jueves, 26 de febrero de 2015

Cincuenta sombras frente a mis cien luces

   Anastasia, tengo una mala noticia para vos. Tu millonario señor gris vive en las sombras y hay demasiada luz en muchas sonrisas femeninas como para ocultarlas bajo tu antifaz. Brillamos por cientos, por nosotras y por aquellos caballeros y amantes que me esperan en el altar de mi deseo sado, sensual y femenino.

Lady Roxy

   Inevitable tema de hoy en el BDSM en todos los idiomas: el estreno de la película de Anastasia y Grey. En esta Europa invernal que pude recorrer una vez más en enero y febrero, no es más que una gran oportunidad para estimular las ventas de lencería sexy y accesorios fetish. No por casualidad el estreno del film coincidió con los días de San Valentín. La gráfica londinense de mi querida Ann Summers ilustraba, a modo de réplica, una imagen de una imponente belleza dominante, fusta en mano junto a la provocadora frase  Facts, no words.

   Pero ya volviendo a la Argentina, descubro que el film desata otra vez en la mujer latina la agobiante necesidad de ser redimida por parte de un hombre. El BDSM y el Femdom que amo está en las antípodas de ese concepto. En un debate en Círculo BDSM, mi amiga sissy Niní, con su poder de observación cuasiclínico, lo justifica mediante un argumento de realismo devastador: si no es entremezclado con un novelón inverosímil, de qué otra forma una mujer promedio puede aceptar la existencia de un contrato BDSM y del placer masoquista? Mi sumiso cheshirecat le echa más leña al fuego reconociendo que la tarea más ardua que tiene que acometer un hombre en su vida es lograr encender la fantasía en la mujer que desea  y entonces, si desde ese punto de vista tan pragmático, el libro y el film cumplen con su propósito, bienvenidos. Todo suma.

   Desde este lado de la mesa, no oculto (no puedo ocultarlo y tampoco quiero hacerlo) el desprecio que siento por la mujer que se identifica con la princesita desvalida y que la juega de infantiloide como si fuera una vulgar copia sin gracia ni picardía de la Marilyn de la sonrisa inocente. El encanto de la virgen que todo lo desconoce en cuestiones de sexo y es deslumbrada por el galán rico y apuesto que hace gala de su fortuna, de origen desconocido. Hay demasiadas sombras en esa historia de fantasía. Y demasiadas realidades sombrías en nuestras tierras, protagonizadas por chicas inexpertas que creen saber en donde y con quien se  meten y que descubren su error demasiado tarde.

   Levanto la bandera del otro lado del límite. Las Femdoms somos luz erótica. Desde el inicio de los tiempos somos las mujeres que controlan el fuego en las cuevas, calentando e iluminando. Somos las hetairas griegas, Cleopatras y Godivas empoderadas, ninfas, putas, musas, cortesanas, divas de Hollywood, estrellas. Somos luminosas porque somos luz. Lo primero que ellos suelen hacer es iluminarnos para contemplarnos mejor. Malditos sean los sombríos ojos tristes de una mujer sin luces cuya sexualidad duerme a la espera del príncipe. Benditos sean los que calientan mis látigos con su piel genuina y no con su billetera sospechosamente cargada de falso poder. El poder de la billetera es efímero: siempre pierde porque siempre habrá una billetera mejor. El sólo puede ser él si no compite con nadie

   El señor gris es inseguro en su camino de sombras. Nadie lo pone a prueba pues ella es virgen. Nosotras somos las promiscuas, a nosotras no nos engaña. Somos deseadas y adoradas, elegimos entre muchos y buscamos lo mejor. En nuestras femeninas garras viven los colores de los esmaltes más laqueados, las sedas de las odaliscas, las alegrías de las que sentimos el sol entre las sábanas porque los dungeons - dormitorios resplandecen con nuestro arcoiris de feromonas. La sonrisa de Bettie es rayo de luz, fusta y espada, cuero y fetiches, semen y placeres.  Cien rayos de luz de Roxanne.



sábado, 21 de febrero de 2015

Las tetas





   Las tetas. Tetas, lolas, pechos, gomas. Tema de conversación apasionado de hombres y mujeres por igual. Recuerdo una fecha concreta, fundacional, en mi calendario erótico: mi amor por lo femenino nació la primera vez en que fui consciente que mis tetas empezaban a crecer y me empecé a reconocer mujer acariciándolas y después acariciando las de mis amigas adolescentes, que me devolvían a su vez sus caricias hasta terminar fundidas en eróticos besos que hacían vibrar todo nuestro ser. 

   Pero si nosotras somos las que las gozamos, son ellos quienes han dedicado su vida entera a observarlas y  analizarlas. El structural engineer de la imagen, retratado por la pluma tan certera y llena de humor de Bill Ward es una gota más en el mar de entusiasmo masculino eterno y universal que despierta la visión de las redondeces femeninas asomando por sobre el límite sensual del escote. Por ejemplo, mi amiga sissy Niní escribió hace tiempo: 


   En esta era del consumo, se piensa facilistamente que bigger is better para todo. Pero el asunto es que cada centro de interés erógeno tiene su marco de referencia que lo resalta o no. O sea que las tetas, ya sea cual fuere su tamaño, se  lucen en proporción directa a su relación/ubicación con la clase de tórax, ancho, angosto, de nadadora, en la que están enclavadas, y por  los hombros anchos o angostos que tienen encima, para no hablar de la cintura/caderas también relacionadas con la estatura general de la dama. Una fémina alta, estilizada, piernas largas, si llegara a tener un trasero prominente y visual, pediría, a cambio que el busto no fuera voluminoso, hasta quizá pequeño, misterios del equilibrio...

   Y en este punto, le cedo la pluma a otro ensayista apasionado por las tetas: Pedro Mairal.



 Ensayo sobre las tetas

   Ahora que llega el calor y por toda la ciudad afloran las tetas con su vanguardia prometedora de un tiempo blando, vale quizá entregarse a esa curiosidad primaria que generan las tetas en la vida de los hombres. Primero están las tetas paradigmáticas, formativas. Las tetas alarmantes del cine o la TV. Depende la edad de cada uno. Para una generación fueron las tetas de la Loren en Bocaccio 70 o de Anita Ekberg en La Dolce Vita. Para otros habrán sido las tetas de la Cucinotta en Il postino, o las tetas ya más estilizadas y armónicas de Mónica Bellucci en Malena. El cine italiano siempre fue proveedor de grandes tetas mediterráneas.

   Las tetas americanas en cambio siempre quedaron en un tercer plano, detrás de las explosiones y los autos chocadores. Estados Unidos no fue ni es un buen proveedor de tetas, a excepción de las tetas de Lynda Carter en La Mujer Maravilla que eran bastante notables, tetas atléticas, altivas, heroicas, increíblemente controladas por ese corset con estrellitas. Wonder Woman provocó en muchos las primeras inquietudes masculinas, el primer desasosiego, esa terrible sensación de falta que nos dejaba temblando ante la tele y el Nesquik, sin entender bien por qué. Pero en general, las tetas yanquis suelen ser más silicónicas, como las de Pamela Anderson en Baywatch. O, si son naturales, como en el caso de la morena totémica Tyra Banks, ni tienen gracia ni son sexies. Tyra es tan poco sexy que en su programa invitó a un famoso cirujano plástico para probar, en vivo, que sus tetas son naturales. El cirujano se las palpó y le hizo una mamografía en directo, frente al público invitado. A Tyra, emocionada, se le entrecortó la voz explicando que hacía eso porque estaba harta de que dijeran que sus tetas no eran suyas.

    A nivel nacional, todavía la Coca Sarli no ha sido desbancada de su puesto de diva exclusiva del fetichismo mamario, con una filmografía entera dedicada a sus tetas panorámicas, sus tetas como auspiciadas por la oficina nacional de turismo, porque asomaban en todos los lagos, las montañas y las cataratas del país, dándole una categoría geográfica a esas tetas exhibidas a la par de la exhuberancia del paisaje. Sus largas flotaciones en la hidrografía argentina no tienen y quizá no vuelvan a tener un parangón.

   Después de las tetas virtuales y mediáticas, aparecen en la vida de uno las tetas reales, quizá todavía no palpables, pero sí visibles. Aquellas tetas que uno vio por primera vez desnudas, en persona, no se olvidan nunca más. Cuando estaba en segundo año del secundario, me llevé a marzo Lengua y literatura y tuve que tomar clases particulares de análisis sintáctico con una profesora que venía a casa. Se llamaba Teresa. Yo tenía quince años y ella no pasaba de los veinticinco. Era diciembre y hacía calor. Teresa venía a casa con unas musculosas sueltas, sin corpiño. Un día, sentados juntos, inclinados frente a las oraciones para analizar, le vi a través del escote las tetas, las puntas de las tetas, los pezones rosados. Sentí una alteración violenta, como si se me frenara toda la sangre de golpe y me empezara a fluir en la dirección opuesta. Ella se dio cuenta y se acomodó la musculosa sin preocuparse demasiado, dejando que volviera a pasar lo mismo varias veces. Tomé más clases, estudié mucho y di un muy buen examen. Nunca me olvidé de las estructuras sintácticas de Teresa. El relámpago clandestino de sus tetas veinteañeras le dio un erotismo a la materia que ningún profesor del colegio lograría infundir jamás.

   La mirada de los hombres dobla. Cuando pasa una mujer con lindas tetas la mirada de los hombres se curva, busca, se inmiscuye a través de los pliegues, a través de los escotes o los botones mal cerrados, y adivina, sopesa, sentencia. Las mujeres modelan sus tetas como quieren. La ropa puede levantar las tetas, ocultarlas, ajustarlas, trasparentarlas, sugerirlas, agrandarlas. Es bueno conocer todos esos trucos, no tanto para no dejarse engañar, sino más bien para participar y entregarse al juego. Las tetas de los años cincuentas, por ejemplo, eran cónicas, eran parte de un torso sólido y apuntaban amenazantes; después, en los sesentas, las tetas desaparecieron un poco de escena en el hippismo de las pacifistas anti corpiño; en los ochentas empezó la fiebre de las siliconas; y ahora las tetas son como globos apretados y empujados hacia arriba por el famoso wonderbra. Hay que tener en cuenta que el wonderbra da forma, pero también rigidez. Y es una lástima porque no hay nada como ese temblor hipnótico que va a un ritmo aparte de los pasos de la mujer, como un contrarritmo, una síncopa propia de las tetas naturales en acción.

   Las tetas tienen vida propia, eso es sabido; no son como el culo por ejemplo que se mueve dirigido por su dueño. Las tetas parecen difíciles de controlar. En ocasión de cabalgatas, escaleras y trotes para alcanzar el colectivo, pueden incluso ser graciosas, torpes y poco serias. Algunas mujeres sin embargo tienen la habilidad de dirigirlas. Nuestra deslumbrante Carla Conte por ejemplo, sabe hacer un mínimo taconeo entusiasta, un rebote de afirmación, de plena simpatía, de aquí estoy, que le provoca un temblor hacia arriba que termina en una especie de vibración de trampolín a la altura de sus tetas plenipotenciarias de chica de barrio. Un movimiento que le ganó televidentes y que detiene el zapping. Dentro de los cambios evolutivos, que van del homo sapiens al homo mediaticus, la función más importante de las tetas hoy en día ya no es la reproducción sino la capacidad para aumentar el rating.

    Pero volviendo a las tetas reales de este lado de la pantalla, ¿cómo se accede a ellas, cómo se alcanzan y develan? Las mujeres tetonas tienen una habilidad desarrollada durante años para frenar las manos de los hombres-pulpo. El hombre-pulpo es el que no da abasto, el que ya tiene las dos manos agarrando cada cachete del culo y va por más, porque quiere además palpar simultáneamente la abundancia de las tetas y es como si les nacieran dos brazos suplementarios para alcanzar ese fin. Pero las mujeres tetonas tienen mucha destreza, saben interponer el codo y bloquear todo intento de avance. Hay que aprender que si una mujer detiene una mano no hay que insistir, sino intentar más adelante por otro lado, despacio, sin apurarse. Nunca jamás debe intentarse tocarle las tetas a una mujer antes de darle un beso, porque sería un fracaso (hay excepciones, hay abordajes muy acalorados por detrás que vienen con doble estrujamiento de tetas y beso en el cuello, pero no son muy frecuentes entre desconocidos). En general las tetas se exploran durante el beso, en lo más apasionado del beso. Una vez instalados en ese vértigo, se puede subir una mano por la espalda que explore debajo del elástico del broche del corpiño, pero sin desabrochar nada todavía, en una caricia que llegue a la nuca, que disimule un poco pero que a la vez diga ya estoy acá debajo de esta lycra tirante y no me voy a detener. Si la mujer accede tácitamente (porque nunca hay que preguntar ni pedir permiso) entonces ahí sí, se puede intentar desbrochar, desmantelar la delicada ingeniería del corpiño, desactivar esa tensión tan linda, lo elástico, lo tirante de las tetas sujetadas entre diseños de moños y florcitas. Y entonces llega la verdad, sin íntimos trucos textiles, la doble realidad pura y palpable. Entonces aparecen, asoman en estéreo, se despliegan las tetas en todas sus variantes como ejemplos de la biodiversidad. Tetas duras, nuevas, tetas derramadas, pesadas, tetas blandas, inabarcables, tetas sin caída, sin pliegue como cúpulas altas de pezones rosados, tetas apenas sobresalientes pero halladas finalmente por las manos, tetas enormes y llenas, tetas asimétricas, tetas breves pero puntiagudas de pezones duros, tetas lisas de aureolas enormes apenas dibujadas, tetas blancas, morenas, con marcas de bikini, tetas chiquitas y felices, tetas tímidas, esquivas, o desafiantes, orgullosas, guerreras. Todas lindas, dispuestas para el beso, la lengua, el mínimo mordisco, y provocando una sed desesperada cuanto más grandes, una actitud ridícula del hombre que de repente actúa como un cachorro ciego y hambriento y desbocado.

   Y sin embargo esa sed no termina de saciarse. Hay algo misterioso en la atracción por las tetas. Porque, ¿qué se busca en las tetas? Las atracciones de la cintura para abajo tienen un objetivo siempre más claro y complementario, que termina consumándose sin demasiado equívoco. Pero en las tetas, ¿qué buscan los adultos? Que todo sea un simulacro de lactancia no cierra bien. Demasiado edípico y cantado eso de buscar repetir ese vínculo nutricio con la madre. ¿Y además las mujeres qué ofrecen cuando ofrecen sus tetas? Dicen que la existencia de las tetas tiene un propósito de atractivo sexual (además de su fin alimentario). Dicen que al estar erguidas las hembras humanas tuvieron que desarrollar una especie de reduplicación del culo en la parte de delante de su cuerpo para atraer a los machos. Ése es el fin que cumplirían esas dos esferas juntas a la altura de las costillas superiores: ser un señuelo similar a un culo llamativo. La explicación parece bastante ridícula y quizá por eso mismo, porque el cuerpo humano es bastante ridículo, sea cierta.

   Las tetas son insoslayables. Imanes de los ojos. Las tetas invitan a la zambullida para pasarse un verano entre esos dos hemisferios. Son más fuertes que uno. Hay una fuerza hormonal y animal que supera todo intento represivo y civilizatorio por no mirar, por no quedar como un primate bizco de deseo. Mirar todo el tiempo a los ojos a una mujer con un buen escote es un difícil ejercicio de autocontrol, es casi imposible que los ojos no se nos resbalen a esas curvas, que no caigan y se entreguen con toda la mirada a la gravitación de la redondez de la tierra. Porque hay tetas que son insostenibles, y provocan incredulidad. Uno mira una vez y vuelve a mirar pensando ¿Vi bien?  Y sí, uno vio bien, y esa visión genera una inquietud, una insatisfacción total de la vida, uno quiere entrar en ese mundo blando y suave, uno se siente lejos de esas tetas, desamparado como un soldado en la trinchera.

   El anoréxico gusto de la época propone un ideal de mujer flaca pero con grandes tetas, algo raro que se da sólo en casos prodigiosos. Por eso la superabundancia de tetas falsas en los medios, tetas que quedan estrábicas, desorientadas, y a veces un poco ortopédicas. Se exigen mujeres escuálidas que terminan poniéndose siliconas porque sin prótesis presentarían unas tetas apenas protuberantes, tetas de bailarina de ballet; una belleza sutil y sugerida que la tele parece no poder aceptar.

   Una regla extraña pero frecuente hace que las tetonas sean chatas de culo, y las culonas sean chatas de arriba. Como si en la repartija hubiera que optar por una u otra opción. La mujer latinoamericana suele ser más dotada de grupas que de globos. La mujer promedio brasilera, por ejemplo, con su mezcla afro-tupí, suele tener unas poderosas pompas brunas y ser bastante chata de tetas. En cambio las mujeres europeas, nórdicas, suelen presentar, como escuché decir una vez en un canal de cable, un volumen mamario importante. Las alemanas teutonas, las suecas, las valquirias escandinavas, son mujeres con toda la vida por delante. Avanzan heroicas con grandes tetas redondas, doradas, divergentes. En Francia se hace más un culto a las tetas que al culo, y sin embargo las francesas, con excepciones normandas que cortan el aliento como la impresionante Laetitia Casta, suelen ser magras, escasas y finas.

   Quizá las tetas no sean indispensables, pero dan alegría. Por suerte, las argentinas, gracias al encuentro de las sangres nativas y la inmigración mediterránea, suelen tener medidas armónicas, lo que quiere decir que están bien de todos lados. Y si nos llegara a tocar enamorarnos de una mujer sin tetas, habrá que apechugar, quererla, y echar de vez en cuando unas pispeadas nomás, disimulando. Hay que tener cuidado. Un amigo tuvo un lapsus que precipitó su separación. Su novia, que era muy chata y celosa, se cansó de pescarlo mirando escotes por la calle y le vaticinó: Vos un día me vas a dejar por una tetona. Y él, queriendo arreglarla le contestó: Sin vos estaría perdido, amor, sos mi tabla de salvación.

Pedro Mairal.
 
Fuente: http://elseniordeabajo.blogspot.com.ar/




Foto: gentileza de diecinueve(BV)


sábado, 14 de febrero de 2015

John Lennon y la media naranja



   En la semana de San Valentín, esta columna está dedicada a quienes aún creen en el amor de la pareja.

   



   
   
   Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta. 

John Lennon
    

  No deja de ser irónico que el autor de esta frase es el mismo que alcanzó años después su completitud cuasiperfecta de la mano de su matrimonio con la señora Yoko Ono, su musa inspiradora de bellas melodías románticas que sin caer en la cursilería, expresan como casi ninguna otra de nuestro tiempo el genuino sentir de un hombre enamorado por su mujer.  

   Me ha tocado ser testigo de algunos encuentros afortunados de medias naranjas que se conocieron motivados por el gusto común por la dominación y sumisión o algún fetiche, se descubrieron como naranjas enteras y hoy van por el mundo juntos y muy felices. Habiendo recorrido por años las sadopistas de la mano de mi propia media naranja, mi dominado marido bautizado el conde cheshirecat, puedo atestiguar el gran número de personas que detrás de una fantasía sexual, lo que en realidad buscan con fervoroso deseo es a su partner personal, a su peoresnada, a su horma fetish, a su media naranja. Mi experiencia es que nadie se sintió completamente feliz hasta hallarla y nada puede compararse a la satisfacción tierna y amorosa que aporta como complemento. Soy bastante incrédula cuando leo a los liberales practicantes BDSM, en su ruptura con la sociedad, proclamar sus declaraciones de viva el poliamor o soy soltero y libre. No creo ser una buena celestina pero quisiera poner por escrito mi creencia de que el mito de la media naranja desparrama alegrías y asegura una estabilidad emocional ideal para hacer volar en la realidad a cualquier fantasía.  

   Las estadísticas y la experiencia nos demuestran que los hombres que están solos tienden a buscar pareja, no así mis congéneres que prefieren esperar o quedarse en estado de soledad un tiempo antes de volver a involucrarse sentimentalmente. Somos las mujeres tan autosuficientes que no deseamos volver a encontrar otro amor, marido, novio, pareja, macho, compañero? O es que el varón no puede concebir la idea de quedarse solo? A veces pienso que el mundo femenino es tan abarcador, seductor, contenedor y hasta complejo que el hombre no puede extraviarse en los abismos de la soledad sin intentar descubrir una compañera de órbita.

   En lo personal, el mundo masculino es envidiado por su simpleza, su innata tendencia a buscar una recta como la línea más cercana entre dos puntos. No hay muchos grises. Pero nosotras somos más difíciles. Vemos y percibimos muchos grises: el gris topo, el gris humo, el gris plomo. Somos definitivamente más complejas. Nuestros pensamientos suelen ser  desde lo emocional, mas inductivos y cuestionadores, podemos bailotear con varios temas a la vez, desde lo extrasuperficial hasta lo ultraprofundo. Pero (siempre hay un pero) esa necesidad que a ellos los hace tan adorables, los vuelve tambien mucho más directos a la hora de elegir a su dulcinea. Tienen fijas las coordenadas de su sistema solar amoroso. Muchas de nosotras hemos intentado cambiar esas coordenadas y hemos fallado a lo largo del tiempo. Para ellos somos el Sol de su vida pero siempre y cuando caliente a la temperatura justa, como si ellos buscaran calentarse y nosotras a quien calentar. Por supuesto que ellos, desgraciadamente, muchas veces orbitan alrededor de estrellas destructivas que los condenan al frío lejano o al eterno calor que impide la supervivencia y su amor termina muriendo bajo el sol equivocado.

   Somos Nosotras las que tenemos mucho calor para calentar Tierras enteras y hacer reinar alegrías que opaquen todo desencuentro. A pesar de correr el riesgo de congelamiento o de insolación, de perder el jugo y las semillas, de vivir refunfuñando frustradamente por haber sido heridas por quien creímos era nuestra media naranja, hay buenas razones para seguir descreyendo de la frase de John que abre esta columna y buscar encontrarnos con nuestra mitad en una ensalada frutal que es el goce del sexo. O bien, de encontrar otras razones lennonianas, en himnos inmortales como éste....




sábado, 7 de febrero de 2015

Imelda y Ferdinando. Tres mil pares de tacos altos




    Como una continuación de la columna - semanario de noviembre de 2013, Tacos aguja, transcribo de El animal que calza. Erotismo del pie y del zapato,  el breve capítulo en el que Abelardo Barra Ruatta nos lleva en un viaje imaginario hasta Filipinas para ser testigos de la relación fetichista que dio que hablar al mundo entero: los amores de Imelda y Ferdinando.


   Imelda Romualdez es consciente de que su belleza, su abolengo y su cultura habrán de proporcionarle acceso a los sitiales del poder socioeconómico de Filipinas. Ensaya estrategias. Piensa que el modelaje puede ser un acceso sencillo a sus objetivos: debe haber por allí un príncipe que calce exactamente un alto tacón de oro en sus bellos piecitos. Un inesperado revés en la elección de Miss Manila pone a prueba su capacidad de presión, su vanidad y su deseo de poder ante el alcalde de la capital que resarce su ambición con el más permanente título de Musa de Manila. Usará esa estratégica capacidad de presionar con vehemencia para acceder a los círculos del poder político. Ferdinando Marcos, joven congresista, cae fulminado de amor ante la fogosa Imelda. En sólo once días de vertiginoso amor y alocados preparativos, se casan. Tiene todo previsto. Sabe que le aguardan múltiples y embriagadores noches de presencia social entre los detentadores de poder. Siente una enorme certeza que su esposo llegará a la presidencia del país.

   En medio de la pobreza de Filipinas, el glamour del matrimonio Marcos es obsceno y provocativo. Ensayarán de consuno el uso de todos los medios de corrupción política, social y económica existente. Esa armonía de fines enlazaba como una exquisita complementariedad erótica y sexual en una privacidad que custodiaban con celo. A Ferdinando le obsesionaba satisfacer todos los deseos que se cruzaban por la sensorial imaginación de Imelda porque en esas creativas demandas crecía en sabiduría amatoria.

   Esa brutal (aunque refinada) sensualidad del poder fue una característica fuertemente distintiva del dictatorial gobierno de los Marcos. Cuando cayeron derrocados, el pueblo (y el mundo) se sorprendió con su exquisitamente bella (y exagerada) colección de tres mil pares de zapatos. La mayor parte de los mismos eran productos de los más afamados diseñadores del mundo.

  Lo que la crónica, presa del comprensible desprecio que generaba el conocimiento minucioso de los excesos de corrupción cometidos por el matrimonio presidencial, no hizo fue incursionar seriamente en los juegos psicosexuales que oficiaron como razón para la existencia de esa imponente colección de zapatos. Imelda y Ferdinando habían confluido, desde el día en que se conocieron, en el disfrute de una pasión erótica cuyo centro radicaba en la tormenta que desataban los tacones altos. Durante toda su convivencia, no dejaron un solo día de rodear a sus encuentros sexuales con el orgiástico hechizo que supone en ciertas psicologías el ritual comercial de la prostitución: cada orgasmo costaba un par de exquisitos zapatos. Jamás hubo un éxtasis venéreo que quedara impago. Intentaron, para experimentar otras variantes del deseo, hacer el amor sin la mediación del pago en especie. Pero no podían: el deseo, la pasión y el sexo funcionaban bajo la lógica de la más estricta y sofisticada prostitución. El dictador, ardiente y bien dotado, se mostraba impotente cuando no hacía de Imelda un cuerpo mercenario sobornable con el precio de un costosísimo par de zapatos. El llegaba con los zapatos en una caja de ébano: la abría lentamente y tras besarlos cuidadosamente, se entregaban a juegos eróticos donde el protagonismo radicaba en el zapato. Ferdinando lo lamía, lo succionaba, lo pasaba por la vagina y el ano de Imelda. La penetraba y se penetraba suavemente con las partes puntiagudas de los zapatos. Jugaban el largo y pautado repertorio de los fetichistas. Finalmente, se arrodillaba y, con suma delicadeza calzaba los zapatos en los suaves y perfumados pies de Imelda. La tomaba entre sus brazos. La echaba sobre la cama y la penetraba largamente, casi como el sexo tántrico. Ella exhibía su total y magnífica desnudez. Invariablemente ella siempre tenía puestos sus deseados tacones altos.


 Abelardo Barra Ruatta.
  
El animal que calza. Erotismo del pie y del zapato.




domingo, 1 de febrero de 2015

El revés del fetish


 Revés: tiro que se realiza cuando la pelota viene a la izquierda del jugador, si éste es diestro. Por tener un movimiento antinatural, se convierte en uno de los golpes más difíciles de ejecutar.

Revista El Gráfico. El maravilloso mundo del tenis.

   Podemos trasladar las reglas el tenis al mundo del fetish? Juguemos. La damas no parecen tener demasiados problemas para colocarse en posición y exhibir un buen revés. Para cada día de la semana, un revés diferente, en cuero, latex o nylon. Con este team en la cancha, el Femdom fetish ganaría cualquier torneo.



Lunes: Stella Van Gent



Martes: Lady Teri





Miércoles: Dita Von Teese



Jueves: Susan Wayland





Viernes: Tasha Marley



Sábado: Heike



Domingo: Lady Vanessa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...