domingo, 14 de agosto de 2016

10 Sensuales y Femeninas. Felinas en Catsuits. El nacimiento del fetiche.


Raquel Welch


Marianne Faithfull



   En la columna pasada (la puedes leer inmediatamente debajo de ésta), me explayé a gusto opinando sobre cómo han cambiado las heroínas en catsuits que van apareciendo en films y series de televisión desde los años sesenta hasta hoy. Resumo mi opinión en una frase: Siento que en algún lugar del camino entre los años sesenta y hoy, el catsuit ha perdido mucho de su seducción original. 

   Creo que debo hacer algo para intentar recuperar esa seducción, esa magia. Einstein solía decir que cuando se perdía en un razonamiento matemático, lo mejor para él era volver a la pregunta inicial. No sé si Einstein era fetichista de alguna cosa, pero yo también opino que en cuestión de fetiches, cuando se siente una pérdida, siempre conviene volver a las fuentes. 

   Segùn Wikipedia, la historia del catsuit en el cine tiene un remoto antepasado en un film mudo del año 1915 llamado Les Vampires. Pero el mundo los reconoce como una prenda femenina fetish por excelencia en forma masiva a partir de la década del '60 y principios de los '70. Entonces viajemos hacia allá, de vuelta a los tiempos en donde el fetiche del catsuit recién nacía. Estos diez videos son protagonizados por inolvidables divas que representan a todas aquellas que supieron construir una imborrable arma de poder y seducción vistiendo trajes de gatas sensuales. Mis elegidas son Mamie Van Doren, Ursula Andress, Brigitte Bardot, Rosanna Podestá, Ann Margret, Raquel Welch, Mónica Vitti, Diana Rigg, Marianne Faithfull y Julie Newmar. Ellas son mis diez Felinas en Catsuits. El nacimiento del fetiche.




Mamie Van Doren


Felina 10. Mamie Van Doren. Guns, girls and gangsters.

El afiche del film de 1959 la promocionaba como Blonde dynamite! Una rubia platinada cantante de cabaret de Las Vegas, envuelta en un triángulo amoroso entre gangsters. Mamie luce un catsuit en strapless y brazos descubiertos en este número de music hall, Cualquier cosa que tu corazón desee, rodeada de bailarines  que la miman y la adoran.





Felina 9. Ursula Andress. What's new, Pussycat?

El primer guión que escribió Woody Allen en su vida, para una comedia poco recordada que simboliza el cine de los swinging sixties. Peter O'Toole es el director de una famosa revista de moda parisina y se ve constamente asediado por tres bellas de la época: Romy Schneider, Capucine y Ursula Andress, que ya era famosa por su actuación como la primera chica Bond en The Satanic Dr No. En la escena, Ursula intenta seducir a Peter estirándose en la cama y jugando con sus pies, una rubia pantera ajustada en su catsuit con estampado de serpiente.





Felina 8. Brigitte Bardot. Comic strip.

Un video raro para una rara Brigitte con una hermosa peluca negra en lugar de su clásica melena rubia y transfigurada en una heroína de comic vistiendo un catsuit lila, la capa y las infaltables botas altas, en medio de coloridos globos al mejor estilo camp de la serie Batman. La canción es de Serge Gainsbourg, su pareja de entonces, que aparece con ella en el video y está incluida en su álbum de 1968 titulado Bonnie & Clyde.





Felina 7. Rossana Podestá. Seven golden men strike again.

Rosanna Podestá fue una de las más bellas actrices italianas de los años cincuenta, consagrada en films mitológicos como Ulises (1955) y Helena de Troya (1956). En esta comedia de 1966, se calza el catsuit negro para formar parte de una banda un tanto atolondrada de supuestos gangsters que se ven mezclados en un turbio asunto con un dictador sudamericano.




Felina 6. Ann Margret. Tommy.

Un film clave en la contracultura de los primeros setenta, dirigida por Ken Russell y con un casting rockero de lujo que incluía a Tina Turner, Eric Clapton y Elton John además de los cuatro The Who originales. Esta es la célebre TV scene, una de las escenas más fuertes de toda la película en donde la sexy pelirroja, en pleno trip de alucinaciones, toma champagne envuelta en una lujuriosa capa de pieles que dejan entrever su sexy catsuit blanco mientras intenta inútilmente huir de la imagen de Tommy que la persigue desde la pantalla de su televisor.





Felina 5. Raquel Welch. Fantastic voyage.

De pelo corto y apenas conocida por entonces, Raquel Welch forma parte de la tripulación de un submarino miniaturizado hasta un tamaño microscópico, que es inyectado en el torrente sanguíneo de un científico para curarlo de un daño cerebral. El equipo médico del submarino dispone de una hora para lograr su misión y salir del cuerpo antes de recobrar su tamaño normal. Fantastic voyage es una de las más recordadas películas de ciencia ficción de todos los tiempos y lanzó a Raquel al estrellato. El traje blanco que lucía sus curvas al detalle preanunciaba la llegada de las heroínas espaciales en catsuits que protagonizarían tantos éxitos de ciencia ficción en los años setenta y ochenta como Jane Badler, Ornella Muti o Dorothy Stratten. Mis 10 Sensuales y Femeninas. Star Wars Fetish está dedicado a ellas.





Felina 4. Mónica Vitti. Qui commincia l'aventura (Blonde in black leather).

La historia de la chica motoquera vestida de pies a cabeza de radiante cuero negro que levanta a otra en un lavadero (Claudia Cardinale) y juntas buscan su destino en la libertad de las rutas italianas. Esta escena es un monumento al fetichismo: un joven lustrabotas se dedica, con esmero y dedicación propia de buen sumiso, a lustrar el catsuit de Mónica poniendo especial cuidado en las tetas mientras la bella rubia refleja en sus ojos verdes cierta incomodidad que no le impide dejarse llevar por el placer.






Felina 3. Diana Rigg. The avengers.

De ella se dijo que era más británica que tomar el té de las cinco mirando al Big Ben. Nacida en Yorkshire en 1938, Diana parecía marchar hacia la consagración en la escena teatral shakesperiana de Londres cuando decidió presentarse en 1963 a un casting televisivo. La consagración la alcanzó entonces pero no fue sobre la tablas del Globe sino en las pantallas de la TV donde Diana y su coequiper, el inolvidable Patrick McNee compondrían una pareja de detectives inigualable, plena de glamour y fetichismo ella y un verdadero gentleman él, con el aderezo del sense of humour típicamente inglés que fue la marca registrada de una serie que sigue sumando legiones de fans después de cincuenta años de emitida. Sobre fines de los sesenta y en los años setenta, Diana retomó su carrera teatral y tuvo algunos éxitos en el cine; el más recordado fue ser chica Bond en On Majesty's Secret Service donde encarnó a la condesa Teresa, la única que hasta la fecha fue capaz de llevar a James Bond al matrimonio. Diana Rigg, pionera Femdom es la entrada dedicada en mi blog a la sexy detective Miss Emma Peel que se luce en este video, a puro florete y catsuit, dándole una lección de esgrima a Sir Patrick.   






Felina 2. Marianne Faithfull. The girl on the motorcycle.

Naked under leather (Desnuda bajo el cuero) fue el otro título con que se difundió este film fetichista, un clásico de la vanguardia de mediados de los sesenta. Nunca imaginé que terminaría siendo una película de culto dijo Marianne hace un tiempo al recordar la obra de Jack Cardiff que sellaría para siempre la relación entre el catsuit de cuero, la rubia en la moto y el deseo sexual. It's like skin. I'm like an animal, susurra ella extasiada, en el climax. Su expresión orgásmica al meterse desnuda dentro del catsuit, cerrar la cremallera y tomar el casco para montar su Harley Davidson, definió para siempre a un género entero de bikegirls rebeldes que huyen buscando la libertad. La escena con los oficiales de la frontera y el encuentro con su amante Alain Delon son otros momentos de regodeo fetish para el ojo de la cámara.





Felina 1. Julie Newmar. Batman.

Ella es sexy, rápida, está siempre alerta, es inteligente, sagaz y también una embaucadora sorprendente y vistosa. Tiene un cuerpo que usa inteligentemente y es dominante, exactamente como un felino. Además el show te daba la oportunidad de ser verdaderamente mala e indecente, cosa que sólo las actrices de cine clase "B" podían hacer en esa época y a mí me resultaba muy divertido.

Julie Newmeyer nació en California en 1933 y fue el prototipo de la big beautiful woman con sus ciento ochenta centímetros de altura y una portentosa figura de reloj de arena ganada durante sus años de bailarina y coreógrafa. Tras algunos éxitos menores en el cine, tuvo la fortuna de estar en el lugar y en el momento exactos para ser llamada por los productores de Batman a protagonizar a la villana más hermosa y sexy de todos los tiempos. Desde su aparición como Catwoman, su éxito fue tal que el catsuit y su personaje han pasado a ser sinónimos. Quienes conocen la historia detrás de las cámaras, saben que fue la propia Julie quien hizo modificar el diseño de su traje para que el cinturón cayera sobre sus caderas y no en la cintura para así aumentar el efecto visual de sus prominentes atributos que se aprecian mejor que nunca en los lujuriosos segundos que van de los 1:42 a los 1:55.




Y si hablamos de catsuits y de la vieja serie Batman, no podemos olvidar a la bella y deliciosa Batichica Yvonne Craig, fallecida el año pasado. Montada en su moto y enfundada en su catsuit violeta, llena de colorido e ingenuidad, Batichica es hoy un prototipo de sumisa naive, el alter ego perfecto para la pérfida Julie. Aquí están las dos juntas, componiendo una verdadera sinfonía de gracia y fetiche.





El catsuit original que Julie vistió en la serie se exhibe desde el año 2008 en el tercer piso del Smithsonian Institute, como parte de las colecciones del National Treasure of Popular Culture. Espero algun día poder visitarlo.



Julie Newmar  presentando su catsuit en el Smithsonian Institute

sábado, 6 de agosto de 2016

Catsuits de ayer y de hoy


Julie


   El catsuit es un must entre los outfits clásicos de la dominación Femdom. No es difícil entender el porqué: el catsuit nos regala a las mujeres fetichistas una gran libertad de movimientos y se siente como un sedoso guante que se ajusta a nosotras. El catsuit se adapta a la forma de mi cuerpo; por eso se dice que no hay dos iguales; cuando me pongo uno, es como una segunda piel que llevo conmigo adondequiera que voy.  

   En España se acostumbra a llamarlo mono y en los países anglosajones se lo conoce también como skintight, skinsuit o bodysuit; todas terminologías técnicas que me resultan muy poco sensuales; a Mí me gusta seguir llamándolo catsuit porque cuando decido ponerme uno, quiero que me transmita el andar felino y el poder de una Tigresa sexual. Como ocurre con las botas altas y con los guantes largos, el catsuit es una prenda que potencia la sexualidad de la mujer que lo viste porque nuestra cultura occidental ha creado una mitología alrededor de su uso.

   En los años sesenta, de la mano del rock and roll, de la liberación femenina y del desarrollo tecnológico de telas expansivas y brillantes, el catsuit representaba a la nueva mujer poderosa que avanzaba sin pedir permiso. Las chicas ajustadas que se subían a las motos o protagonizaban películas de ciencia ficción rompieron para siempre con el molde de las muñecas de porcelana de la década anterior como Audrey Hepburn o Marilyn Monroe. Pero al mismo tiempo, las nuevas femmes fatales jamás resignaron femineidad; ellas fueron la combinación perfecta de poder femenino y sex appeal durante las décadas siguientes en la pantalla y sobre los escenarios inspirando a su vez a millones de seguidoras que lucieron sus catsuits en discotecas, dungeons y alcobas Femdom.

   Así llegamos al siglo XXI. Nunca antes en la historia del cine hubo tantas bellas mujeres vistiendo catsuits gracias a las megaproducciones de Hollywood, muchas de ellas basadas en sagas del mundo del comic. Algunas de ellas se han hecho famosas junto a los personajes que encarnaron como Carrie Ann Moss (Matrix), Kate Beckinsale (Underworld), Angelina Jolie (Tomb Raider), Milla Jovovich (Resident Evil), Sienna Miller (The rise of Cobra), Malin Ackerman (Watchmen), Scarlett Johansson (Iron Man) y siguen las firmas....

   Para una fetichista madura como yo, este panorama visual debería ser una fiesta pero confieso sentirme un tanto decepcionada. Siento que en algún lugar del camino entre los años sesenta y hoy, el catsuit ha perdido mucho de su seducción original. No me siento demasiado atraída por las nuevas heroínas que se van sumando año tras año al ritmo de los estrenos, conformando una colección de bellas chicas superpoderosas en actitudes siempre combativas, expertas en disparar sofisticados armamentos, rodeadas de sangre y violencia, luchando y venciendo a los hombres en terrenos históricamente masculinos de fuerza y poder. Ni siquiera las remakes de viejas perlas fetichistas como Emma Peel en The Avengers o Gatúbela en la última de las Batman han podido escapar a esta tendencia; cuando Uma Thurman o Anne Hathaway visten sus negros catsuits, componen personajes femeninos hermosos, potentes y estilizados pero encuentro en ellas muy poco de aquella pícara sensualidad que hiciera tan famosas a Diana Rigg y a Julie Newmar.   

   En mi memoria, la sensualidad de la mujer va siempre asociada con sus movimientos lentos y acompasados, con la cadencia que lleva el ritmo de las caderas femeninas. Me atrevo a denunciar a los directores de cine que viven absortos ante la demanda insaciable de vértigo, velocidad y efectos especiales cada vez más estremecedores pero al mismo tiempo han olvidado el glamoroso arte seductor de la mujer que camina en catsuit y tacones altos contoneándose con aires felinos y derramando a su paso la miel de una sonrisa. Aunque quizás ya sea tarde para empezar a reclamar por lo que parece pertenecer definitivamente a otra época.

   Que Julie y Diana os lo demanden.



Diana


Julie

lunes, 1 de agosto de 2016

La revista Marquis y el arte de Peter Czernich


   Peter Czernich es uno de los más renombrados fotógrafos fetichistas y eróticos de las últimas décadas. La revista Marquis es la nave insignia de su obra; desde sus páginas, notables modelos como Dita Von Teese, Masuimi o Emily Marilyn empezaron a escalar las cimas de la fama. 
   
   Czernich ingresó en el mundo de la fotografía fetish en 1990 como editor de la revista O, interesándose poco a poco en el tema mientras detectaba y corregía los errores que cometían los fotógrafos. Al poco tiempo, comenzó a fotografiar por su cuenta a su novia, la futura modelo fetish Anette K. Hoy suele decir con mucho humor que lo primero que un novel fotógrafo erótico necesita es una novia bella para poder practicar y aprender. Los primeros tiempos fueron muy difíciles dado que las modelos se negaban a posar con ropa de látex o zapatos muy altos porque no querían ser clasificadas como modelos porno o prostitutas. Hoy sus modelos editan sus propias páginas en Internet y van a los codazos entre ellas para conseguir que él las fotografíe.

   La mejor definición que he leído sobre qué es la belleza fetichista es la de Peter Czernich. La belleza fetish es todo lo que sea ultrafemenino. Me gustan los atributos femeninos exagerados: tetas grandes, piernas largas, pies arqueados en tacones ultraaltos, cinturas de avispa, ropa brillante y muy ajustada, maquillaje extravagante, peinados artísticos, uñas locas. Me gusta el arsenal completo.


   Belleza fetish es todo lo que sea ultrafemenino. La que escribe este blog, opina lo mismo.




Enero



Febrero




Marzo




Abril




Mayo





Junio




Julio




Agosto




Septiembre




Octubre



Noviembre




Diciembre



http://www.bedeseme.com/2011/10/peter-w-czernich-issue-13/


http://www2.peterwczernich.com/de/3/


domingo, 24 de julio de 2016

Mitos y realidades de mi 24/7





   Si hay un tema que siempre levanta polémica en los debates sobre BDSM y dominación, ese tema es el remanido veinticuatro siete. Para los que no saben de qué se trata, se suele llamar 24/7 a la relación de dominación - sumisión que se desarrolla las veinticuatro horas del día durante los siete días a la semana.

   Están quienes sostienen que el veinticuatro siete es un constructo y no es una realidad porque nadie sesiona todo el tiempo. Quienes así piensan, creen que la vida de dominación y sumisión se limita a la sesión y a sus protocolos pero no a lo cotidiano. Están quienes sólo mantienen contacto vía Internet, no se conocen, jamás tuvieron sesiones, ni siquiera sexo, pero igualmente sostienen que viven la relación veinticuatro siete mediante alguna especie de conexión sexual a distancia.

   Es muy común que se nos pregunte a las mujeres dominantes casadas con maridos sumisos cómo hacemos para congeniar el sexo Femdom con la vida en familia. No es muy diferente a lo que ocurre en el ámbito laboral: nadie le pregunta a un hombre como hace para combinar su carrera y su familia (como si los hombres no cuidaran de su familia tanto como las mujeres). 

   El BDSM es sexo y en mi casa los hijos no tienen contacto con la vida sexual de sus padres. No es que nos finjimos vainillas delante de ellos; simplemente protegemos nuestra intimidad sexual lejos de sus miradas. No importa lo que ocurre en dicha intimidad. La clásica pregunta intimidatoria que nos suelen hacer a las dóminas casadas Tenés a tu marido atado y enjaulado delante de tus hijos? pasa por alto que no sólo la vida sexual de los adultos debe mantenerse al margen de los pequeños sino que una dómina no es dómina por atar, enjaular o azotar. A mí no me gusta atar ni enjaular y no me considero menos dominante por ello. El manejo de técnicas no te convierte en dominante. Es más, estoy segura que la dominación reducida a las clásicas técnicas de castigo empobrece, aburre y nos vuelve a las mujeres mansas servidoras de goces masocas ajenos.  

   Estoy en pareja con mi sumiso desde hace quince años. Estamos casados y tenemos hijos. Por eso afirmo que mi marido es mi sumiso veinticuatro siete. Tenemos códigos de comunicación que nos permiten sexualizar muchas actividades cotidianas aunque dichos códigos son semiinvisibles para quienes nos rodean. Para nosotros, como lo dije más de una vez, el sado hogareño es una aventura, un viaje que no lleva a ningún lado en particular, que se recorre por el mero placer del nomadismo y el día que se acabe esa ansia de buscar y vivir experiencias en pareja es porque ya no estaremos en este mundo. 


El amor es una emoción. El sexo es diversión física. 
Linda  Lovelace 







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...