jueves, 22 de septiembre de 2016

Tacones altos de deseo





   Buena parte del mejor y más costoso calzado femenino proviene de una región italiana, la Emilia. Una zona agrícola por excelencia, en donde las granjas  y campos se intercalan con una sucesión de pequeñas fábricas que producen para los más famosos nombres de la moda: Rossi, Louboutin, Chanel, Ferragamo, Armani, Prada, Gucci, McQueen. Auténtica nursery de fantasías, en esta zona nacen los sensuales y carísimos objetos de deseo que las más cotizadas topmodels, cantantes y actrices lucen sobre las alfombras rojas de los grandes eventos del mundo entero. 

    Francesco Russo es el director del staff de diseño de Sergio Rossi La marca Sergio Rossi pertenece al grupo PPR, cuyo presidente Francois Pinault se casó en Venecia con Salma Hayek. Como no podía ser de otro modo, Salma lució en la boda un par de zapatos pumps o salón especialmente diseñados por Russo. Bautizado Cachet, tiene cuatro centímetros de plataforma escondida, lo que le permitió a Salma dar un sí, quiero muy sensual desde catorce centímetros de altura. Cachet sigue siendo uno de los más vendidos de la marca, junto a la sexy sandalia de talón abierto Mermaid. 



Cachet

Mermaid



   
    Russo suele afirmar que fabricar zapatos altos de calidad equivale a ejecutar una magistral obra de arquitectura. Diseña cerca de setecientos modelos al año y explica que del diseño a la caja, se requieren por lo menos ciento diez pasos. El buen diseñador nunca debe olvidar que no sólo se trata de belleza y sensualidad porque el zapato de taco alto no deja de ser una estructura inclinada que debe soportar el cuerpo de una mujer sin generarle incomodidades. El talón del zapato sostiene el peso y el taco debe encontrarse exactamente por debajo para que el zapato toque el suelo bajo el centro del hueso del talón. Los zapatos de taco alto se arman con una placa de metal en el cambrillón (el centro de la suela) y otra en el talón. Si la mujer no se siente firme al caminar, generalmente es porque el acero no es lo suficientemente fuerte. 

    El máximo taco que Russo ha creado para Sergio Rossi es de 10 cm sin plataforma, si bien cuando trabajaba para Yves St Laurent, se atrevió con un diseño que se elevaba a 11.5 cm del suelo. Hoy Russo sostiene que si el taco supera los diez centímetros, la mujer empieza a caminar de manera extraña y pierde elegancia. El argentino Ricky Sarkany opina lo mismo. Pasados los diez centímetros de altura, no puede existir un zapato sin plataforma, aunque esté oculta. Lo estético no puede desentenderse de lo ergonómico. Gracias a las megaplataformas, las mujeres de pies pequeños podemos calzarnos las imponentes botas de dominatriz que nos permiten alcanzar lujuriosas alturas casi irreales. Nosotras somos la encarnación de la historia del zapatito de Cenicienta, pero en versión sado.

   Nuestros agradecidos sumisos adoradores son los que más disfrutan de nuestros divinos taconazos cuando los besan, los lamen y ponen sus espaldas y sus culos a nuestra disposición con tal de sentir nuestras pisadas. No sería lo mismo para Nosotras ni tampoco para ellos si tuviéramos que arrastrarnos cerca del suelo. Cuando un hombre sueña con travestirse, lo primero que busca es poder meter sus pies dentro de un par de zapatos de taco alto. Las sandalias de talón abierto número cuarenta suelen ser las más elegidas por las chicas crossdressers; es el máximo número para mujeres que puede encontrarse corrientemente y es el diseño que más se adapta a los pies masculinos. Ella nunca olvidará la femineidad de sus primeros pasos ni esa primera imagen devuelta por el espejo. Para millones de mujeres y crossdressers alrededor del mundo, los tacos altos han dejado de ser moda y se han convertido en símbolos de status y poder femenino.

   Los médicos insisten: ningún tacón debería superar los cuatro centímetros. Pero ninguna de nosotras estamos dispuestas a renunciar a uno de nuestros más sagrados objetos de deseo. Desde muy chicas, hemos aprendido que las grandes noches femeninas son para vivirlas desde ahí arriba, desafiando la gravedad y flotando en el vértigo de las alturas. Nadie nos podrá convencer de lo contrario.








jueves, 15 de septiembre de 2016

Patrick Nagel y su arte minimalista


   En 1974, la revista Playboy contrató a un joven dibujante nacido en Ohio pero educado en Los Angeles para ilustrar con erotismo e imaginación algunos de sus célebres reportajes. Patrick Nagel inició así su corta pero muy prolífica carrera que finalizó repentinamente diez años después cuando la muerte lo sorprendió a los treinta y ocho años. Patrick es hoy considerado uno de los máximos representantes de la escuela minimalista al representar toda la sensualidad de la figura femenina desde la sencillez de unas pocas líneas. La mayor colección de sus trabajos originales permanece hasta hoy en la mansión Playboy. Estas son algunas de sus obras que figuran en la web y es un placer compartirlas con mis lectores.

























































miércoles, 7 de septiembre de 2016

Adulterio Femdom



 



Es una cosa maravillosa encontrar en la propia y honesta mujer las delicias sensuales que generalmente se encuentran sólo con libertinas o con prostitutas. 

Leopoldo Sacher Masoch


   En el adulterio Femdom, todas las definiciones nos hablan de una naturaleza salvaje en donde la hembra busca el macho más potente y mejor dotado para aparearse con él.  Los amantes se llaman studs (padrillos, potros sementales) o bulls (toros) mientras que el marido cornudo es el cuckold, denominación inglesa de un ave que suele criar en su nido a hijos que no son propios. Las definiciones no son para nada técnicas: nos golpean de lleno en lo animalesco, en lo primitivo y nos remontan al milenario temor del macho humano a ser engañado por la hembra que encuentra el placer sexual en un competidor.

   En la alternativa opuesta al cuckolding, el adulterio del hombre es consentido por una esposa sumisa que se llama cuckquean. Su escasa relevancia pone en evidencia que la raíz de este juego reside en la ruptura de un tabú que en este último caso no existe. No hay tabú y no puede haberlo cuando las esposas han consentido a las amantes de sus maridos durante siglos.

  El cuckolding se caracteriza por la actitud sumisa del marido ante los deseos de su esposa antes, durante y después del acto sexual adúltero. Cuckolding no es poliamor, swinging o pareja abierta, todas formas de sexo no monogámico en donde los integrantes de la pareja coordinan su vida sexual desde un plano de igualdad. Hay un componente de humillación en el cuckolding: debe existir un carácter sometedor por parte de la mujer casada. Esa humillación no suele ser tal en la realidad; es más bien una sensación vista desde el afuera porque todos los maridos cuckolds que conocí (empezando por el mío) están orgullosos y felices de su condición. Ellos aman a sus tigresas, las acompañan en sus correrías y están siempre listos a brindarle todo lo necesario para que ella disfrute libremente de todos los amantes que desee tener.

   A nivel fantasioso, el cuckolding suele emparentarse con la sissificación. Para un marido cornudo, el ser obligado a presenciar el coito del stud con su esposa mientras está vestido de mujer, refuerza la humillación y la destrucción de su imagen viril. De la misma forma, el uso de dispositivos de castidad masculinos que extienden el celibato del marido, explotan al máximo el desprecio por su aptitud para el coito

   En mi caso, disfruto con mi marido sumiso de la sissificación pero solamente en la intimidad. En mis prioridades de esposa cuckoldress, él debe cumplir una función práctica como custodio, sirviente y chofer porque para eso lo necesito. Tampoco me interesa ponerlo en castidad pues jamás me privaría del sexo amoroso que él me brinda. El único ritual que exijo luego de un encuentro es una larga sesión de sexo oral para que él sienta con su lengua el aroma del condón que usó el stud.






   Estas son mis definiciones de lo que es y no es el adulterio Femdom. No son definiciones redactadas desde un punto de vista moral, al estilo de los clásicos decálogos del BDSM (El Amo debe velar por la integridad de la sumisa y blah, blah, blah) sino que son consideraciones prácticas, basadas en años de experiencia, que entiendo que deben cumplirse para que el cuckolding conserve el sabor de lo transgresor, su conciencia de tabú milenario y su esencia sexista.  

   Cuckoldress y cuckold deben tener una relación estable y sólida ante la sociedad. Si incluye matrimonio formalizado e hijos en común, mejor.

   La cuckoldress no sólo no debe ocultarle al cuckold sus encuentros con los studs sino que debe hacerlo partícipe de cómo se viste y se maquilla lo más sexy posible para excitar a su amante.

   El stud debe ser más atractivo sexualmente que el cuckold, tanto por su físico como por el tamaño de su pene.

   La cuckoldress debe dominar al cuckold mediante el adulterio. El adulterio Femdom es una técnica de sometimiento del hombre porque resalta el poder sexual de la mujer. El cuckold debe ser sumiso y sostener la actitud inherente a ese rol. No es un wifewatcher o un swinger.

   No es recomendable que la cuckoldress tenga un stud fijo. Los roles pueden llegar a confundirse.

   La cuckoldress puede o no humillar verbal o físicamente al cuckold durante el coito con el stud. El cuckold puede o no estar sissificado por la cuckoldress como mecanismo de humillación o para reforzar el rol masculino del stud. El cuckold puede o no estar sometido a períodos de celibato y castidad como parte de los mecanismos de humillación.

   Esté o no sissificado, el cuckold puede o no darle sexo oral al stud para facilitarle la erección. Pero la penetración es privilegio de la cuckoldress por más que el cuckold también desee ser cogido por el stud. El stud sólo sirve a la cuckoldress.







Renuncia a esa estúpida pequeño-burguesa idea, poco valiosa en ti, que es malo traicionar a tu esposo y tener otros amantes cuando tengas ese deseo.

Leopoldo Sacher Masoch



jueves, 1 de septiembre de 2016

Violet Chachki, primavera drag


   A los 19 años, un muchacho norteamericano llamado Jason Bardo decidió ser Violet Chachki. Según Wikipedia, eligió el nombre Violet en homenaje al personaje de Jennifer Tilly en el film Bound, donde interpreta a una elegante morocha, amante de un millonario, que tiene una fogosa relación lésbica con una mujer trabajadora (Gina Gershon) mientras que Chachki es una deformación de la palabra yiddish tchochke que representa un objeto que es decorativo por lo bello y no por lo funcional. Toda una declaración de principios para quien fuera la ganadora de la séptima temporada de RuPaul Drag Race en el 2014. Para septiembre, el mes de nuestra primavera, llega a mi blog Violet, una belleza drag.




Enero



Febrero



Marzo



Abril



Mayo




Junio




Julio



Agosto



Septiembre




Octubre



Noviembre



Diciembre



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...