viernes, 19 de octubre de 2012

Tributo a mis primeras botas


I've got you, under my skin (Te llevo bajo mi piel)

Cole Porter
  
   Me acordaba de esta vieja canción que inmortalizó Sinatra cuando por estos días me tocó abrir un placard de mi casa de fin de semana que estaba cerrado desde el verano, por temas de obras y refacciones y me las encontré a ellas, llenas de polvo, gastadas, pero con la dignidad intacta. 

   Fueron a parar ahí hace años, cuando decidí que ya era el momento de pasarlas a retiro. Fueron mis girls favoritas durante años y no puedo quejarme que me hayan fallado ni una sola noche. Mis primeras botas fetichistas. Las compré en una galería del barrio de Once en momentos en que el dinero no sobraba, cuando de todas formas no se veía aún en las vidrieras el lujo y el glamour que llegaron años después en la moda para botas de taco alto. Tenían puntera redondeada, típicas de aquel año, puntera que nunca me gustó demasiado (las miro hoy y esa puntera sigue sin convencerme). Eran de plástico, como de plástico eran el taco aguja y las plataformas. La gran mayoría de las clientas de ese local compraban botas durante el día para usarlas en el duro trabajo de la noche. Fueron reparadas y pegadas varias veces y cada marca y cada cicatriz cuenta una historia. Cada una de esas historias tiene varios protagonistas y testigos pero sólo aparecieron en uno o en algunos episodios. Sólo yo soy y seré la única dueña de la totalidad de la historia.  

   Ellas conocieron y se estremecieron con mis orgasmos. Durmieron  muchas veces tiradas bajo la cama porque no tenía fuerza para guardarlas, y ahí abajo quedaban algunos días. Reposaron en cajas y estantes superiores de placards gracias a las dotes de mi marido sumiso para acomodar un volumen cada vez mayor de prendas femeninas en el mismo espacio. 

   Supieron de viajes a la costa, de vacaciones, escondidas entre barrenos  y juguetes infantiles. Sus tacos desgarraron algunas de mis sábanas, marcaron espaldas, clickearon por flamantes pisos flotantes de madera pese a las advertencias de algunos señores muy severos que recelaban de las marcas que podían dejar, caminaron por shoppings y galerías elegantes para delicia de voyeurs fetichistas y miradas desaprobadoras de señoras formales pero también conocieron de adoquines imposibles, se enredaron en caños de poledance, entraron a hoteles frecuentados por travestis y a reservados swingers, posaron para una vieja cámara analógica pisando barro (mud fetish), apretando los pedales del auto (pedal pumping), y aplastando juguetes (crushing). Como falos despiadados, los clavé en culos abiertos de hombres y mujeres. Eyaculé gracias a ellas.
 
   Fueron lamidas y besadas por chicos jóvenes que se iniciaban así, conmigo y con ellas, en la dominación fetichista. También las adoraron algunos maridos swingers, que descubrieron ese placer prohibido de ser sometidos por una desconocida, frente a la mirada desaprobadora de sus esposas, muy dispuestas a un convencional y vainillesco intercambio de parejas pero nunca para ver un espectáculo así. Señoras madres de familia se desnudaron para montarlas inundándolas con sus flujos en cabalgatas lésbicas inolvidables, desatando pasiones y lujurias que, confesión posterior en el baño de mujeres, nunca antes habían vivido. 
  
   Limpiadas y vueltas a ensuciar una y mil veces, sé que jamás podría tirarlas. Por eso, como un especial homenaje a mis amadas de tanto años, estas son fotos personales tomadas hace muchos años, calzándolas con placer. Son como carne para mí, ellas me llevan bajo su piel y me envuelven. Les limpio la suciedad, las acaricio, las beso y las guardo en una caja. Yo sé y ellas saben que nunca nos separaremos.
   














22 comentarios :

  1. Increíble como un objeto puede trasportarnos a tantos recuerdos de placer.

    ResponderEliminar
  2. Que mujer!!
    Y que puede decir de ese calzado un fetichista como yo??.. solo BABAAAAAA

    B_L

    ResponderEliminar
  3. No me extraña que hayan vivido tantas experiencias, son preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias gerita!!!!!!

      Bienvenida a mi blog!!!

      Eliminar
  4. Hola Mistress Roxy, vaya tributo tan excitante, me encantaria vivir lo que han vivido tus botas y me encantaria poder limpiarlas por ti con la lengua, son muy sensuales y es excitante pensar que abrazan esas hermosas piernas y que envuelven por completo tus pies.
    Me gusto tu blog sera un placer seguirlo si es que tu lo permites Mistress.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido SEXOYFETICHES!!!

    mi vision del sado es muy exual y fetichista asi que imagino que estaras a gusto.

    espero tus comentarios!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias AMA LADYROXY por permitirme ser parte de su blog,ojala pueda estar pronto debajo de sus botas.esclavo Hisoka

    ResponderEliminar
  7. Tus primeras Botas son muy sensuales (y, en mi caso en particular, además siento como que te dan mucho poder) (y por eso siento que, lógicamente, tenés más fuerza que yo).
    Pero ¿sabés qué? lo que más me gustó es el TEXTO que escribiste sobre ellas y vos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanto tu homenaje a tus botas! Brillante!

    ResponderEliminar
  9. No es para menos!!!
    Son super fetish y muy sexies!!
    Bienaventuradas y bienaventurados quienes las disfrutaron..mas alla de su dueña...
    Algun dia deberias hacer un album con tu coleccion completa de calzados....debe ser alucinante!!!
    BEsos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LO ES. Sé que algún día deberé fotografiarlos, pero es por falta de tiempo.
      Gracias Mirna.
      besos

      Eliminar
  10. Carlos Salgado (Carlin Soldado)25 de mayo de 2015, 16:30

    ...y Sus manos siempre han sido hermosísimas, desde el principio de los tiempos.....

    ResponderEliminar
  11. hermosas botas Mistress Roxy, es una lastima que no estes más en mazmorra, nisiquiera se porque!, muchas lamidas a la SUELA de tus botas REINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me echaron. Un mundillo de mentirosos no puede soportar a quien les diga verdades.

      Eliminar
  12. Que bien escribís!!!! Ya veo una de las razones de haber sido rechazada por ese sitio. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nancy. Es un lujo para mí tenerte como lectora.

      Eliminar
  13. Este relato tuyo se me aparece como un video clip. Musica de fondo: ni la menciono y ya sé que es muyyy obvia. Pero creo que las botas y su adoracion o fetiche es asi: simple, obvio, chato , sordido. Sin mucho que variar o rebuscar. Botas. Pero en tu relato hay mucho de historia, de como casi cada par de botas te recuerda un evento, un amor, una epoca, un orgasmo. Y eso es lo que hace que una persona sea artista de si misma, viviendo, reescribiendo su historia y sus sentimientos no ya con un pincel o un word: revisando su boterio. Van unos buenos latidos para vos, mi querida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...