miércoles, 31 de julio de 2013

Ser o no ser Dómina

   




     En el mes de mayo pasado, publiqué  una columna de Cristina Pérez a la que titulé Femdom written by Shakespeare. La autora presentaba de una manera inteligente y original a algunos personajes femeninos de obras de Shakespeare dotadas de caracteres masculinos en lo que respecta al uso erótico del poder.  Las reminiscencias sobre el Bardo no terminaron para mí con esa columna; como suele pasar con los temas profundos, algo me quedó rondando y dando vueltas. Y hace unos días recordé un viejo debate en Círculo BDSM y seguramente común a otros sitios en donde se suele sostener que los roles (dominante y sumiso) son sólo posturas relativas que permiten acceder a experiencias sexuales gratificantes entre dos o más personas. Es decir, yo no soy en realidad dominante sino que domino a un sumiso en base a un poder que el sumiso me ha concedido, poder que me fue asignado de una forma clara y deliberada y que puede ser libremente retirado o modificado.

   En términos estrictos, esta tesis es irrefutable. Recuerdo una frase de ATENEA No existen los sumisos, existen los sumisos de sus Amas  y otra de mi dominado marido en un debate, cuando dijo que si nos ponemos serios, nadie es amo de nadie y que el proclamar que una persona es amo de otra nos pone en una situación semidelictiva. Nadie puede obligar a nadie a someterse. Entrar al sado en el siglo XXI es entrar a un terreno de suspensión temporaria de la realidad. Toda la parafernalia del amo y el esclavo no es más que fantasía y juego, aún en las versiones más extremas.

   De acuerdo a esta concepción, el rol es algo así como un prende y apaga que se pone en marcha cuando los integrantes de la pareja se ponen de acuerdo en ejercerlos. El concepto de sesión nace a partir de esta idea y es el ámbito perfecto para el desarrollo de la relación encuadrada bajo estos parámetros de consenso. Nos ponemos de acuerdo en que dos o tres veces por semana nos encontraremos en un hotel o en tu departamento aprovechando tu soltería o cuando mando a los chicos con los abuelos. Entonces sí, yo seré tu flageladora fetish y vos mi esclavo y cuando terminemos, guardamos todo, nos despedimos y hasta la próxima. Nos encontramos como amigos o charlamos por chat o intentamos mantener la relación viva fuera de la sesión mediante tareas concretas que te encargo o conexiones vía Internet.

   Sostener que no existen las personas dominantes por sí mismas sin que exista al mismo tiempo el contra–rol correspondiente que le dé sustento, asegura para muchos practicantes de BDSM el goce de una vida sexual rica, variada y divertida sin dejar de tener los pies sobre la tierra. Creer que una persona tiene poder sobre otra puede generar graves distorsiones de la realidad y afectar seriamente la salud y hasta la vida quienes deciden someterse. O minimizando la cuestión, generar carcajadas como las que provocó una vez un supuesto dominante cuando sostuvo en un foro que él era dominante hasta cuando estoy durmiendo. Y lo decía muy en serio. Bromas y payasadas al margen; lo que hoy quiero discutir es la existencia de un poder erótico real, de un carácter dominante que algunas mujeres poseemos y ejercemos con el único fin de satisfacer nuestros deseos, un poder que es independiente de la existencia de sumisos declarados como tales. Entonces desde esa posición es que nos planteamos, al estilo shakespeariano, ser o no ser Ama? Soy  dominante o simplemente hago de dominante cuando se dan ciertas condiciones controladas?

   Yo sostengo que muchas mujeres llevamos junto con la cartera con la que salimos, un aura de seducción sexual a partir del cual irradiamos poder sobre aquellos que nos rodean. No es un poder explícito,  no es la capacidad de mandar sobre otros, no es una jefatura. Es un poder sutil y erótico, típicamente femenino que no es detectable por todos pero resulta un descubrimiento fascinante para aquel que tiene los sentidos predispuestos para sentirlo y gozar cayendo bajo su influjo. Ese poder existe y es propio, natural, genuino. No depende de la existencia de un complementario para ponerse en evidencia. Somos mujeres dominantes que no ejercemos un rol. Simplemente dominamos. No nos planteamos el cómo y el porqué de lo que hacemos, somos así y así vamos por la vida. No hacemos de Amas para divertirnos en una fiesta (bien podríamos hacerlo) o para conseguir la atención masculina que se nos niega por otras vías mediante el uso de algún atuendo fetish o el manejo de técnicas S/M como azotar o atar. Nosotras Somos Dominatrices porque somos sádicas en el concepto real y profundo del término sadismo, aquel que pone la satisfacción de los sentidos y la obtención de placeres por encima de cualquier norma. No jugamos a la dominación, la dominación es parte de una personalidad femenina que nos permite ejercer un poder real sobre nuestro entorno.

   Ir de Ama a una fiesta del ambiente BDSM puede ser una moda que garantice cierto éxito. Pero la cuestión definitiva, shakesperiana, como en Hamlet, sigue siendo To be o not to be. Esa es la cuestión que plantea la existencia o la no existencia de una especie femenina tan exótica como atrevida, tan sexual como insultante. Una Dómina. Sólo los inexpertos o los muy necesitados de encontrar mujeres que les cumplan gratis sus fantasías de sumisión podrán confundir a una Dómina con todas aquellas otras que juegan a ser lo que nunca serán. 



martes, 23 de julio de 2013

24 / 7 sado y vainilla


Mistress Roxy by Blue Velvet. Sandalias: Ricky Sarkany. 


   Lunes. Estamos en el dìa uno de los siete. Las actividades de la rutina familiar son voraces y no admiten dilaciones. Al sonar el despertador, seteado por mí la noche anterior, doy la voz de arriba o de permiso para una dormidita de 40 minutos más después de que el ómnibus escolar haya pasado a buscar a los niños. En éste y en los restantes seis días, él y yo nos buscaremos en un intenso y plantígrado abrazo y yo sé que recibiré algún comentario irónico del tipo Señora, que me hizo Ud. anoche que no entendí? o Voy a quejarme en algún foro de como estoy siendo abusado porque nunca hay consenso en esta casa. Mis respuestas serán del tipo Sacá a pasear al perro o Levantate que tenés que ir a trabajar para pagar mis gastos, y así, con mucho erotismo y buen humor, recorriendo nuestros canales de comunicación es que apostamos a romper la rutina. Los contratiempos, conflictos, accidentes, necesidades, imprevistos y desbarajustes varios en la organización doméstica están latiendo durante los siete días, pero desde el primer momento, mi dominio contempla todas las facetas de nada menos que la propia vida misma. Yo decido hacia donde y él empuja en esa dirección. El siempre está preparando el escenario de una casa cómoda y agradable. Yo hago de nuestra vida doméstica una puesta en escena para viajar hacia las ficciones que me agradan.
   
   El siempre sale vestido de la misma manera. Yo nunca luzco con el mismo atuendo. A pesar de lo cotidiano, mi look tiene auténticos y sabrosos toques eróticos, con detalles que demuestran seguridad en la acción. Predominan los tonos fuertes y los extremos; blanco o negro. Hagamos lo que hagamos, ambos sabemos que vamos a estar conectados en el pensamiento. El sabe que casi todo lo que haré o evitaré hacer hoy va a ser para el bien del hogar y en especial para el futuro.  Y Yo sé que casi todo lo que él haga o evite hacer va a ser para Mí y en especial, por lo que Yo soy desde el día en que me conoció.
   
   Para que el Femdom sexual no sufra desajustes, lo vainilla debe ser cuidadosamente sistematizado. El trabajo, las tareas domésticas, la gestión financiera, la educación de los hijos, la crianza de diversas mascotas, la recreación al aire libre, la lectura placentera, las prácticas deportivas, las salidas nocturnas, las acciones en emergencias médicas. Es decir, casi todo menos la función Femdom, cuyas acciones están por fuera de la rutina, son constantes pero no iguales, no planeadas, no con demasiadas expectativas. Eso las hace divertidas. Tienen tinte aventurero. Son intensas pues involucran muchas veces a otras personas y otros ámbitos. Distinto, siempre es distinto. El Femdom es un camino, ese Tao interminable de emociones, y se hace imposible el adivinar lo que vendrá. Somos sadonautas. Conozco gentes a cada paso en mis desplazamientos tan cambiantes pero yo sé que él siempre permanecerá donde yo lo necesite. 
            |          
    El camino que recorremos tiene banquinas, no es cualquier sendero poceado. Hemos aprendido a filtrar adecuadamente el peso de la sociedad, el afuera. Somos una pareja que no sigue el humor de la testosterona del macho o la histeria de la hembra. Cuando discutimos, no nos queda nada en el tintero, no hay eufemismos, pero nuestras discusiones pasan por la intensidad de los procederes en la solución de algùn problema concretísimo y la perfecciòn de la calidad de vida. No hay insinuaciones de desencantos sexuales latiendo en cada frase.  Las hormonas no nos marcan la agenda de las discusiones. Por eso él no necesitará engatusarme con palabrillas cursis o ilusiones de castillos en el aire.
   
   Los que nos conocen saben que esta es la verdad de nuestro original 24/7. Y los que no nos conocen y leen estas páginas, quizás por primera vez, sepan que ésta es la realidad de un 24/7 sincero y existencial. Habrá otros, pero éste es el nuestro. Yo no necesito un hombre que me de permiso para ir a jugar ni busco un segundo padre. Lo que necesito es un hombre a mi lado que me sirva de pista para poder desplegar mis alas y un padre ejemplar para mis hijos, no para mí. Ni deseo tampoco que él me entregue su espalda para que lo flagele en una sesión Femdom tradicional porque sé que soy yo la que necesito su respaldo cuando soy flagelada por una realidad cruel y despiadada. Y así, al día siguiente, seguiremos teniendo la mejor sesión que no es otra cosa que la vida misma, esa que transcurre las veinticuatro horas de los siete días de la semana.

jueves, 18 de julio de 2013

Ficciones, cuentos y mentiras



No es sincera pero te gusta oirla
Un poco de amor francés. Patricio Rey.


   Hace unos meses, leí un comentario de Mario Vargas Llosa sobre Madame Bovary, la gran novela de Gustave Flaubert.  Durante una conferencia que brindó en Cartagena de Indias, Vargas Llosa describió así al personaje de Emma Bovary Ella quiere que la vida sea pasiones extraordinarias que hacen vivir grandes aventuras, que la vida sea el placer de la elegancia, del derroche, de la sensualidad; el placer del exceso sentimental, de la pasión, y eso es lo que quiere materializar con las cosas que hace. ¿Y qué encuentra a su alrededor? Mediocres, pobres diablos incapaces de vivir a la altura de la sensibilidad, de la imaginación educada en ella por la ficción. Ése es el maravilloso simbolismo de Madame Bovary. Es lo que hace que Madame Bovary no sea una novelita realista, sino una novela que expresa un elemento fundamental de la condición humana: la incapacidad de nosotros, seres humanos, de aceptar la realidad tal como es, la necesidad tan profunda de vivir de otra manera, de no tener esa única vida que tenemos, que es por lo que leemos novelas, por lo que leemos ficciones. Y a lo largo de la historia ha habido gentes como el Quijote, como Madame Bovary, que han querido hacer realidad de la ficción."
   
   En nuestras paganas celebraciones Femdom, nosotras también transformamos ficciones en realidades porque necesitamos de una ficción para disfrutar de una sexualidad más plena. No soy mentirosa, voy de frente con mis verdades pero no por eso dejo de ser mujer. En tren de confesiones, reconozco que en mi vida sexual hago muchas veces uso y abuso de las ficciones (o directamente las llamaré mentiras) para lograr mis fines. Quienes participan, lo adivinan y saben que es parte del encanto. Mucho de mi emocionalidad también se basa en saber escuchar. Escuchar, al igual que dominar,  es un arte. Y a partir de la escucha, nace el otro arte, el del saber desarrollar una narración, una ficción, que embelese al oyente. Algo que las mujeres dominamos muy bien ya desde los tiempos de Sherazade.
  
   El tan conocido Pegame y decime Marta es un deseo elevado a la calidad de mentira. Una invitación al amor falaz. El es muy hombrecito pero arma un equipo conmigo para jugar a un jueguito desigual, cargado de ficciones. Le pego fuerte pero sé que no le duele. Lo llamo con nombre de mujer y él es varón. Le digo que nunca gocé tanto y que será mío por toda la eternidad pero apenas lo conozco. El promete poner el mundo a mis pies pero a lo mejor ni siquiera tiene un buen empleo. Y así vamos juntos hacia gloriosos orgasmos.
  
   La liturgia de la celebración Femdom suele extraviarme en las fantasías más profundas; lo que provoca que muchas veces me vea arrastrada en la superficie por realidades banales y  superfluas porque en esa sabia combinación de superficies y profundidades  es que yo encuentro la diversión. La falsedad y la injuria (el noble arte de la injuria, según niní-sobrelafalda) por un lado y las ganas de ser humillado por el otro pueden llegar a conformar un combo de lujuria invencible si la Dómina sabe administrarlos. Un juguete más pero muy sofisticado y de mecanismos muy sensibles. Yo a veces hago gozar diciendo crueldades, otras simplemente siguiendo la corriente de las mentiras y en muchas más soy yo la que goza cuando les pongo el cuerpo para protagonizarlas.
  
   Ser una sacerdotisa pagana investida con los hábitos del Marqués implica la decisión de hacerse cargo de las expectativas generadas y entrar en el confesionario de un templo pagano en donde los altares reverencian a divinidades bautizadas con los nombres de  Wanda, Safo, Bettie y Marilyn. En esas ceremonias íntimas aprendemos a escuchar confesiones, testimonios e historias de variada índole. Muchas me aburren pero muchas me interesan y de todas he aprendido. Muchas son verdades pero muchas son sólo fantasías. Ese acto testimonial es un estorbo innecesario para la mayoría de las mujeres (a veces para míِ también lo es) pero siento que debo aceptarlo como una expresión de la confianza que un alma sincera puso en Mí. Conozco las causas; ellos saben que eligen a alguien que tiene un tiempo muy reducido para los clásicos verseros falocéntricos pero oídos atentos para un ser inteligente, sensible y dispuesto a las emociones. Los que me gustan, no eligen a cualquiera para escuchar y ser escuchados, eligen a alguien que además tiene el culo abundante y rico, una boca maquillada e invitadora y una historia sexual lo suficientemente conocida como para que los corazones se abran solos.  
   
   Si tenés ganas, abrime el tuyo en estás páginas de blog.

martes, 9 de julio de 2013

10 Sensuales y Femeninas. Fetish on the groove

   
Madonna en Human Nature


   Esta edición de mis Diez Sensuales y Femeninas viene dedicada a la música pop. Desde los años setenta y ochenta, los videoclips de las cantantes pop son una referencia inevitable al hablar de moda y fetiches. Con esa idea en la mente, seleccioné diez videos fetish de mis chicas favoritas para compartirlos con ustedes. Verlos todos juntos lleva casi una hora pero vale la pena ir degustándolos lentamente. Por estos meses de invierno, dejamos un pocos de lado a las diosas de la pantalla grande y salimos a bailar a la pista más sensual con los tacos más altos, los guantes largos y nuestras mejores galas fetish.  


Puesto 10. KYLIE MINOGUEAll I see (2007).

Con estética blanco y negro, Kylie se ve preciosa y muy fetish, con su melenita corta rubia como si se tratase de una Marilyn pervertida con botas y cadenas, en este video del album X.







Puesto 9. BRITNEY SPEARS. Work Bitch (2013).

Una novedad. El video que Britney filmó en el desierto de Los Angeles y en un night club, rodeada de coristas morochas enfundadas en cuero y botas altas mientras ella, rubia, graciosa y sensual, se divierte en tacos altos con látigo y fusta en mano. De la mano de will.I.am, Britney vuelve  a sus raíces dance.







Puesto 8. NICKI MINAJ (con Rihanna). Fly (2010).

Las chicas se exhiben como dos flores fetish en medio de un paisaje de destrucción. Cuatro looks diferentes para Nicki, el primero con unas botas increíbles y el último en latex blanco. Rihanna, deslumbrante como siempre. Del album debut de Nicki, Pink Friday.





Puesto 7. NIKITA.  Bite (2009). 

Nikita es un dúo ( a veces trío) de chicas ucranianas dedicadas al electropop. Este video es en su idioma original y no es el único que filmaron con escenas muy calientes lésbico - fetichista pero les dejo a ustedes el placer de hallarlos.  






Puesto 6. LADY GAGA.  The edge of glory (2011).

Del album Born this way. Vestida por Versace y extrañamente sola, sin bailarines ni participantes a excepción de su saxofonista. Todo el traje que luce está mortal pero lo que más me calienta son los guantes.





Puesto 5. BEYONCE.  Green Light (2006).

Delicias en latex y ballet heels, ella y sus coristas en una graciosa y sexy remake del viejo video ochentoso de Robert Palmer, Addicted to love.





Puesto 4. RISQUE.  Tie me up, tie me down (2009).

Para atarla y desatarla una y mil veces a la hermosa Nathalie Williams, la cantante de este dúo franco - galés. No soy aficionada al bondage pero cambio rápido de idea si viene acompañado con tanta belleza y tanto fetish.





Puesto 3. RIHANNA.  S&M (2010).

El título lo dice todo. Del album Loud, en donde la muñeca de Barbados, preciosamente pelirroja, nos muestra sus fantasías los látigos y las cadenas me excitan. Rihanna aparece envuelta en polietileno, en una escenografía con ball gags, latex, boquillas y sumisos atados o en cuatro patas, degustando helados o bananas mientras se lame sus largas uñas. Para lamerla a ella.





Puesto 2. MADONNA.  Human Nature (1994).

La Santa Madre Erótica de todas las demás. Uno de sus videos fetish por excelencia y varias de sus frases emblemáticas en la lírica (Express yourself, don´t repress yourself...If I say something wrong, oops... I didn´t talk about sex....I´m not sorry, it´s human nature). El album Bedtime Stories representó un final de ciclo para Maddie. Esa época inolvidable y desatada de Justify my love, Like a prayer, Vogue, Deeper and deeper y Fever, entre otras, tocaba a su fin. Faltaba poco para su primer embarazo y así, para la llegada de  un fuerte cambio en su música, en el contenido de sus letras y en toda la concepción de sus videos. Algo maravilloso se nos iba para siempre. 






Puesto 1. CHRISTINA AGUILERA.  Not myself tonight (2010).

La bomba platinada en el video fetish más hermoso. Coreografías que homenajean a los célebres Express yourself  y Human nature  de Madonna, esta es una breve obra de arte del album Bionic. Christina va y viene entre diversos peinados y maquillajes mientras juguetea con sus coristas, sensual y femenina en todo su sadismo. Mi elegida entre todas.





viernes, 5 de julio de 2013

Pelirrojas de julio

   
Rita Hayworth


   Pelirrojas, melenas ardientes, volcanes de Afrodíta en valles de Sade.

   Las mujeres pelirrojas son tan fogosas que contagian la sensualidad a su paso. Esa mezcla de Ariel en The mermaid, Kate Winslet en Titanic, mi amada Jessica en Roger Rabbit y Uma Thurman en su papel de Poison Ivy en Batman son como un cocktail de femineidad que atrae cual miel al oso hambriento. 
   
   Hoy son doce modelos, doce Venus que derriten el hielo de este gélido julio. 

   Tan sádicas como hoguera lejana en invierno, tan sensuales como guerreras vikingas, tan femeninas como la inolvidable Rita.


Enero. Cinthia Dicker


Febrero. Jessica Chastain


Marzo. Barbara Meier


Abril.  Georgia Jagger


Mayo. Kristen Stewart


Junio. Lindsey Wixson


Julio. Lais Ribeiro


Agosto. Drew Barrymore



Septiembre. Swanny



Octubre. Taylor Warren



Noviembre. Roxanne Glineur


Diciembre. Silvia Blasczyk
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...