lunes, 29 de abril de 2013

Feminización....forzada?


    Hace ya un mes, en una de estas mañanas de fin de verano, mientras desayunaba, me puse a hojear unos antiguos apuntes que había escrito sobre Sacher-Masoch y su Venus. No es la primera vez que me descubro presa de la excitación que el romántico incurable y empedernido que fue Leopoldo genera en mi psiquis de domme pero esta vez, por algún desconocido motivo (un sueño erótico de la noche anterior?) me sentí extrañamente excitada y enamorada. Me emocioné con el concepto de la hipersensualidad como principal atributo de su Venus (la mujer ideal) y de inmediato sentí en mi interior una pulsión a jugar a ser hipersensual. Pero esa mañana, mi rutina no me ofrecía masturbarme ni citarme con un amante o visitar algún sex shop. Diagramé entonces en mi mente, siempre ansiosa por conocer nuevos placeres, un nuevo recorrido para cumplir con mis flamantes deseos. Tengo buena memoria para recordar algunos lugarcillos de segunda categoría (ningún degenerado merece mercadería de calidad) y allí fui a batirme a duelo contra la ciudad de la frigidez mental, sin lanza ni espada pero con rouge y tacos altos. En mi memoria resonaban ciertas frases que dotaban a mi espíritu tanto del sadismo del Marqués como de la pasión de don Leopoldo.
   
   Media hora de viaje y estaba ya en ese lugar, plagado de clientas mal vestidas, con dos o tres vendedoras mal pagas, alfombras raídas, una escalera caracol por donde las cajas eran subidas y bajadas y sin lugar para probarse los zapatos y mucho menos botas. Pero a mí, esta vez, no me interesaba probarme nada. Pedí que me trajeran el par de botas blancas de charol de la vidriera, numeración cuarenta y tres. Por supuesto, la joven que atendía, intentó cumplir con mi pedido sin demasiado entusiasmo. Resumiendo, las únicas que había eran cuarenta y cuatro, un número más que el que correspondería, pero por lo menos me iba aproximando. Decidí llevarlas; mi elegido sólo tendría que usar con ellas un par de medias gruesas por debajo de las sublimes lycra pantyhose ultraopacas que ya le había asignado en mi imaginación.
  
   Las que vivimos en botas por la vida, sabemos que más allá de la belleza indiscutible de las botas negras (las amadas blackies) o las rojas, las botas altas blancas de charol son más "guerreras". Calzarlas te hacen sentir una superhembra, protagonista  o continuadora de la saga de Barbarella. Ni hablar si son como éstas, que vienen con plataforma y taco aguja de quince centímetros. Un par de botas blancas así te dirian: Somos las botas de una heroína erótica, te gustaría tener algo con nuestra dueña?
   
   Cuando despues de pagarlas de contado, billete sobre billete, salí del decadente lugar con las acharoladas mal envueltas en una bolsa de feria barrial (la caja no existía porque estaba deshecha), lo hice con una sonrisa de complicidad ante mi libido en franco ascenso y me dirigí hacia la estación de subterráneo. Para mi sorpresa, sobre la vereda, me topé con una mujer negra (luego me dijo que era nacida en Sudáfrica) que vendía esas pelucas baratas, sintéticas, de kanekalón. Sin dudarlo, le pedí la más larga y rubia. Sólo tenía una, de un rubio oscuro (quiero decir que no era la típica platinada marilyna) pero bastante larga y a como venían las opciones, era la única decente por esa zona. Obviamente  me la entregó apenas envuelta en una bolsita de nylon y dándome escasas instrucciones sobre cómo mantenerla y falsas promesas que habría mas rubias para la semana siguiente y al mismo precio.
  
   Los demás elementos para travestir a mi Marilyna serían provistos por mi propio guardarropa con prendas y accesorios largamente usados en combates sexuales y que habían sido descartados por quedarme grandes de talle o ensanchados o algo gastados de tanto lavarlos. Todos bien traqueteados por años de puteríos indiscriminados. Ninguno de primera marca francesa, ninguno para uso discreto por parte de una señora, sino todo lo contrario: atuendos juveniles, brillosos, de colores bien estridentes. Me gusta que mis Marilynas sean muy llamativas. O tal vez, lo que me gusta es que sean muy putas.
  
   Guardé el tesoro en el placard de mi dominado esposo que a esa altura ya había dejado un mensaje en el contestador con algunas cuestiones familiares a resolver pero sin la más mínima sospecha sobre mi compra kinky. Me causó gracia escucharlo, lo llamé y le di una excusa falsa (a veces no le cuento la verdad total, digamos que se la doy en forma parcial). Luego me dediqué a otras cuestiones y durante el día me olvidé del asunto.
   
   Rutina por medio de la cena familiar, aun él no se había percatado del maltrecho paquetón oculto en el píso de su placard. Yo me sentía otra vez como en las épocas en que ocultaba los regalos a los niños para Navidad. Ya cerca de la hora de ir a dormir, durante la ducha de él, desplegué en la intimidad del dormitorio, sobre el cubrecama todo aquel tesoro de Marilyna. Parecía, o al menos así era para mi ansiosa mirada, que todo aquello era el contenido del cofre de un corsario, lleno de joyas preciosas y desconocidas, brillantes, resplandecientes, valiosísimas. Alhajas sissificantes.
   
   Lo que sigue quedará para siempre atesorado en nuestra memoria de pareja, en nuestra intimidad. Así lo he decidido. Todas las sonrisas de Bettie desplegadas, pero esta vez por ambas. Feminización forzada.....o no tan forzada. Mujer y sissy: un mundo tan audazmente marilyno, sado, sensual y femenino










31 comentarios :

  1. Sra, me emociona leerla asi, tan emocionada. Transmite el deseo de una forma muy potente desde su relato.
    es muy lindo usar esas prendas baratas de ese barrio berreta y alternarlas con sus prendas llenas de magia, llenas de energia sexual!
    porque nosotr@s nos envolvemos con esas prendas magicas, para envolvernos de la magia de Ustedes, Señoras. Y poder sentirlas, interpretandolas.

    ('.')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu testimonio de VIDA vale más que mil palabras y mil columnas que yo pueda escribir.

      Eliminar
  2. Un gusto estar en Su Blog distinguida Señora Atigrada Cazadora.

    Le dejo mi blog Señora: http://blogs.mazmorra.com.ar/meier/

    Para cuando tenga algo de su tiempo libre me gustaría que leyera mis escritos y si Usted lo desea dejar algún comentario.

    Atentamente meier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya pasaremos a verte, Meier. Gracias por darte una vuelta por mi MUNDO

      Eliminar
    2. Gracias Señora.
      Atentamente meier.

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada. Saludos sumisos.

    servus {Bastet} ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. saludos para vos y para tu DIOSA.
      siempre bienvenido, querido servus

      Eliminar
  4. En tus manos y bajo tu dominio todo se vuelve mágico, maravilloso y valioso como el contenido del cofre de un corsario.
    En mis retinas de virtual voyeur queda vívida, plasmada la continuación de tu excelente relato, a partir de la salida de él de la ducha
    Gracias Diosa
    Flordelis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu respuesta hace que el relato gane mas vida y mas fantasía. No es lo mismo que antes. Gracias

      Eliminar
  5. a) Creo que el personajito PENELOPE GLAMOUR, del dibujo animado LOS AUTOS LOCOS , se merecería una columna aparte!!(O un almanaque o album)
    B) Acabo de arruinar la mesa de la compu de mi casa incrustando repetidamente la frente en ella al leer la descripcion de su compra y de lo quehace ocn ella...solo pueod decir: BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    niní

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Penelope es tan deliciosamente sissy!!

      No llores, que a lo mejor una noche alguien te "obliga" y te "fuerza" a ponerte esas botas..y a caminar unas vueltitas.

      Eliminar
  6. Maravilloso relato. Es el cerebro el mayor de los aliados para la imaginacion.
    Me encantan tus relatos.
    Saludos
    Pepi

    ResponderEliminar
  7. Son momentos mágicos, los de trastear por mercadillos y tiendas de medio pelo, acabas encontrando grandes gangas, para luego en casa disfrutándolas como una auténtica diosa.
    Pues si el personaje de Penélope es muy lindo y muy muy sissy.
    Besoss querida Roxy, me encantan tus entradas!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mistress Roxy, por la oportunidad de leer algo tan bueno por estos lugares. Un saludo
    zero{MS}

    ResponderEliminar
  9. Señora..si usted desea forzar a alguien más, no se olvide de su servidora, para atenderla en lo que desee

    suya

    susy

    ResponderEliminar
  10. Roxy, este escrito me hizo revivir algunos momentos en mi mente... hicieron chispa en algun contacto por ahí perdido :) El título es perfecto, y doy por hecho que tu Marilyna lo fue aún mas. Saludos Lady.
    VICHI

    ResponderEliminar

  11. Agradezco encontrar un material serio y educativo en varios temas que como mujer trans que soy me interesan conocer y reflexionar en ellos y talvez mas adelante escribir mis ideas en mi pagina de facebook la cual apena esta naciendo muchas gracias

    ResponderEliminar
  12. agradezco encontrar un material serio y de alta calidad y de contenido educativo que explica a comprender muchos términos que como en mi caso que soy mujer trans me interesan y me ilustran para escribir en su momento en-mi pagina de facebook gracias

    ResponderEliminar
  13. Este relato/recuerdo suyo, Mistress Roxy, me hace volar... y por que no...no perder las esperanzas de tener alguna vez mi propia "Marylina"...Encantada de leerla ¡como siempre!
    Curiosa Curiosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha suerte en tu busqueda querida Curiosa! Las Marilinas están ahí, esperándote!!!

      Eliminar
    2. Ya ves Curiosa, quizás gracias a mi blog encuentres a tu sissy marilyna. Besos!!!

      Eliminar
  14. Como siempre Mistress Roxy seré un eterno agradecido por su elevado nivel al publicar cada nota. No exagero si al globalizar todas sus publicaciones las considero como apuntes a tener en cuenta para aprender y mejorar nuestra sexualidad, nos enseña sobre los condimentos apropiados para darle un sabor especial a nuestros encuentros íntimos.-

    ResponderEliminar
  15. Un gusto volver a leerte, mi colega y amiga. Suerte! yo acá, siguiéndote de lejitos los pasos. Marcia también se alegra de encontrarte.
    besos
    Mistress Kary {marcia31}

    ResponderEliminar
  16. Todos tenemos en algun momento esa cosa medio entre chusma y morbosa de saber como cojen los demas, no? Yo voy en el subte, que es ideal porque te ves frente a frente con todo el paneo social, y miro a alguien y me pregunto :" tendrá buen sexo?" Me intrigan mas que nada esas MILF cuarentonas de trajecito. O esas flaquitas pálidas que capaz que en la intimidad son tremendamente perversas o intensas. Y me incluyo. Un sesenton con pinta de europeo al que nadie en ese vagon de subte se imaginaria femeneizado. Y la razon es simple: la ropa femenina es muy erotizante. Todo es suave, sexy, sugestivo, transformador. Y ademas en varios estilos : formal, urbano, grunge, hindu, sudaca, elite, etc. Los varoes lamentablemente tenemos solo dos vidrieras: la vidriera "traje" y enfrente la "sport". Todo formalote, oficinista, celeste, gris- ropa de alguien que si coje lo hace los sabados a la siesta. Confieso que tengo mi ropa de femeinizacion. Me encanta usarla y tengo la suerte de poder compartir esos eventos intimos con alguien que lo acepta y le gusta. Lo loco es que en la femeinizacion mi sexualidad se duplica. Me siento muy erotizado como varon , pero se despiertan en mi ganas de ser tratado como mujer. Loco, es poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "la ropa femenina es muy erotizante. Todo es suave, sexy, sugestivo, transformador. "

      ...y lo resumiste perfecto, perfecto..GRACIAS

      Eliminar
  17. Excelente relato. Ya me gustaría vivirlo saliendo de la ducha con mi marilina... Bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...