lunes, 5 de noviembre de 2012

El fetiche es una cuestión de amor

      

   Pocas personas en el mundo son capaces de hablar tan claramente sobre el fetichismo y sus cultores como Dian Hanson. Editora de revistas fetichistas y pornográficas durante más de veinte años y habiendo vivido (y también sobrevivido) a toda la movida sado neoyorquina de fines de los ’70, previa a la aparición del SIDA y a la moral reaganiana, Dian, a diferencia de muchos otros editores de pornografía, no se ha caracterizado por despreciar a sus lectores sino por intentar entenderlos, apreciarlos, valorar sus fantasías y establecer con ellos un correo de ida y vuelta con lo que ha logrado hacerse de una legión de fieles seguidores que le han abierto su corazón y sus más íntimos deseos. Nada resulta más tranquilizador y agradable para un hombre fetichista que un par de oídos femeninos que se interesen por sus fantasías en lugar de juzgarlas peyorativamente. Parece algo obvio, pero resulta que no lo es tanto. El fetichista fue, es y será un tipo generalmente despreciado, tanto por los vainillas como por los ortodoxos cultores del BDSM. Para ambos,  no es más que un pajero
   
   Recordaba a Dian el otro día cuando leía en High Heels Place a un forista varón que comentaba, un poco enojado, acerca del porqué la palabra fetish parece estar invariablemente dirigida a un hombre. El hecho de que las mujeres por lo general no desarrollen una sexualidad de tipo fetichista, en vista de Hanson, es el resultado del intenso escrutinio cultural al que se ven sometidos los hombres. Hanson sostiene que los fetiches suelen comenzar  cuando un niño se siente atraído por algo brillante, suave o colorido (raso, seda, lentejuelas, pieles) pero que es percibido por los adultos como femenino. Entonces, es alejado de ello, a menudo con severidad. Las niñas no suelen experimentar estas experiencias de mutilación. Pero en el niño, la fijación en ese objeto puede no desaparecer sino que se expresará años después en el ámbito del fetichismo. Los fetiches se inician, de acuerdo a esta teoría, cuando un niño, ansioso y experimentando, entiende que si expresa ese deseo, rompe las reglas establecidas y corre riesgo de perder el amor de sus padres. El fetiche, según Hanson, tiene mucho que ver con la búsqueda del amor.
   
   Si el BDSM  no es más que un conjunto de respuestas emocionales (frase de la autoría de  Anubis, una bella e inteligente sumisa) el estímulo que el fetichista necesita para desencadenar dicha respuesta es una experiencia sensorial, sensual, sensitiva. A diferencia del sumiso convencional (generalmente de sexo femenino) que llega en busca de un dominante para descargarle cual  mochila de adoquines su entrega sumisa que no es otra cosa que la necesidad de que alguien se haga cargo de su sexualidad y también de su vida, el sumiso fetichista sólo se somete si percibe en una Dómina un estímulo que él registra como sensual. Sólo necesita el estímulo correcto, esta vez sin mutilaciones. El problema general es que las mujeres que se dicen dominantes rara vez entienden esta situación y pretenden, con su típica e ignorante soberbia, que su poder estará establecido el día en que consigan resetear la mente del sumiso para poder escribir allí lo que ellas quieren. En lugar de comprender la realidad de un hombre que quizás tiene mucho para dar, prefieren contruir mitos sobre el deber ser. Por supuesto que en estos casos el fracaso está a la vuelta de la esquina. No debe haber cosa más irreductible en la psiquis de una persona que una fantasía sexual acariciada durante años de masturbaciones.

   Ellos no son más que pajeros. Punto final a la cuestión.

   Un sumiso fetichista suele ser un hombre que se ha atrevido a desafiarse a sí mismo y a asumirse. Hace poco, en otra columna, escribí sobre los "masturbadores indómitos que conservan la inocente perversidad del deseo sexual puro y virgen. De la relación estímulo–respuesta que no está contaminada con ningún condicionamiento social, comunitario ni ético". Me refiero justamente a esta clase de hombres, que llegan hasta nosotras con un largo historial de masturbaciones, deseos y fantasías que entendidas y asimiladas en un marco de respeto mutuo, pueden abrir un mundo de juegos sexuales de riquísima variedad.

   Vuelvo a Dian Hanson: El fetiche tiene mucho que ver con la búsqueda del amor. Cuando me lamen las botas que yo elegí primorosamente para seducirlos, yo los amo y ellos me están dando amor. No el amor cursi que a lo mejor las mujeres esperamos, incluidas las chicas bedesemeras que sueñan con el collar, la  cartita y las esposas de peluche. Es un amor diferente, hablado en un lenguaje diferente, pero que las mujeres podemos entender fácilmente si nos lo proponemos. Si  sos mujer y buscás amor, prestales atención a estos tímidos galanes en potencia. A lo mejor te llevás una sorpresa...te lo dice una que vive sorprendida de las muestras de amor incondicional y romántico que recibe por parte de tantos pajeros.






25 comentarios :

  1. También con esos tacos de la foto...!
    Y si, yo también admiro a Dian Hanson, cuando no había internet estaba Leg Show ;)

    jorgelina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorgelina, yo colecciono la version española de Leg Show. Las columnas de Dian fueron mis primeras inspiraciones.

      ..y los tacos son hermosos.

      Eliminar
  2. Muy buena entrada my mistress.
    No habia leido mucho acerca del porque del fetichismo, y me parece muy interesante, lo digo porque tengo un fetiche con los zapatos y es importante entender todo esto.
    Es importante esa parte de tratar de entender y asimilar los gustos o pensamientos de las personas, mas alla de si son fetichistas, pajeros, bedesemeros, pues cada quien es un mundo en el interior con ideas propias e interesantes y nos podriamos llevar muchas sorpresas permitiendo conocer mas a las personas, pero como bien lo dices sin ser irrespetuosos. Espero nunca faltarte al respeto Mistress y si es asi me tendre bien merecidos unos azotes jeje
    Creo que en esto de los blogs es importante no entrar solo para desahogarse sexualmente o desahogar las fantasias, hay que abrir mas la mente para entender algunas cosas, compartir e incluso aprender y como mencionas esto puede abrir un mundo de juegos sexuales de riquísima variedad.
    My mistress no solo me excitan tus fotos y tu vision, sino el estimulante interes de ver el trasfondo de las cosas, gracias por compartir.
    Besos Roxy y porfavor continua azotandonos con el latigo de tu sensualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi latigo sigue siempre listo querido....gracias por tus comentarios!

      Eliminar
  3. Me pareció un posteo escrito en forma impecable, además concreto y claro, hasta para un outsider de este tema. Me parece que sos el tipo de persona con una apertura mental como para poder debatir sin excesivos preconceptos.
    Ya dije que me gustó la entrada, pero me permito discrepar es en la utilización de la palabra amor. El amor verdadero le queda grande a casi todas las relaciones humanas y, en mi opinión, grande también a una tipología de relación enfocada en el aspecto sexual como parece ser el BDSM. No juzgo al BDSM como buenio o como malo, no lo conozco y, aunque lo conociera, cada uno piensa de manera distinta y a cada uno le gustan cosas distintas, pero no veo la necesidad de aplicarle conceptos que, siempre a mi juicio, le son muy lejanos.
    Un gusto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. James, yo creo que hay muchos tipos y formas de amor. Yo creoq ued entro del BDSM y en particular del fetichismo, el amor cumple un rol principalísimo que a menudo es desdibujado por falsos romanticismos.

      Un gusto leerte.

      Eliminar
  4. Me encanta esta columna, coincido contigo, siento que el amor no es solo ese cursi que anda por ahí, sino también está presente en la admiración fetichista que despierta una verdadera Fem Dom, en quienes saben reconocerla. Un placer leerte, querida.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que columna! Podría decirse que mis fetiches y mis fantasías me han mantenido vivo 51 años. No es poca cosa. Han sido mi sostén ante los crueles embates de los ensordecedores tambores de la rutina cotidiana, de las etapas de vida transcurridas en un ámbito de lo que se conoce como de "tranquila desesperación" (léase relaciones vainilla, llegar al punto de masturbarse motivado por esas fantasías y fetiches poco después de haber tenido sexo vainilla con mi pareja del momento) ¡Si, damas y caballeros, fetichista, voyeurista y pajero! ¡¡¡Y a mucha honra!!!

    ResponderEliminar
  6. A diane Hanson la seguia hace años en leg show, sus articulos siempre eran muy interesantes. Aqui se editaron unos años en la revista tacones altos ( la version española) que aún existe pero que ha bajado mucho con respecto a sus primeros tiempos ( demasiada vainilla) besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gerita, totalmente de acuerdo. La Tacones Altos era una de nuestras lecturas predilectas con mi marido sumiso cuando nos iniciamos ene este mundo....él ya la coleccionaba hace años. Y tristemente desde el numero 80 , mas o menos, la calidad de la revista, descendió

      un beso y gracias por tu comentario

      Eliminar
  7. Excelente reseña,un lujo tenerla de cronista experta en la materia.

    atentamente

    commendatore

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Commendatore..no sé si experta pero sí muy atenta y observadora

      Eliminar
  8. Señora, nunca he comentado su blog aunque a veces lo leo. Me quedó retumbando en la cabeza la frase:"su poder estará establecido el día en que consigan resetear la mente del sumiso para poder escribir allí lo que ellas quieren" y me la voy a guardar para recordarla una y otra vez, que eso no se hace!.

    El tema del fetichismo es un tema que me causa curiosidad, yo misma tengo fetiches y no me averguenzan.

    Es cierto que los fetichistas por decir de alguna manera "puros" son despreciados y tildados de pajeros en las comunidades BDSM, ni que decir de los vainillas que los ven como unos raros totales..

    Siento que muchos boyan por distintos sitios queriendo encontrar un lugar, una persona que comparta lo que ellos y solo reciben incomprensión y burlas.

    Me causa mucha curiosidad saber si hay mujeres que aceptan los fetiches y los ponen en práctica para el deleite de los hombres fetichistas, ¿existen? usted es una por lo que leo, claro.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MssG: no es que yo ponga en práctica fetiches de hombres, los escucho y muchas veces descubro cosas que para mí hasta entonces, eran desconocidas. Me reconozco fetichista desde chica, mis fetiches tienen que ver con la femineidad y la sensualidad....con aquellas cosas, sonidos e imágenes que me despertaban sensaciones de sexo y placeres.

      Un beso y gracias por tu comentario, muy real y directo.....

      Eliminar
  9. Mistress Roxy:

    Yo me defino fetichista y mi sissismo y mi pasion por la ropa femenina tiene que ver, directamente con el deseo de encontrar una mujer que me acepte como soy. Y estoy muy de acuerdo con que el BDSM es un conjunto de reacciones emocionales, en mi caso, yo respondo a la sensualidad y al placer de sentirme mujer y sumisa.

    Excelente columna, me sentí muy identificada.

    Susy Sissie

    ResponderEliminar
  10. Realmente, es hermoso entender un poco más por que me fascina tanto mi sumiso, es tal cual la parte que dice: el amor que te dan cuando te lamen las botas que vos como mujer te estás poniendo para seducirlo... es tal cual, es AMOR, y de la forma más pura y desinteresada que una chica puede sentir... agradezco a quien los haya creado a los sumisos, son nuestra razón de ser como mujeres dominantes, y por eso es que hay que cuidarlos, no hay Ama sin sumi! que vivan los pajeros!
    Cordobesita

    ResponderEliminar
  11. Le podría poner mi frima abajo tranquilamente a este comentario (en señal de que afirmo y avlo todo lo que dice) si no fuera pq el estilo inimitable de su autora no permite sustituciones...Roxy es Roxy..

    nini

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias niní. En realidad la columna la escribió Dian Hanson. Yo le agregué los ornamentos.

      Eliminar
  12. Ya mismo busco material de Dian Hanson. Aunque estaria catalogado como fetichista me doy la puerta entreabierta para salir de ese closet y abrir el espectro. El fetichista esta considerado en psicologia como alguien que alcanza su climax con su fetiche presente , ampliado por la teoria de que "no puede" alcanzar el climax SIN su objeto fetiche. Ademas el fetichismo esta vinculado con el BDSM, lo cual es dudoso. Personalmente me encantan las botas fetiches pero JAMAS le diria " si, ama!!" a una mujer que este sesionando conmigo. Y es curioso que el fetichismo sea generalmente masculino y eso se explica por lo siguiente: los varones somos visuales; las mujeres son sensitivas y audio-sensibles. Ambos son texto-sensibles, o sea que la lectura provocaria efectos sensuales. Estoy desordenado pero para terminar digo que hay un vinculo entre el varon pajero y el fetichismo. Y un detalle: vieron que ahora no hay tipos de menos de 50 años que sean fetichistas o pajeros? Mi experienciaes que como varon de 11 años (año 1965), sexualmente activo y sin NINGUNA imagen o material que me ayudara a elevarme, la recurrencia era a elementos femeninos de mujeres cercanas como tias, primas, vecinas y ........ madre!!! Jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M extraña que no la conozcas! Dian es una de las madrinas del moderno fetichismo. Estoy de acuerdo en que el BDSM no siempre tiene que ver con el fetichismo pero como la mayoria de los sumisos hombres suelen ser fetichistas y a las mujeres nos da mucho placer que nos adoren así, la conexión queda establecida.
      Yo creo que fetichistas hay muchos mas entre los hombres porque los hombres suelen ser mas inquietos y fantasiosos y casi nunca tienen todo el sexo que quisieran tener.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...