viernes, 10 de junio de 2016

La Diva Femdom





  Un objeto fetiche es un objeto mágico. Lo mágico es lo que no se explica racionalmente pero que produce tanto placer al poseerlo, al usarlo o al coleccionarlo. El pagar el precio también es parte del placer. Así piensa un auténtico esposo fetichista porque sabe que el objeto va a ser disfrutado por la mujer que él ama, por la mujer que lo domina con su seducción. La mujer a la que él ve como más que a una mujer. 

  Ella es la diva de sus fantasías pero nunca hay que olvidar que ella es real. Las divas somos mujeres reales.

  Ellos disfrutan dedicando su vida a Nosotras que a su vez alimentamos su deseo por complacernos con nuestra altanería y nuestro divismo. El fetiche suele ser la conexión entre los dos extremos y la dominación financiera hogareña es el delicioso licor que mantiene esa conexión lubricada de una forma tan injusta, tan desigual y por esa misma razón, tan placentera para ambos. Para muchas mujeres, el tributo o los regalos que exigimos son parte existencial de la relación de dominación que establecemos con los hombres. Así es como siempre nos mantenemos dentro de un status que disfrutamos; una vida plena de detalles femeninos de auténtico divismo que los hombres sumisos adoran compartir desde su privilegiado rol de mayordomos que vigilan que todo marche como debe ser.  





  
   La exhibición explícita de nuestro poder en actitudes y poses de divas suele ser la gota que rebalsa el vaso de la condena hacia esta clase de dominación sexista. Pero qué puede ser más dulce para una mujer sádica que ser mirada con odio y rechazo por sus congéneres en el nombre de una moral ajena y mediocre, tan mediocre como aquellos y aquellas que la predican? 

   Nunca falta en los debates el testimonio de un marido sumiso como el mío para contar que cargó una mochila llena de zapatos de tacón y sensual lencería durante un viaje larguísimo en avión porque no quería despacharlos en la valija por temor a que se pierdan. Siempre está presente alguna Dominante que, como al pasar, nos recuerda que su marido y su segundo sumiso se dedican a cumplir todas las tareas domésticas y a ocuparse de todos los gastos necesarios para que ella goce de una vida relajada y agradable.
   
   Uno de los tantos charlatanes que suelen pulular en los foros de Internet y las comunidades del BDSM "oficial" en castellano, escribió una vez una columna criticando lo que él consideraba el divismo de las amas y se refirió despectivamente a las actitudes del estilo diva style ridiculizándolas con la frase soy dómina, uso tacos altos y el mundo es mío. Mi sumiso cheshirecat, cuando se decidió a responder en aquel debate, lo sentenció con las siguientes palabras: Para mí y para muchos más, ese divismo es la piedra fundamental de la forma en que vivimos la dominacion femenina. La mujer con actitud y exigencias de diva nos atrae, nos seduce, nos excita y nos brinda las mejores y más placenteras relaciones sexuales.

   Es una forma de vivir el sexo y las relaciones humanas tan simple y sencilla que sólo la triste envidia impide comprenderla. A Nosotras, ellos nos gustan sólo si son sumisos. A ellos les gustamos Nosotras y sólo Nosotras. Si no fuéramos Divas, no les gustaríamos.


Le style, c´est moi!
Cocó Chanel




 

8 comentarios :

  1. Nos adoran porque somos glamour, y el glamour no se regala, se merece.

    ResponderEliminar
  2. Completamente cierto, si no fueran divas...que sentido tendría la sumisión? Una(o) sólo puede ser sumisa ante alguien divino. Besos mistress.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendita seas gerita por tu sabia sencillez para comprender lo que muchos se han empeñado en esconder y ocultar. La sumision nace de Nosotras, de nuestra dominacion. No es de a dos, no es acordada, no es consensuada. Es un proceso de estimulo - respuesta.

      Eliminar
  3. Desde luego tu post es brillante. Pero haré un comentario. No es cuestion de hablar de un "verdadero" fetichista como si se tratara de un militante. Pero hay que ver al fetichista como alguien que justamente no se vincula con nadie. El fetichista es un ser timido, culto, con alguna dificultad para relacionarse con mujeres en la primer etapa de la sexualidad. Un jovencito que tiene sus primeros orgasmos, que se siente feo, timido pero con enormes urgencias sexuales, habitualmente resuelve la cosa con abundantes masturbaciones. Cuando eso resulta ya aburrido , la necesidad de "el otro" hace que si este muchacho no puede relacionarse con otra chica , use "pedazos" de algo de mujer. Lenceria, corpiños, zapatos, botas,pelo, olores, ropa, etc. Alguna prenda que le remita a una mujer. No hay problema si es de su madre o su hermana. Es la prenda que automaticamente queda desprendida de su origen cuando entra en el catalogo de un fetichista. De todas maneras es muy feo llamar a alguien "fetichista" como si su vida pasara por ese polo y no tuviera otra opcion en la vida que ser eso , que despues de todo es medio triston. Bueh , que se yo. Telon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre es asi. Algunos fetichistas han podido emparejarse con las diosas fetish que aman. Hablo del verdadero fetichista porque es el fetichista que se juega por su fetiche.Es facil proclamarse fetichista y que las botas de taco se las pague la mujer

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...