viernes, 27 de mayo de 2016

El reto de ser Dómina






   Empezar a vivir la sexualidad desde el punto de vista de la Dominacion Femenina es un desafío para muchas mujeres. Yo confieso que mi mejor fuente de aprendizaje son los varones sumisos. Muchas de nosotras llevamos la femineidad sensual como algo natural desde nuestra adolescencia y casi que ni nos damos cuenta del poder erótico que somos capaces de generar a nuestro alrededor. Pero ellos están mucho más atentos porque saben que sin las damas la vida no tiene sentido y han sabido mutar desde lo falocéntrico a lo ginárquico. Cuando nos encuentran, viven la experiencia de la dominación femenina con la felicidad del niño que por fin encontró lo que tanto deseaba. Los niños, desde su inocencia y sus ganas de vivir, suelen ser los mejores maestros.

   A Mí no me interesa educarlos como una tutora ni castigarlos para enseñarles lo que deben hacer. Ellos se entregan por sí mismos, gozosos y felices, para darme lo máximo que pueden dar, premiando mi femineidad sensual con su masculinidad viril y dejándome casi siempre un recuerdo positivo. Es la misión del hombre cuya faena bien terminada provoca el placer a la hembra sádica. El hombre útil que sabe que una hembra complacida es una hembra feliz. La impronta del calabozo Femdom es una prisión liberadora para ellos porque quita responsabilidades tan preestablecidas como asexuadas y los convierte en fieles guardianes domesticados al servicio de la Señora del castillo.

   Trabajar en el servicio era la expresión británica de principios del siglo veinte para definir a las mucamas y lacayos dirigidos por la sabia mano de un mayordomo que trabajaban duramente para que los señores y señoras de la alta sociedad vivieran como creían merecer vivir. En aquella Inglaterra estratificada y protocolar, el sentimiento de merecer una situación de privilegio era naturalizado por la clase superior pero también por muchos de los de abajo. Trabajar en el servicio en una familia aristocrática era un alto honor al que muchos aspiraban y muy pocos eran dignos de acceder. La desigualdad garantizaba la armonía; la sociedad era gobernada por quienes sabían hacerlo y estaban preparados para hacerlo bien. Nuestra sexualidad recrea constantemente esos antiguos rituales de clase. Nosotras somos las dueñas del deseo sexual, entonces me resulta elemental afirmar que nosotras debemos dirigirlo. Nosotras sabemos qué es lo que hay que hacer, cómo y cuando hacerlo. Ellos obedecen y nos sirven. Capitana y auxiliares en la misma nave y hacia el mismo puerto. Un viaje feliz.

   Una vez, parafraseando a Teresa Calandra, la hermosa topmodel argentina de los años setenta devenida hoy en empresaria, escribí que en el mundo de una mujer todo puede ser perfecto. El lema de Teresa en su programa de televisión es Para Nosotras lo Mejor. La dominación femenina propone el desafío de aprender a vivir en un mundo femenino de alta calidad. El reto de ser Dómina implica entender que es ese el mundo que la mujer merece y jamás resignarse a otro de segunda mano.

   Los muchachos que trabajan en el servicio para Nosotras siempre están dispuestos a ponerle el hombro a nuestro desafío. Los varones adoptan un comportamiento casi primitivo cuando se topan con una Dómina. Al instante, bajan la estructura frágil del macho conquistador y asumen sin rodeos y con alegría el rol de lacayos de nuestro placer, como románticos Severines venidos de otros tiempos. Ellos son los primeros en creer que las mujeres nos merecemos lo mejor.

   Será que las hembras humanas del futuro aceptarán el reto de ser Dóminas? Aceptarán vivir con naturalidad y alegría el poder que detentan como Amas y Señoras de sus territorios sensuales?





viernes, 20 de mayo de 2016

Cleopatra

  



   Esta semana, mi Magazine cumple cuatro años. No se me ocurrió escribir sobre ningún balance de lo que he posteado en estos años ni tampoco compartir ninguna reflexión. Mi celebración de aniversario está dedicada a recordar a quien fuera la primer gran Dama Femdom de la historia. Cleopatra, la legendaria Reina del Nilo. 

   En Femdom written by Shakespeare, la periodista Cristina Pérez describe a la Cleopatra de Shakespeare como el apetito insaciable y adictivo de la lujuria. Antonio la llama mi serpiente del antiguo Nilo cuando le concede su espada. En la interpretación shakesperiana que le debemos a Harold Bloom, la serpiente y la espada son símbolos del poder de una mujer fálica. Hoy, gracias a la genial pluma de Indro Montanelli, recordamos el momento histórico del encuentro entre el general romano, poderoso y creído, con su futura amante, reina y dominadora.

   Así lo cuenta Indro:

   Como primera medida, Marco Antonio mandó un mensaje a Cleopatra instándola a reunirse con él en Tarso para responder a las acusaciones, que algunos le hacían, de haber ayudado y financiado a Casio. Cleopatra obedeció. El día fijado para su comparecencia, Antonio se dispuso a recibirla desde lo alto de un majestuoso trono en medio del foro ante la población excitada por el inminente proceso. Cleopatra llegó en una nave de velas rojas, espolón dorado y quilla laminada en plata. La dotación estaba formada por sus doncellas, vestidas de ninfas, que hacían corona a un dosel de lamé bajo el cual ella yacía en un provocador vestido de Venus, escuchando la música que le tocaban con pífanos y flautas.

   Cuando la noticia de aquella extraordinaria aparición sobre las aguas del río Cidno se difundió por la ciudad, todos acudieron al puerto para verla, como hoy acuden para ver a Sofía Loren, dejando a Antonio solo y fuera de quicio. El la mandó llamar. Ella le envió un recado de que le esperaba a bordo a cenar. Furioso, Antonio fue, considerándose a sí mismo todavía como juez y a ella como acusada. Al verla, se quedó petrificado. La había conocido de chiquilla en Alejandría, luego no la volvió a ver más y ahora se la encontraba delante, toda una mujer radiante de belleza, lo que explicaba muy bien porqué hasta César se había quedado prendado. Sus generales ya estaban todos acurrucados a los pies de ella. En el aperitivo, todavía Antonio se puso a acusarla con arrogancia. Pero a los postres, además de Egipto, le había regalado Fenicia, Chipre y casi toda Arabia y Palestina. Ella le recompensó esa misma noche y los generales tuvieron que conformarse con las ninfas. Luego lo remolcó hasta Alejandría donde él olvidó todo lo delicada que era su situación y la de toda Roma.

Indro Montanelli, Historia de Roma, 1957.



viernes, 13 de mayo de 2016

Bitch, ella es Madonna










   Nacida el 16 de agosto de 1958, Madonna tiene hoy cincuenta y siete años.  Este 2 de mayo volvió por milésima vez a ser centro de las críticas por el look que presentó en la gala del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. En forma casi unánime, el establishment fashionista juzgó ridículo para una mujer de su edad su insinuante traje lleno de transparencias y sus botas altas rematadas con tiras de cuero.  Pero ella sabe que los comentarios negativos que la rodean por su forma de ser no son nuevos y siempre está lista para responder. 

   Luchamos y continuamos luchando por los derechos de los gays pero cuando se trata de los derechos de la mujer, estamos todavía en la edad de piedra. Mi vestido en la Gala fue tanto una declaración política como estética. El hecho que mucha gente considere que una mujer no debe ser feliz expresando su sexualidad con libertad a todas las edades demuestra que aún vivimos en una sociedad que discrimina por la edad y por el sexo. Yo nunca pensé de esa forma tan limitada y no estoy dispuesta a comenzar ahora. Nunca lograremos los cambios sin arriesgarnos. No temo abrir caminos para las chicas jóvenes que vienen detrás mío. La libertad se trata de vivir sin miedos. 

   Arianne Philips, su estilista y diseñadora, también reaccionó indignada. No formé parte del diseño del vestido pero no puedo permanecer en silencio frente a los comentarios ofensivos que Madonna recibe. Es horrible que se siga intentando castrar a las mujeres para que cumplan con lo que la sociedad ha definido como apropiado para su edad. Madonna es una líder de gran fortaleza que ha vivido su carrera haciendo sus propias elecciones como artista y como persona, sin temores y desafiando fronteras. Todas las artistas jóvenes de hoy tienen una gran deuda con ella.

   No hay artista femenina tan explícita y reveladora como Madonna cuando se trata de poner el foco en el poder sexual que las mujeres adultas tenemos si ponemos nuestra libertad en el centro de las decisiones en lugar de prestar oídos a prejuicios ajenos que están llenos de envidia y fracasado resentimiento. Yo cumplo mis cincuenta este año y comparto el sentimiento de rebeldía que Madonna expresa hacia lo que se supone que debe ser el comportamiento de una mujer de cierta edad, especialmente al navegar por el ambiente del BDSM, que siempre parece listo para intentar enrejar la sexualidad femenina bajo normas ajenas. 

   En el año 2009, Madonna se tomó un breve descanso en el tramo europeo del Sticky & Sweet Tour para grabar la música y el video de su nuevo single Celebration. Jonas Akerlund, responsable de muchas de sus producciones más resonantes como Music o Ray of Light, la filmó bailando y seduciendo como lo haría una chica adolescente, con un vestido muy corto y montada en botas altas de Loboutin.  Mientras un desfile de supuestas expertas en moda la azotaban sin piedad (Ya no tiene edad para salir así en un video), la canción tomaba por asalto las discotecas de todo el mundo y en el estribillo Madonna te invitaba a sumarte a una fiesta. Come join the party, it's a celebration, everybody wants a party with you.

    Acordate de Madonna y de su mensaje cuando te decidas a vestirte tan sexy como desees para vivir a fondo tus noches de placer. Dejate el pelo bien largo y libre si es así como te gusta y reíte de los comentarios de la estúpida estropeada que te critica el frizz. Gozá de tus amantes de todos los sexos sin temor a las pacatas que te envidian, lucí sin miedo tus tetas grandes o chicas en un buen escote si es lo que siempre quisiste y salí a bailar a las pistas de la vida. Sumate a la fiesta, es una celebración y todas queremos una fiesta con vos.  







lunes, 9 de mayo de 2016

Bitch, I'm Madonna


   Madonna nos volvió a sorprender la semana pasada (el 2 de mayo) presentándose en la Gala Met 2016 del Metropolitan Museum of Art de Nueva York con un look lleno de transparencias y reminiscencias sadomasoquistas que llevaba la firma indiscutible de Givenchy, un diseño especial para Ella de Riccardo Tisci. Un culotte de talle alto dejaba ver su trasero y sus pechos se lucían por detrás de la tela de encaje. Por supuesto, no podían faltar las botas altas realzadas por tiras negras que enlazaban las piernas. Como joyas, Madonna optó por una diadema con detalle en la frente y un collar que cubría todo el cuerpo. 

   Las fotos de Enero y Febrero la muestran de frente y de espalda. Marzo y Abril son recuerdos de otra fiesta, la de los Grammy Awards del 2015 en donde Madonna se presentó con transparencias y enseñando el derriere debajo de un precioso corsette rosa y negro con toda la tradición del burlesque, también obra de Givenchy.

   Las fotos siguientes (de Mayo a Septiembre) corresponden a la Met Gala del 2015. Unas divertidas selfies donde se ve a Madonna agasajada y apretujada con Katy Perry (que la mira con deseo, la abraza y la apoya por atrás sin ningún disimulo), Lady Gaga y Britney Spears. A la entrada de la fiesta, lució la capa Rebel Heart diseñada por Moschino combinada con operagloves de cuero. La foto de Septiembre muestra a un galante caballero que no resistió la tentación de arrodillarse a besar la mano de la diosa. Un sumiso. 

   Las últimas tres fotos del calendario reflejan el espíritu de Bitch, I'm Madonna como respuesta a todas las especialistas en moda que se han dedicado a denigrarla por sus looks y sus actitudes, que consideran inapropiados para su edad. Ella es Madonna! 



Enero




Febrero





Marzo




Abril





Mayo



Junio




Julio




Agosto



Septiembre



Octubre



Noviembre



Diciembre


lunes, 2 de mayo de 2016

10 Sensuales y Femeninas. Guantes largos en el cine y el video. Las Divas Modernas (1970 - 2000)


Los operagloves de Joan Collins  en los '80s


   Hace algunas semanas, la muerte inesperada de Prince me hizo recordar una noche inolvidable que protagonicé en La Casona del Sado de Buenos Aires durante una fiesta BDSM. Junto con Ursula, una joven y bella Dómina amiga, hicimos arrodillar a más de veinte sumisos formando un círculo, inmóviles y mirando el piso. Cuando les poníamos un pie bajo su vista, ellos debían besar el tacón o la caña de nuestras botas. Esa noche, Ursula lucía sus brillantes botas negras que contrastaban con las mías, plateadas, de altas plataformas y tacones de quince. Por los parlantes del salón sonaba Cream, el clásico de Prince del album Pearls and Diamonds. Lo hermoso del recuerdo es que mientras nos movíamos bailando al ritmo de la canción y yendo de sumiso en sumiso, cada vez que nos encontrábamos en el centro del círculo nos acariciábamos y besábamos sin que ellos pudieran verlo (aunque sospecho que más de uno habrá levantado la cabeza para espiarnos). Nuestro baile erótico en ese círculo de sumisos arrodillados quedó inmortalizado con el nombre de El Reloj del Sado.

   Tiempo después, descubrí el videoclip de Cream, una obra de arte que toda mujer fetichista de los guantes largos debe conocer y que es el primero de los diez que componen la tercera parte de la historia del guante largo operaglove, la que va de los años setenta hasta el fin de la década del noventa. Las Divas Clásicas fue la primer entrega y Los Años Sesenta, la segunda. Hoy llega la tercera: Las Divas Modernas.

   En las últimas décadas del siglo XX, el guante largo había cedido relevancia como adorno femenino para lucir en sociedad. Se lo consideraba una prenda arcaica propia del pasado. El cine lo homenajeaba solamente en películas y series de época que reflejaban otros tiempos ya idos, cuando los brazos enguantados de las mujeres reinaban supremos en fiestas y cenas de gala. Al mismo tiempo, quizás como reacción, el guante largo se fue convirtiendo en una prenda fetish infaltable en el atuendo de las dominatrices y comenzó a ganar espacio en un terreno nuevo y fértil: el videoclip. Cuatro de ellos adornan esta colección. El primero de ellos es Cream, mi recuerdo inolvidable de Prince. El último es de Madonna. Larga vida al verdadero Príncipe y a la única Reina del Pop!


Puesto 10. Prince. Cream (1991).

El video arranca con Prince llegando a una estación de tren rodeado por sus bellas y glamorosas coristas. A los 2:00 empieza la música y aparecen las chicas con los corsettes, los portaligas y los guantes negros. 
 








Puesto 9. Sonia Braga. Moon over parador (1988).

Sammy Davis Jr le pone la voz al clásico de Cole Porter Beguine to Begin con un ritmo de merengue sudamericano mientras la sensual Sonia se contonea en un ajustadísimo traje dorado. La fogosa morocha brasileña, Doña Flor y Gabriela de Jorge Amado, en su máxima y hermosa expresión.





 
Puesto 8. Julia Roberts. Pretty Woman (1990).

El previsible final del cuento de hadas de la prostituta que asciende en la escala social vía el levante de un millonario. En este caso, los guantes largos blancos de Julia simbolizan la oposición a las sexies botas vinílicas negras y a su pasado de puta callejera. Pasemos por alto esta falsa dicotomía lo antes posible. Guantes largos y botas altas pueden y a veces deben ir juntos.





  
Puesto 7. Amanda Lear. Enigma (1978).

La diosa ambigua y transexual por excelencia.  Enigma, del disco Sweet revenge de 1978, es uno de los clásicos de su repertorio. Amanda Lear reinó en los años dorados de las discotecas europeas y neoyorquinas con su sensual voz grave a puro brillo y glamour gay. Sus aventuras sexuales con personajes como Mick Jagger o David Bowie son parte de la gran historia de la música pop. En su espléndida madurez en los años noventa, protagonizó inolvidables desfiles como topmodel fetichista para Thierry Mugler y otros diseñadores. Los guantes que luce no son estrictamente operagloves porque no cubren los codos pero la femineidad y la gracia con que se mueve y se los quita entre los 1:45 y los 2:30 min. bien vale una excepción.






Puesto 6. Julie Strain. Fit to kill (1993).

La big beautiful woman más famosa de las películas fetichistas y clase B de principios de los noventa, chica Penthouse y presentadora de Playboy TV, siempre encarnando papeles de femme fatale dominante tan sexy como perversa. En esta escena, se aprovecha de su poder seductor para robar una caja fuerte.







Puesto 5. Emanuelle Seigner. Bitter Moon (1992).

La escena que siempre recordaremos cuando se piensa en un baile con seducción lésbica entre bellas damas enguantadas. Emanuelle seduce a Kristin Scott Thomas bajo la sorprendida mirada de su marido Hugh Grant.






Puesto 4. Pamela Anderson. Barb Wire (1996).

Pamela y Barb Wire ya fueron protagonistas del 10 Sensuales y Femeninas. Heroínas Femdom. Los comics. Toda la película es una gran orgía de prendas fetichistas pero es en esta escena donde la rubia Pam luce como en ningún otro momento los negros guantes largos de raso más un vistoso anillo.







Puesto 3. Raffaella Carrá. Mañana (1978).

Una diva rubia baja del ascensor de la confitería El Molino, de Buenos Aires. Raffaella se muestra muy sobria y elegante diferente a esa explosión de energía que fue su sello, pero no por eso menos bella y atractiva con sus guantes negros, muy enjoyada. 

NOTA DE EDICION :  el video original posteado de Raffaella Carrá y Mina fue bloqueado por la RAI por cuestiones de copyright. 









  
Puesto 2. Joan Collins. Joseph and the amazing technicolor dreamcoat (1999).

José el Soñador (así se la conoció en castellano) fue la primera ópera rock compuesta por Andrew Lloyd Webber y Tim Rice. Basada en el libro del Génesis, nos cuenta en versión musical la historia de José, el hijo de Jacob, y de sus hermanos que lo venden como esclavo a Egipto. Fue estrenada en Londres en 1968, recorrió los teatros del West End durante años y llegó finalmente a Broadway en 1982. La obra fue llevada al cine recién en 1999 con la divina Joan Collins en el rol de la perversa esposa de Potiphar, que exhibe su sensual poder femenino desde su entrada a los 1:40 min. Joan Collins, una diva de varias épocas. Nacida en 1933 y protagonista de muchos films en los años cincuenta y sesenta, recién en su madurez alcanzó el estrellato a partir del éxito de Dynasty.  







Puesto 1. Madonna. Open your heart (1986).

A partir de la década del ochenta, la sensualidad femenina lleva el sello de Madonna. Ella utilizó el videoclip como nadie lo había hecho hasta el momento; una vía de expresión de fantasías sexuales femeninas, siempre al límite de lo escandaloso pero sin perder jamás el equilibrio ni el sentido de la estética.  

Un año antes Madonna había recreado a Marilyn Monroe en Material Girl, una suite erótica en el estilo de Diamonds are the girl's best friend. Open your heart, extraído de su tercer album True blue, la muestra en una pose sexy de bailarina stripper sobre una silla, vestida con guantes largos, corsette y tacos altos, en un indisimulado homenaje a Liza Minelli en Cabaret y a Marlene Dietrich en The Blue Angel.  

Si bien el final del video muestra a una dulce Madonna que baila con el niño protagonista, la escena en donde él la observa dentro del peep show fue muy cuestionada por la prensa y por organizaciones sociales. Ella les daría en los años siguientes muchos y más contundentes motivos sobre los cuales escandalizarse. Madonna, mi Número Uno entre todas las Divas Modernas que vistieron guantes largos en el cine y el video entre 1970 y 2000.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...