tiene más recursos que su valor e ingenio, en el héroe que arriesgará su vida por ella. Ella domina la acción, de principio a fin. Aladdin en cambio, por momentos parece enloquecer, se atonta, va y viene cuestionándose hasta finalmente entregarse porque a lo largo de la historia ella va dejando de ser su conquista o su fantasía para ser la llave del cofre de su felicidad.

   Para Aladdin, el poder que le otorga el genio al transformarlo en príncipe deja de ser un objetivo de supervivencia para mutar en deseo amoroso. Pero ninguno de los deseos que Aladdin podría reclamar del genio le resultarían útiles para alcanzar la felicidad. El genio es quien tiene los poderes pero en el fondo, no deja de ser esclavo de un Amo que no puede utilizarlo como querría porque, en realidad, lo único que desea ese Amo es dejar de serlo para así  entregarse a la mujer amada. No vas a ganar el  corazón de tu Ama con recursos banales ni con poderes. No existe magia de genio ni orden de sultán  que pueda torcer las decisiones de Jasmine. Ella hace sus propias elecciones mientras que las otras princesas, ancladas en la Europa de siglos pasados, esperan pasivamente su validación a través de un  enlace redentor.

   Los finales felices de las historias de princesas son en realidad parciales, nunca sabemos que ocurrió después de las bodas. No sabemos si las princesas habrán sido felices al lado de sus príncipes redentores, modelando vestidos de fantasía o retratándose con sus flamantes bebés. Pero sí me consta que cuando se combinan una mujer libre y sexuada y un hombre enamorado, la buena onda se expande a su alrededor cual erótico Big-Bang. Por eso estoy segura es que Jasmine y Aladdin, ademas de ser felices por siempre, habrán velado eternamente por el bien de los habitantes de Akraba.





Bettie odalisca al estilo Jazmín





miércoles, 19 de diciembre de 2012

La doble vida del BDSM es sólo una


   Madrugada. Emerjo del pantano. El corsette que había estrenado esa noche ya está impregnado de una mezcla de mi perfume nocturno favorito, Delicious Night de Donna Karan New York más transpiraciones feromónicas. Las botas están brillosas de tanto lustre impúdico. Rimmel corrido, medias almizcladas y rotas, lencería empapada, cabellera enredada,  la gargantilla de cuero aun conserva rastros de semen, un guante busca su par en otro bolsillo del clutch. Me espera una ducha bendita.
   
   Mientras cae la lluvia artificial sobre Mi piel que parece mutar, siento que el vapor arrastra parte del goce sexual, el banquete de mi noche de vampiresa junto a mis cachorros carnívoros. Sonrío, lagrimeo, hablo sola, imito las voces y los tonos de voz que he escuchado, tarareo el estribillo más bizarro y pegadizo que me tocó sufrir para no salir del trance, rujo, suspiro, respiro con mis pulmones y rujo otra vez.
   
   He vivido el pantano nocturno a fondo. Si fuera norteamericana, mi noche sería en el Bayou del Mississippi, en Nueva Orleans.
   
   Salgo del baño, huelo a shampoo y jabón. Mudo de piel y me envuelvo en una bata. Veo a uno de mis hijos dormir, agrego agua al plato de las  mascotas. Bebo el agua tónica que está helada. Suspiro de paz al notar que la vianda que había preparado ha sido consumida. Acomodo los perfumes del toilette. Apago las luces del jardín. Verifico que haya pan para el desayuno. Me acuesto descalza en el lecho que mi fiel escudero ya había preparado con esmero, previo a mi correría nocturna. Al dormir, mi proceso vital se reduce al mínimo y al despertar, verifico que mi mutación ha sido completa.

   Soy ama de casa de una familia numerosa. Vivo en una casona con mis hijos y con perros y gatos recuperados de la calle. Soy la que hace las compras y vive el pulso de la inflación. Asisto a eventos comunes, fiestas de colegios, reuniones de padres, organización de las giras del club de hockey. Acompaño a mis familiares a las consultas médicas. Tengo mil cosas en la cabeza. Sé que ropa está planchada y cual no. Controlo las diferentes variables domésticas. Soy casi eficiente en todo lo que hago, cosas de muy diferentes rubros. Respiro el perfume de mi jardín, de los aromas que  cocino, de la piel al abrazar a los que amo. Cocino variado, puedo reparar una estufa, plantar tomatinos, andar en bici, darle una lección a un adolescente, hacer un cheque, coordinar un evento infantil, conectar un DVD player y lavar los almohadones.

   Cada día que comienza en Mi historia cotidiana es distinto. La disfruto. La padezco. La conservo. La cambio. La busco. Me encuentra. Domino. Despliego un toque más de femineidad entre mis congéneres. Coqueteo siempre porque siempre encuentro un adulto macho que me mira con algún diablillo en su intención. Piropeo a las hembras y les gusta. Parece que tienen una intuición que me saben sensual. Pero soy impiadosa con las boludas. Si, lo admito, no me banco la boludez, la falta de autoestima, la represión mental ni el llanto perdedor en seres ováricos.
   
   Tengo alegrías, disgustos, rituales y realizaciones en ambos hábitats. Los valores son los mismos. Los amigos son distintos pero las amistades que cultivo tienen la misma intensidad.
  
   Con la misma lapicera que escribo una autorización para que mi hijo asista a una excursión, escribo los borradores de este blog. La lógica, la letra y la pasión son las mismas. En ambos sitios, me muevo con toda comodidad y habilidad. Aprendo. Observo. Aventuro. Hago lo que sé hacer. Me arriesgo sin arriesgar  a los demás, yo asumo los riesgos. Así como mis pulmones respiran amor, mis branquias también. Soy poderosa y vulnerable. Y soy feliz. Soy fea hasta la belleza. Soy mala hasta la solidaridad. Y caminando por las dos vidas salto charcos cuando me aburro, me sacio, me maltratan, me río, me canso, me abusan, me mienten. Salto el charco y otra vez la metamorfosis.

   El secreto vital de mi vida anfibia es ser independiente. No dejarme llevar ni por la comunidad terrestre ni por la del pantano. Sé que ambas tienen reglas y protocolos. Yo no los obedezco. No pienso desatarme de este lado para entregarme, mansita, a que me aten allá. Sé que mi libertad me exige, en ambos territorios, un comportamiento responsable que es el que me da acceso a una real libertad de acción, palabra y omisión.

   Hoy a la noche puedo asistir a una fiesta sado. O a un boliche swinger. O a una partuza en casa de una amiga. Cambio el pulso. Mi conciencia no se modifica pero hay un switch de mimetización con la Señora del Bayou. Dentro de un rato el carnaval, el Mardi Gras Sado comienza y me veo rodeada de culebras, batracios, peces babosos, cocodrilos, renacuajos, luciérnagas. Todos, todos los colores, los aromas, todos los seres  pantanosos y paganos que recorren un hábitat sexual que requiere de un alto grado de adaptación para sobrevivir.

   No soy una vainilla que se camufla en el pantano pero tampoco soy un reptil camuflado en la ciudad. Porque también soy vainilla. Ese hábitat también me alberga y en él me adapto perfectamente. Mi vocación anfibia me permite esa adaptación, ese entrar y salir acá y allá con total naturalidad y espontaneidad y vivir adaptada  en dos terrenos que son, a priori, de pulso incompatible. En lo cotidiano soy protectora, refugio y contención. En el Bayou soy avasallante, vampiresa y corazonada. Mi esencia es la misma, soy siempre Dominante porque soy en esta única vida, la misma persona  con el mismo temperamento.

   No creo en un  equilibrio entre un lado oscuro y  lado luminoso. No hay en mí una doble vida. Vivo y me adapto a dos nichos ecológicos diferentes. Me ubico en cada espacio, en cada tiempo y vivo ese espacio y ese tiempo intensamente. 

   Porque yo soy Una.


Poison Ivy

domingo, 16 de diciembre de 2012

Madonna y Marilyn

 

  Todavía con el pulso acelerado por haber presenciado los shows de Madonna del jueves y sábado pasados (13 y 15 de diciembre), quiero desempolvar esta columna que la periodista Cecilia Absatz publicó el domingo 10 de agosto del 2008 en la revista dominical de La Nación.


Auge de la rubia tonta

   La televisión argentina está desarrollando un nuevo producto que es todo un éxito: la tonta. Una cantidad de jóvenes muy bonitas y exuberantes, no conformes con mostrar sus talentos físicos, comienzan a especializarse en un estilo que a muchos mueve a risa por su, digamos, candor. En algunos casos se trata de una demostración pública de ignorancia acerca de cualquier cosa. Por ejemplo, si se le pregunta cuál es la capital de Alemania, tal vez conteste: Suiza. También se manifiesta como una exhibición de gestos ñoños y mohínes decimonónicos que resultan paradójicos en cuerpos tan voluptuosos. Abundan las risitas sin motivo aparente y las profesiones sumamente liberales, como componer versos o hacer crítica de cine.

   La tonta es un éxito. Por qué, si no, van a ir a preguntarle precisamente a ella cuál es la capital de Alemania o cómo se llama el ministro de Economía. Es bastante probable que no sea la única entre los presentes en ignorar las respuestas, pero ningún otro sonaría tan gracioso como ella. La que hace crítica de cine afirma con una sonrisa apenas sonrojada que casi no ve películas. Y no faltan las que se animan a hacer parodias de otras a las que consideran más tontas que ellas. El producto es perfecto, una muchacha bonita que además hace reír cada vez que abre la boca.

   La televisión no necesita mayores pretextos para mostrar muchachas bonitas, pero con el correr de los tiempos va cambiando la naturaleza del discurso. Hoy, el texto libidinoso está decididamente pasado de moda: la risa es más eficaz.

   Dicen los biógrafos que Marilyn Monroe padeció en sus tiempos la categoría de rubia tonta como un estigma; según ella, nadie podía ver al ser sensible, talentoso y a su manera indefenso que se escondía más allá de su escandalosa belleza y bestial sensualidad. Por eso, sugieren, tomaba clases en el Actor´s Studio y se casó con un dramaturgo célebre: trató con todas sus fuerzas de sacarse el mote de encima.

   Ahora las cosas han cambiado. Lejos de torturarse y hacer matrimonios inesperados, las niñas parecen haber tomado las riendas de sus vidas y cultivan sus talentos con envidiable pericia. Ya ni siquiera necesitan ser rubias. Sus carreras prosperan, publican libros, son agasajadas en los medios y no paran de reír. El público, a su vez, también está encantado con este nuevo entretenimiento: siempre es bueno que quede claro que el tonto es el otro. Este parece ser uno de esos negocios en los que todo el mundo sale ganando. Por momentos podríamos llegar a pensar que tal vez, sólo tal vez, las niñas no sean tan tontas.

   Acostumbrada a escandalizar de todas las maneras posibles, Madonna le puso los pelos de punta a todo el movimiento feminista cuando, en un videoclip de alto voltaje, se ató al cuello una correa de perro y se arrastró en cuatro patas como un ícono de la denigración, la mujer perdida por el deseo o sometida por la fuerza. Muchas de sus propuestas fueron así, altamente perturbadoras. Pero con este detalle: ella misma produce los videos, es el objeto de deseo, la imagen del infierno y la dueña del negocio. Todavía no nació una feminista capaz de retrucar una demostración como esa del lugar de poder que una mujer puede ocupar hoy, y por sí misma.

   El caso de Madonna va a requerir tantas biografías como Marilyn Monroe, pero por motivos muy diferentes. Hay maneras nuevas de jugar y hacer transacciones que tal vez no todos comprendemos, y eso que nos creemos muy vivos.

Cecilia Absatz.


Esta foto ilustra un poster que compré a la salida del segundo show en Buenos Aires



Fuente
http://www.lanacion.com.ar/1036803-auge-de-la-rubia-tonta

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Fotografiando a Miss Louise Veronica Ciccone

   Los aires de Buenos Aires se respiran  más glamorosos esta semana. Madonna está en Argentina y mañana dará su primer show. No estoy segura de disfrutarlo como lo hice en el Hard Candy del 2008   (las nuevas canciones no me convencen) pero no puedo dejar de pensar...es Madonna!!!. Resulta tan difícil sintetizar en pocos párrafos lo fascinante que ha sido para mí seguirla durante décadas con sus canciones y sus videos, siempre en la cresta de la ola, siempre marcando tendencias, siempre imponiendo estilos, siempre provocando..siempre Femdom!!!

   Quiero dedicarle el calendario de este mes pensando en Ella pero también en aquellos fotógrafos que la inmortalizaron detrás de una lente a lo largo de su fantástica carrera. Desde  Holiday a Gimme all your luvin'... doce artistas de la cámara seleccionados para una única Musa inspiradora, sádica, sensual y femenina.


Enero.  BERT STERN.



Febrero.  FRANCESCO SCAVULLO



Marzo.  HERB RITTS



Abril.  JEAN BAPTISTE MONDINO



Mayo.  PATRICK  DEMARCELIER


Junio.  HELMUT NEWTON



Julio. MERT ALAS & MARCUS PIGOTT






Agosto.  GILLES BENSIMON



Septiembre.  STEVEN KLEIN


Octubre.  STEVEN MEISEL



Noviembre. TOM MUNRO





Diciembre.  KEVIN MAZUR

lunes, 10 de diciembre de 2012

Dominantes, no hay dominios

    El título de esta columna parafrasea los célebres versos de  Antonio Machado porque tengo la intención de explayarme sobre  una recurrente situación en la que me veo envuelta en mi vida como practicante del sado, que en mi estilo, es sensual y femenino.

   Alguna vez dije que mi sumiso marido y yo viajamos por el BDSM sin un rumbo fijo, por el mero hecho de disfrutar la sensaciones del paisaje. Nunca tengo brújula pues aunque quisiera tenerla, no hay muchos nortes hacia donde dirigirse en este mundo de flageladoras de fantasías y servidoras de masoquistas que siguen mandatos dictados por otros. Cuando empiezo una aventura, sólo me impulso a arrancar plantándome firme en un punto y desde esa seguridad casi absoluta, intentar despegar con rumbo desconocido, a ver que puedo encontrar en la próxima curva. Una imagen en alguna página de Internet, un amigo lector que me sugiere algo, un espejo difuso, un armario esperando, el anzuelo prometedor de un piropeador, un llamado inédito, una lectura en revistas fetish, un comentario en este espacio...el llamado puede llegar desde cualquier lado. Sólo se necesita sensibilidad y oídos atentos.

   Casi nunca me tocó marchar por un camino asfaltado bordeado de florcitas. Para caminar y dominar en territorios desconocidos, tengo que estar preparada para el rechazo, la no aceptación  y la crítica, con la esperanza de encontrar el goce y el deleite de poder acceder en algún punto del viaje a un alma sumisa, valiente y sincera. La química extraña y sutil que nace de la fusión de ambos, en esos instantes, es inesperada, impredecible y torna sumamente entretenida la aventura. El camino tiene el perfume de lo cinematográfico, con los recursos del shock, la sorpresa y la emoción. Lo inesperado (y también lo peligroso) acecha y por ende, mantiene esa tensión sexual siempre al límite, alimentada por mis argucias seductoras de mujer dominante y el grado de excitación fetichista que consigo despertar en la sumisa o el sumiso. Si hablamos de hombres, conozco su demanda insaciable de mujeres altamente sexuadas, de bombones asesinos, de Mesalinas depravadas. Así me desean ellos y así me encuentran. Como dijo una vez mi amiga Ama Eva,  a mí me excita excitar

   Ser una dominante en un dominio nuevo y desconocido me pone a prueba en fortalezas y debilidades. Lejos de la comodidad y la seguridad del dominio hogareño, el nuevo territorio te exige ser hierro y carne, dureza y dulzura. No llego con hambre pero sí con apetito. Apetito de loba, de vampiresa, relamiéndome ante la idea de saciarme sádicamente con el cuerpo y la mente de mi presa. Así es como me siento libre de toda atadura,  dómina por carácter y puta por plena convicción. 

   Mi deseo, relacionado totalmente a mis orgasmos, está relacionado totalmente conmigo misma, es mío. Yo lo provoco, yo lo busco y cuando lo encuentro, yo soy la única responsable. Los hombres y las mujeres que me rodean encienden la pasión, ponen sus ganas y su deseo en las experiencias que esperan vivir conmigo pero sé que sólo yo controlo el timón sobre mis actos. Cada nuevo dominio que colonizo (una sumisa, un gang bang, un foro, un corazón, un pensamiento) es una promesa de un paraíso sado, sensual y femenino al que imagino como un manantial de placeres renovados y, lo más importante, que desconoce las reglas artificiales de un BDSM legislado por lejanos individuos de nicks apócrifos. Cada nuevo dominio es para mí como una virgen, que va a ser tocada por primera vez. 

   La  mujer dominante  que escribe estas páginas es una sadonauta que se aburriría anclada a un único dominio y que por esa razón, prefiere hacer dominio al andar. Y por ahí  voy, a ver con qué me encuentro.





martes, 4 de diciembre de 2012

Tyson McAdoo

   Tyson Mc Adoo es un moderno dibujante de pin ups nacido en 1978 en Atlanta, Georgia. Alguna vez fue definido como el artista que mejor fue capaz de reflejar la ama de casa de los 50, la bomba sexy de los 60, la femme fatale de los 70 y la moderna pin up. Me fascinan sus ladies llevando esas plataformas enormes, los tacos más altos y cierta imagen aniñada de muñeca de Cartoon Network, hermosamente fetichista y juguetona a la vez.


    
1


2

3

4

5

6

7

8

10

11



http://tysonmcadoo.bigcartel.com/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...